Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Suavizan el talud creado por el temporal en Barayo para recuperar la duna

La actuación, dentro del proyecto "Arcos Life", busca restituir el frente dunar, donde se plantarán barrón y otras plantas, protegidas por cercas

Una pala trabajando en la zona del frente dunar de Barayo.

Una pala trabajando en la zona del frente dunar de Barayo. ARCOS LIFE

La playa de Barayo recuperará su esplendor de antaño gracias al trabajo ligado al proyecto "Arcos Life". Entre 2016 y 2018 se llevaron a cabo varias actuaciones, como la eliminación de especies invasoras y la tala de arbolado no autóctono, especialmente pino, de la zona dunar y ahora se completa la actuación con el suavizado del talud vertical de gran altura creado por los temporales de mar de los últimos años. El objetivo de esta actuación, iniciada la semana pasada, es recuperar el frente dunar y la primera banda de vegetación.

El proyecto "Arcos Life" se desarrolla en varios arenales del norte peninsular con el objetivo de mejorar el estado de conservación de sus ecosistemas dunares. Cuenta con 1,3 millones de presupuesto, está cofinanciado por el programa europeo Life Nature y coordinado por la Universidad de Oviedo. En Barayo se actuará hasta el fin del proyecto, en junio de 2019, primero con el suavizado del talud y, a continuación, con la plantación de especies propias de la zona dunar.

Los expertos explican que taludes tan verticales como los de Barayo "dificultan enormemente la entrada de arena en el sistema dunar", de ahí que se busque suavizar el talud para que la arena llegue a la zona interna y para establecer "unas condiciones favorables para la plantación de especies dunares". Está previsto introducir unas 10.000 plantas de barrón, que se acompañará de otras especies como el cardo de mar, la correhuela marina, la lechetrezna de las playas, la avellana de tierra y el nardo marino. Calculan que la plantación concluirá, como muy tarde, a finales de abril. Las zonas de plantación se protegerán con un cierre ligero para evitar que sean pisoteadas.

También está previsto instalar captadores de arena, unas estructuras fabricadas con ramas de arena de mimbre que se colocan a modo de empalizada para "favorecer la retención de arena" y que contribuyen al modelado de la forma de la duna. Suelen durar cuatro años y se degradan de manera natural Además, se volverá a instalar una cubierta de plástico negro en 500 metros cuadrados de duna para erradicar la especie invasora "Spartina patens". El plástico se retirará tras el período estival para evitar que se degrade en el sistema dunar.

Compartir el artículo

stats