El intercambiador de El Humedal implicaría perder un carril en la avenida de la Costa

El estudio de tráfico avisa del problema, en el entorno de la calle Llanes, y aboga por eliminar parte de las paradas de interurbanos o la medianera

Vista del cruce de las calles Palacio Valdés (al fondo) con la avenida de la Costa, desde donde está tomada la imagen, el paseo de la Infancia y la calle Llanes, ayer por la tarde.

Vista del cruce de las calles Palacio Valdés (al fondo) con la avenida de la Costa, desde donde está tomada la imagen, el paseo de la Infancia y la calle Llanes, ayer por la tarde. / Ángel González

M. C.

Los problemas de tráfico que se suelen generar en el entronque de la calle Palacio Valdés con la avenida de la Costa, donde en horas punta el cierre del primer semáforo de la avenida origina filas de vehículos que bloquean el paso hacia la calle Llanes, se vería agravado con el proyecto de intercambiador de El Humedal, tal y como está previsto actualmente. El motivo es la eliminación de un carril en las inmediaciones del cruce para dar cabida a parte de las paradas previstas para los autobuses interurbanos. Así se apunta en el estudio de tráfico y capacidad encargado por la empresa Serpa a la consultora Vectio, en el que esta plantea alternativas. El proyecto del intercambiador de El Humedal, una obra de 3,4 millones de euros con un plazo de ejecución de un año, reordenará el espacio en cinco áreas de parada identificadas por colores que suman 190 metros de marquesinas para esperar el autobús, tal y como adelantó ayer LA NUEVA ESPAÑA.

El proyecto prevé destinar 130 metros en el entorno de la Casa Rosada como parada para autobuses interurbanos, con espacio suficiente para acoger nueve al mismo tiempo. Una de las zonas de parada prevista, de 52 metros, se habilitará en el paseo de la Infancia, en una reordenación que incluye eliminar el actual aparcamiento y un carril de circulación. La otra zona son 80 metros en el primer tramo de la avenida de la Costa eliminando uno de los tres carriles de circulación en ese tramo.

El estudio de Vectio señala, por un lado, que con el proyecto de intercambiador las condiciones de circulación en la intersección conflictiva se mantendrán con los mismos niveles de servicio que actualmente con algunos tiempos de espera ligeramente mayores, por lo que "no supone un impacto significativo". Pero, por otro lado, apunta que "se han detectado algunos puntos de conflicto en la configuración del intercambiador que podrían producir colas de vehículos o congestiones que ralenticen el tráfico a través del entorno de El Humedal". El más significativo de esos puntos conflictivos es la "generación de colas" de los vehículos que van desde la calle Palacio Valdés hacia la avenida de la Costa, algo que tiene que ver con entre otras cosas con el tránsito de autobuses por la intersección.

La solución que plantea Vectio pivota en torno a dos cuestiones. Una de ellas es conservar el tercer carril de circulación en ese tramo, bien eliminando la mediana, bien reduciendo a sólo 25 metros en vez de a 80 el espacio destinado a parada de autobuses interurbanos. El estudio de Vectio incluye el análisis de ocupación de las dársenas de la estación de Alsa, concluyendo que en hora punta, poco antes de las ocho de la mañana, hay como máximo seis autobuses interurbanos al mismo tiempo. Añade que los horarios las lineas de otras compañías no coinciden con esa hora punta. La consultora encargada del estudio considera que en el paseo de la Infancia cabrían cuatro autobuses interurbanos y podría bastar con espacio para dos en la avenida de la Costa, siempre que fueran autobuses de 12 metros (los hay de hasta 15 metros).

La otra propuesta que hace Vectio para evitar el bloqueo del cruce es desplazar el paso de peatones de la avenida de la Costa hacia el este, ganando espacio en la calzada para los vehículos que se incorporan desde Palacio Valdés y paran ante el semáforo. Una medida que debe ir acompañada de modificación en los ciclos semafóricos, teniendo en cuenta el tráfico proveniente de la Plaza de Europa.

El segundo punto conflictivo del tráfico será la reducción a un solo carril de circulación en el Paseo de la Infancia, pero para solucionar esto bastaría con impedir el acceso a esa calle desde uno de los dos carriles de Palacio Valdés que ahora llevan a la misma. El estudio también apunta a un aumento en la intensidad del tráfico en la zona cuando se restablezca el acceso directo al centro desde la "Y" a través de la calle Sanz Crespo, con la construcción de la estación intermodal.