08 de mayo de 2008
08.05.2008
40 Años
40 Años

Los padres del Colegio de Tapia piden que la reforma se realice en verano, antes del próximo curso

El colectivo amenaza con movilizaciones si no es informado sobre el estado del centro

08.05.2008 | 02:00
José Linares, a las puertas de la Consejería, en Oviedo, después de entregar las firmas.

Tapia de Casariego,

T. CASCUDO


El Colegio Público Príncipe de Asturias de Tapia de Casariego sigue dando que hablar. Después de que la Consejería de Educación y Ciencia del Principado se comprometiera a la contratación de un estudio para conocer el estado de la estructura del centro, ahora los padres y las madres solicitan que se cumplan los plazos prometidos para que, en caso de ser necesario algún tipo de intervención, la misma se lleve a cabo durante los meses de verano, en ausencia de los escolares.


Así lo acordó la junta directiva de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) del centro en la última asamblea general ordinaria. El presidente de la AMPA, Luis Carlos Méndez, destacó la alta afluencia -medio centenar de personas- y el gran interés mostrado por los asistentes. La cifra de participantes «es importante si tenemos en cuenta que el centro tiene 187 alumnos de Infantil y Primaria y que muchos padres tienen más de un hijo», valoró Méndez.


En su última visita a la comarca, el pasado 22 de abril, el titular de Educación, José Luis Iglesias Riopedre, indicó que el informe sobre el centro estaría listo en un mes. Los padres piden ahora al Principado que no demoren el asunto y que «en todo momento nos informen de los resultados del estudio y de la situación del centro», explica Méndez.


De no ser así, los padres acordaron en la asamblea tomar medidas más drásticas. «Algunos padres comentaron la posibilidad de ir a la huelga y de manifestarse delante del centro para exigir que se tomen medidas», añade el presidente de la AMPA.


Los padres denuncian desde hace años el estado del colegio, del que enumeran un sinfín de deficiencias, corregidas en algún caso con pequeñas obras a modo de parches que, en su opinión, «son insuficientes». La AMPA llama la atención sobre las humedades, la falta de presión de las cañerías, las goteras y, lo más preocupante, la falta de aislamiento del tejado de uralita, material que desprende amianto.


A raíz de su última denuncia pública, la Consejería envió a un técnico que revisó las instalaciones. Tras la visita, varios operarios han comenzado a realizar pequeños arreglos en el interior del colegio tapiego, a la espera del resultado del citado informe.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine