La implicación de Sepides en la Zalia, pendiente de un estudio de viabilidad de la zona

La sociedad logística espera apoyo del organismo estatal para la subestación eléctrica, Interzalia y la comercialización

En el centro de la imagen, parte de las parcelas y viales interiores de la fase 1 de la Zalia.

En el centro de la imagen, parte de las parcelas y viales interiores de la fase 1 de la Zalia. / Marcos León

M. C.

La sociedad estatal Sepi Desarrollo Empresarial (Sepides), a la que el Principado lleva cortejando tres años para que se implique en el proyecto de la Zona de Actividades Logísticas e Industriales de Asturias (Zalia) para que financie inversiones pendientes y comercialice las parcelas de la primera fase, ha pedido al Principado que le aporte un plan de viabilidad de la Zalia para analizar las posibles vías de colaboración.

En 2020, Sepides y el Principado constituyeron un grupo de trabajo para estudiar fórmulas de colaboración de la sociedad del grupo Sepi con la Zalia. En aquel año, el presidente de Sepides, Antonio Miguel Cervera Guerrero llegó a visitar la zona logística de San Andrés de los Tacones, en el marco de un viaje a Asturias por otros motivos, tras lo que se reunió con el entonces vicepresidente autonómico y consejero de infraestructuras Juan Cofiño.

El primer objetivo del Principado respecto a Sepides es conseguir que aporte los cerca de 15 millones de euros necesarios para construir sus infraestructuras eléctricas –incluyendo una subestación– para atender las necesidades de las empresas que quieran implantarse en la zona logística. Un segundo objetivo es que Sepides comercialice las parcelas de la primera fase de la Zalia. Además, en julio 2021 la entonces alcaldesa de Gijón y consejera de la Zalia, Ana González, señaló que también se contaba con que Sepides facilitara la llegada del tren a la zona logística. Esto último pasa por la construcción de su estación intermodal y el área de servicio a la misma (Interzalia), inversión que se estima en 85 millones de euros, tal y como informó ayer LA NUEVA ESPAÑA.

Interzalia es la pieza clave de la Zalia, la que la diferencia de un mero polígono industrial. El Principado está apostando por la obtención de fondos europeos Next Generation para Interzalia. La UE ve factible integrar la zona logística en su red troncal, lo que le facilitaría la obtención de subvenciones para infraestructuras del transporte, pero los específicos para esta materia dentro del Mecanismo Conectar Europa (CEF) de la convocatoria 2021-2027 se agotarán este año, venciendo en enero el plazo de presentación ante la UE de los proyectos.

El primer paso para Sepides pueda reforzar el proyecto de la Zalia está ya a punto de culminar. Se trata del saneamiento financiero de Zalia, que llegó a acumular una deuda financiera del orden de los 120 millones de euros. Un endeudamiento que se originó ante la falta de ingresos de la sociedad, que empezó las obras de la primera fase –urbanizar 1,07 millones de metros cuadrados– en 2010 pero que sólo ha vendido una parcela de 4.500 m2 a la patronal Asetra de los 707.634 metros cuadrados que suman sus 61 parcelas.

El saneamiento financiero fue posible tras la aprobación en julio de 2022 de la ley autonómica que permitía convertir en acciones los préstamos participativos que la administración autonómica había otorgado a la Zalia para que pudiera hacer frente a la deuda con los bancos. Sólo otro de los socios de la Zalia, el Ayuntamiento de Gijón, otorgó también préstamos participativos conforme a su peso inicial en el accionariado. No lo hicieron ni el Ayuntamiento de Avilés ni los puertos de Gijón y Avilés. Así las cosas, el Principado pasó a ostentar el 86,28% de las acciones de Zalia, el Ayuntamiento de Gijón mantiene el 9,54%, mientras que El Musel se queda con el 2,79%, el Puerto de Avilés el 1,21% y el Ayuntamiento de Avilés el 0,18%.

Con esta operación se limpió la deuda de la Zalia, cuyos compromisos con las entidades financieras quedarán liquidados con la amortización, antes de que finalice el año, de los 1,71 millones de euros de principal del crédito de 96 millones que varios bancos sindicados le concedieron en 2010, renegociado en 2014. Esos 1,71 millones los pagará el Principado.

Ese crédito pendiente (que formaba parte de la cantidad que decidió no asumir el Ayuntamiento de Avilés) inicialmente tenía que haberse amortizado el pasado 30 de junio, pero unos días antes la Zalia y el Principado pactaron con los bancos extender el plazo de amortización hasta el 31 de diciembre.

Una vez que se haya completado la reestructuración patrimonial de la sociedad y, por tanto, esta tenga completamente saneados sus estados financieros, el Principado tendrá que remitir a Sepides el estudio de viabilidad, en base al cual Sepides analizará posibles vías de colaboración con la Zalia.