Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los leoneses que bloquean la Variante de Pajares: "Esto no es una guerra con Asturias"

"Queremos que el AVE llegue cuanto antes al Principado, pero no consentiremos que nos atropellen y queremos lo que nos prometieron", afirman los habitantes de Trobajo del Camino, que luchan por un soterramiento "olvidado" por la Administración que podría retrasar aún más la apertura del tendido bajo la Cordillera, que costó 3.800 millones de euros

Integrantes de la Plataforma por el soterramiento del ferrocarril en San Andrés del Rabanedo, con pancartas reivindicativas, en Trobajo del Camino; detrás, la nueva pasarela peatonal. | Ramón Díaz

"Esto no es una guerra contra Asturias. Pero no vamos a consentir que Adif nos atropelle". Los vecinos de Trobajo del Camino, en León, están alzados en armas contra el Administrador Ferroviario. Aseguran que solo quieren que se cumpla lo que les prometieron hace 20 años: soterrar las vías del tren a su paso por la localidad. Se sienten engañados, ninguneados, traicionados y solos. Pero anuncian que no abandonarán la lucha. Rechazan terminantemente la solución que plantea Adif: ampliar un puente bajo el que discurre el ferrocarril que no cumple las medidas recogidas en la normativa de seguridad ferroviaria para vías de alta capacidad, tanto en altura como en anchura.

"Queremos que la alta velocidad llegue a Asturias cuanto antes. También nosotros queremos ir a la playa en AVE". Mita Pérez y Telli Ferreras son dos de las integrantes de la Plataforma por el soterramiento del ferrocarril en San Andrés del Rabanedo, ayuntamiento al que pertenece Trobajo del Camino. "Quieren enfrentar a León con Asturias y responsabilizarnos a los vecinos de posibles retrasos en las obras, pero es Adif el que no ha cumplido sus promesas y el único responsable de las demoras", claman.

Los lugareños creen que el soterramiento de las vías no tendría por qué retrasar la llegada del AVE a Asturias. Si acaso, los trenes tendrían que ir más lentos durante unos pocos kilómetros, "pero pasar pasarían". De hecho, explican que en León hubo obras de soterramiento durante años "y los trenes siguieron circulando". Además, "con una tuneladora en cuatro días lo hacen… si hay voluntad", aventura uno de los varones que integran la Plataforma.

"No somos una piedra en el AVE a Asturias, que no nos pongan en la diana", claman los afectados, que piden "solidaridad a los asturianos, unión", para que las obras queden "bien hechas". "No estamos contra Asturias, ni contra nadie; al contrario, queremos sumar", añaden. "Adif es un gigante, pero un gigante que pagamos todos los españoles y que no puede seguir entrando en los ayuntamientos como un elefante en una cacharrería", resaltan.

Primero, el pueblo. Trobajo del Camino es la mayor pedanía de España: suma 21.000 habitantes, el 68% de la población del municipio. Limita con la ciudad de León. Por la avenida Párroco Pablo Díez, principal arteria de la localidad, circulan cada día, según los vecinos, más de 20.000 vehículos. Por debajo, las vías. El puente donde se cruzan, proyectado en 1958, ya se levanta a la altura de los segundos pisos de los edificios vecinos. Y ahora Adif quiere reconstruirlo, elevándolo aún más; un metro y medio, aseguraron varios ingenieros a los afectados. Demasiada altura. Demasiado impacto. Un no rotundo.

Por el principio

Pero el problema va mucho más allá de ese puente. Y para entenderlo todo conviene empezar por el principio. En el año 2002 se prometió que todo el trazado del AVE a Asturias quedaría soterrado a su paso por San Andrés del Rabanedo. En 2004 esas promesas se vieron reflejadas en un proyecto. Entonces comparecieron en el Trobajo del Camino dirigentes políticos locales, autonómicos y estatales, junto con mandatarios del desaparecido Gestor de Infraestructuras Ferroviarias (GIF), que un año después cedería el testigo a Adif. En el Centro Cívico de El Crucero presentaron a bombo y platillo el plan para el soterramiento de las vías del tren en la ciudad de León y todo el municipio de San Andrés del Rabanedo. "Una maqueta impresionante, paseos peatonales, parques y jardines, chalecitos alrededor… Una maravilla", rememora una de las personas que asistió a aquel encuentro.

