¿Qué pasa con el futuro de la autopista del mar? Se queda sin fondos en el Presupuesto regional

Foro exige 400.000 euros para la ruta como una condición para apoyar las cuentas de PSOE e IU: "Es un proyecto de consenso en la ciudad"

Camiones accediendo al barco de la autopista del mar en 2014. |  Ángel González

Camiones accediendo al barco de la autopista del mar en 2014. | Ángel González / M. C.

M. C.

El gobierno gijonés quiere relanzar la autopista del mar. Foro Asturias presentará una enmienda al proyecto de presupuestos del Principado para 2024, para incluir en los mismos una partida económica que favorezca la reactivación de la conexión marítima entre los puertos de El Musel y Montoir de Bretagne (próximo a Nantes y más a Saint Nazaire), en Francia. Pese a que el gobierno autonómico del PSOE se comprometió a incluir una partida en las cuentas de 2023 para relanzar la ruta marítima, el proyecto se quedó sin fondos. En el proyecto de presupuestos para 2024, el primero del nuevo ejecutivo PSOE-IU, tampoco hay rastro de financiación para ello. Por eso, Foro pedirá en la Junta una dotación de al menos 400.000 euros con los que subvencionar la ruta marítima.

El Principado de Asturias había consignado en sus presupuestos de 2018 una partida de 600.000 euros, 300.000 para ese año y otros tantos para el siguiente, para apoyar la reapertura de la autopista del mar que en aquel año había comenzado a analizar la naviera española Baleària. La reapertura de la línea era inviable sin subvenciones, con pérdidas millonarias. En 2020, con la irrupción de la pandemia del coronavirus, que impactó de manera muy negativa en todas las líneas marítimas de pasajeros, el proyecto de la autopista del mar gijonesa quedó frenado, con las administraciones manteniendo el contacto con la naviera respecto al mismo.

El diputado de Foro Asturias, Adrián Pumares, ya intentó que en los presupuestos regionales de 2023 se incluyera una partida para la autopista del mar. Entonces lo hizo a través de una proposición en la Junta General del Principado, que no fructificó. Ahora lo intentará a través de una enmienda al proyecto de presupuestos para 2024, pese a que su voto ya no es clave para sacar adelante las cuentas, después de que Covadonga Tomé, única diputada de Podemos, garantizase su apoyo al proyecto de PSOE e IU.

Adrián Pumares, diputado de Foro Asturias en la Junta General del Principado de Asturias, explicó ayer el porqué de su enmienda: "Foro Asturias entiende la autopista del mar como un dinamizador económico y turístico de primer nivel y un valor en alza a la hora de mejorar la conectividad a la que Asturias no debe dar la espalda. Por este motivo, nos resulta decepcionante que el Gobierno regional no haya incluido una partida específica en su proyecto de presupuestos y registraremos una enmienda para que así lo haga".

El diputado de Foro agregó que la ausencia de esa partida en los presupuestos autonómicos es "es especialmente llamativo dado que la recuperación de este proyecto generó un gran consenso en campaña, e incluso el propio PSOE de Gijón lo vendió como una de sus medidas estrellas". La reactivación de la conexión marítima es también una de las reivindicaciones de las organizaciones patronales y sindicales asturianas.

La conveniencia de recuperar la autopista del mar no genera discusión en Gijón. De hecho, es un asunto que ya estuvo sobre el tapete en el anterior mandato municipal. El actual gobierno local gijonés también ha hecho bandera de la recuperación de la autopista del mar por su impacto en el turismo y en la economía.

La aportación de ayudas públicas es imprescindible para que ese proyecto salga adelante, algo que en ultima instancia depende de la naviera.

De hecho, la línea sólo estuvo funcionado los cinco años que recibió cuantiosos fondos públicos, 30 millones de euros a partes iguales aportados por los gobiernos de España y Francia y otros 4 millones aportados por la Unión Europea. Con ese dinero, GLD Atlantique –inicialmente integrada por la naviera Suardíaz y LD Lines (del grupo galo Louis Dreyfus Armateurs), que al poco se quedó sola con la linea al salirse Suardíaz– ofreció tres escalas semanales entre Gijón y Nantes, desde septiembre de 2010 a septiembre de 2014. En los últimos meses trianguló sumando a la linea los puertos de Rosslare (Irlanda) y Poole (Inglaterra). En septiembre de 2014, LD Lines clausuró la linea, tras acabar el periodo subvencionado para el lanzamiento de la misma, alegando que sin ayudas públicas era inviable económicamente.

Después de que Puertos del Estado sondeara a diversas navieras para que retomaran el servicio, en 2017 Baleària comenzó a estudiar su viabilidad. Puertos del Estado, el Principado y el Ayuntamiento pactaron entonces, en una reunión en El Musel, subvencionar la línea durante sus primeros años. Así las cosas, Baleària incluyó su posible reapertura en un proyecto que presentó a la UE junto a otros socios para el cambio de motores a gas natural de seis de sus ferris, con la posibilidad de que uno de ellos se destinara a reactivar la autopista del mar de Gijón. La intención era relanzar la linea en mayo de 2021.

El análisis efectuado por la naviera enfrió las perspectivas y así, en noviembre de 2019, el presidente de Baleària, Adolfo Utor, señalaba a LA NUEVA ESPAÑA que el estudio de viabilidad de la línea arrojaba pérdidas millonarias de dos dígitos. A partir de ahí, el Principado y Puertos del Estado volvieron a abordar con la naviera la concesión de ayudas públicas para facilitar la implantación de la linea. Unos meses después llegó la pandemia.