A raíz de aquel anuncio se registró una auténtica revolución en el pueblo. Empezaron a venderse pisos, edificios, solares, terrenos. Había planes para construir nuevos edificios, chalés, urbanizaciones. "Vendías al precio que querías, te daban lo que pidieras", recuerda una mujer cuya casa familiar se vendió entonces por una millonada. Muchos de aquellos pisos y aquellos edificios que cambiaron entonces de manos son hoy ruinas abandonadas. Buena parte de los terrenos donde se habían planeado chalés y urbanizaciones, son eriales.

Los vecinos de Trobajo del Camino esperaron pacientemente diez años a que empezaran las obras del soterramiento. Nunca empezaron. Los planes ya se empezaron a torcer al estallar la crisis económica de 2009, pero como Adif y el Ministerio de Fomento (hoy de Transportes) no soltaban prenda y mantenían oficialmente sus planes, y como además el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, era leonés, los trobajenses (o trobajeños) mantenían la esperanza.

La decepción llegó en 2014, cuando el Gobierno de Mariano Rajoy, escudándose en las apreturas económicas heredadas, desechó el soterramiento. Eso sí, solo en San Andrés del Rabanedo, pues se mantuvo en el término municipal de León. Justo hasta el límite entre la ciudad y el pueblo. El desencanto inicial dio paso de inmediato a la lucha ciudadana. Los vecinos empezaron entonces a moverse y a exigir la recuperación del proyecto inicial.

Fue durante años una revuelta un tanto deslavazada. Hasta que surgió una lideresa. La portavoz. Se llama Marta Román y ha conseguido reunir en torno a sí a 790 personas en el grupo de la Plataforma en una red social, y más de 15.000 firmas en defensa del soterramiento. Todos los viernes del año, salvo en agosto, vecinos de Trobajo del Camino se manifiestan en defensa de lo que consideran justo y necesario. Están dispuestos a aceptar que en lugar de los más de 5 kilómetros de soterramiento previstos en 2004 quede bajo tierra solo un kilómetro, desde el límite con León hasta la calle Limonar de Cuba. Ni un milímetro menos.

El puente

Después de desechar el soterramiento, en 2018, Adif prometió que excavaría 70 centímetros bajo el puente de la avenida Párroco Pablo Díaz para que cumpliera el gálibo exigido en altura. Dejaba "para más allá" la reconstrucción del paso, para cumplir también en anchura. Prometió también que el puente no subiría más allá de los 15 centímetros. Los vecinos seguían reclamando el soterramiento, pero, dentro de lo que cabía, parecía un mal menor, y provisional. Un mal mucho menor que el que ahora propone Adif. Porque, alegando el elevado coste económico de la excavación, la empresa estatal decidió no excavar, y ganar la altura que le falta al puente hacia arriba, derribándolo y reconstruyéndolo.

Desde arriba, Telli Ferreras y Pili Vega, con dos pancartas; el puente del conflicto, y la nueva pasarela peatonal, aún cerrada oficialmente. | Ramón Díaz

Los afectados lo tienen muy claro: "El puente que planea Adif sería un atentado contra la gente, así que si el AVE no pasa por el puente actual, que lo solucione, que es su obligación, pero no consentiremos que coja más altura, sería un muro que dividiría al pueblo. Tuvieron veinte años para solucionar el problema y no lo hicieron, que no nos culpen ahora a nosotros si hay un nuevo retraso. Porque no la tenemos", clama Román. Más: muy cerca de la pasarela y del puente, en la calle Limonal de Cuba, está situado el Centro de Referencia Estatal (CRE) de Discapacitados y Dependencia. Muchos de sus usuarios no pueden cruzar al otro lado del puente. Otra razón más para defender el soterramiento, según la Plataforma.

Chapuza sobre chapuza

Por todo esto, "y más", hay un auténtico clamor contra Adif en la localidad. Porque ha sido "chapuza sobre chapuza", según los vecinos. Marta Román enumera los incumplimientos y las labores mal ejecutadas. Adif construyó un paso hacia el barrio de la Sal, pero se queda incomunicado en cuanto caen cuatro gotas: se inunda. Construyó una nueva pasarela peatonal, Enorme. Está terminada desde hace tiempo, pero sigue cerrada. ¿Por qué? Porque incumple la normativa de accesibilidad y el Ayuntamiento se niega a recepcionarla. Los vecinos no la quieren. Ahora se plantea convertir la pasarela provisional en definitiva, pero también incumple las normas de accesibilidad por su elevada pendiente. Además, una vía alternativa a la de Párroco Pablo Díez tampoco salió bien. Está también finalizada, pero sigue cerrada, según los vecinos, porque incumple la normativa vigente en varios puntos. Además, el carril bici acaba en un paso de peatones y en un muro, "y así todo".

La deuda que bloquea la variante de Pajares

Creen que el soterramiento sería la solución para la localidad, pues uniría todos los barrios, ahora separados por carreteras y vías férreas. "Es una necesidad para el municipio y para los vecinos", subraya la portavoz. Trobajo del Camino aparece como un "punto negro" en las guías del Camino de Santiago. Porque "no hay ninguna indicación y los peregrinos se pierden".

"No nos mueve ningún partido"

Los integrantes de la Plataforma, que tienen desplegadas decenas de pancartas reivindicativas por el puente del conflicto y su entorno, creen necesario aclarar, que a ese grupo no lo mueve "ningún partido político". Es cierto que se ha llegado a asegurar que detrás están partidos como Ciudadanos o Vox, pero sus miembros aseguran que hay votantes y simpatizantes de todas las formaciones locales, sin excepción. "Esta Plataforma es totalmente apolítica. Esto no va de partidos, esto va de vecinos, va de personas", subraya Marta Román.

Otro runrún insistente es que la Plataforma tiene "problemas" con el equipo de gobierno, que encabeza Camino Cabañas. Sus integrantes subrayan que tampoco es verdad, aunque sí hay algunos reproches, como que no haya aclarado nunca si las obras ejecutadas o prometidas (algunas siguen en veremos) por Adif fueron a cambio de no soterrar, "porque nos hubiéramos opuesto". El caso es que "ya no la creemos, pero ni a ella ni a nadie", insisten varios integrantes del colectivo. Creen que hubo "cierto consentimiento" por parte del Ayuntamiento cuando Adif descartó el soterramiento. Y se quejan de las trabas que les están poniendo las autoridades municipales. Por ejemplo, "nos tienen vetado poner papeles en los tablones sin consentimiento previo. Eso es censura", denuncia una de las integrantes de la Plataforma. "Por poner una mesa en los mercadillos nos cobran 15 euros, cuando estamos luchando por el municipio", tercia otra. "Y nos rompen las pancartas", sentencia una tercera.

La deuda que bloquea la variante de Pajares

Más quejas: los integrantes de la plataforma tuvieron que hacer un escrito ante notario en el que señalan que cualquier problema ocurrido durante las movilizaciones serían responsabilidad del Ayuntamiento, "porque no envía policía". Y la última: el 7 de septiembre se reunirán en Madrid representantes del Ministerio, Adif y el Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo. En ese encuentro, que debió celebrarse en mayo pero se aplazó, Transportes presentará una propuesta para la "integración" del ferrocarril en el municipio. Los vecinos quieren que esté presente en esa reunión una representante de la Plataforma, y así lo han solicitado formalmente en el Ayuntamiento. Hasta el momento no han recibido respuesta.

Sin licencia

Lo que sí ha hecho el equipo de gobierno es negarse a conceder licencia para demoler el puente de Trobajo del Camino hasta que Adif cumpla todas sus promesas: mejoras en diferentes calles del entorno y la apertura de un vial alternativo al puente para desviar el tráfico.

La reunión del 7 de septiembre puede ser clave para el AVE a Asturias, pues la decisión que se adopte, si es que se alcanza algún acuerdo, podría derivar en que la alta velocidad llegara en mayo del año próximo, como ha prometido el Ministerio, o que pueda añadirse otro retraso más a los 13 años que ya acumula. Pese a ello, Asturias no tendrá ni voz ni voto en el encuentro.

Pero, ¿por qué no se han soterrado las vías en Trobajo del Camino? Las autoridades municipales les han dicho a los vecinos que el problema es "el dinero". En este punto empiezan las comparaciones. Hay soterramientos en Zaragoza, Lérida, Sevilla, Córdoba… Los pequeños no interesamos", se quejan los vecinos.

Entre tanto, las obras del AVE a Asturias siguen avanzando y, tras un gasto que ronda los 3.800 millones de euros (casi el doble que la previsión inicial), restan ya menos de 100 millones para su culminación. Las obras comenzaron en febrero de 2004 y, según las previsiones iniciales debieron acabar en 2010.

Compartir el artículo

stats