Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comienza la vacunación masiva en el Noroccidente con tres grandes centros en Luarca, Jarrio y Vegadeo

Está previsto inocular esta semana unas 2.800 dosis

7

Jornada de vacunación masiva en Vegadeo

La veigueña María Dolores López recibió esta mañana “con alivio” la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca. Sin molestias en primera instancia, se mostró convencida de que la vacuna es el principio del fin de la pandemia del covid-19: “No tenía dudas de ponerla, al revés, me tardaba”. Fue una de las personas citadas ayer en el recinto ferial de Vegadeo, uno de los tres grandes espacios habilitados para la vacunación masiva en el Área Sanitaria I. 

Además de en Vegadeo, los vecinos del Noroccidente podrán ser citados a los polideportivos de Luarca y Jarrio (Coaña). No obstante, se mantiene la vacunación en los centros de salud para las personas dependientes, aquellas que tengan movilidad reducida y los mayores de 80 años. Desde el Servicio de Salud del Principado (Sespa) informan además de que se están estudiando otros puntos para realizar una vacunación “ágil y rápida”.

En la primera semana de vacunación masiva, la gerencia del Área tiene previsto distribuir 2.500 dosis: 1.000 en Vegadeo, 750 en Luarca y 770 en Jarrio. “El global de vacunas de esta semana será aproximadamente de 2.800 porque se ha estado vacunando desde el lunes en toda el Área”, aclara la gerente, Bárbara González de Cangas. Por su parte, el Alcalde veigueño, César Álvarez, se mostró satisfecho por el uso del ferial para atajar la pandemia: “Se vuelve a demostrar que es un recurso para la comarca”.

La vacunación en el Área de cabecera del Noroccidente camina a buen ritmo y ya hay alrededor de 13.000 personas vacunadas: 4.800 ya inmunizadas y 8.000 vacunados a los que les falta la segunda dosis. “Siento un alivio muy grande”, confesó la veigueña María Plareces López tras recibir la primera dosis. Ya está citada para junio, cuando completará el ciclo de vacunación.

Poco después le tocó el turno a Carmen Prieto, que trabaja de empleada en el comercio local. Confiesa que cuando recibió el mensaje para citarla se puso nerviosa, pero a la hora de la verdad afrontó el momento con calma y “alivio”. No pasó el covid pese a que lo tuvo cerca, pues su pareja contrajo la enfermedad y tuvo que hacer cuarentena: “Me tocó estar quince días en casa, que se llevan mal”.

Menos convencida acudió a la cita María del Carmen Villamil, que temía por las posibles repercusiones de la vacuna de Astrazeneca. Tras el pinchazo ya se mostró más tranquila: “Hay que morir de algo, pero quiero vivir más tiempo para disfrutar de mis cuatro nietos pequeños”. Con dudas llegó también la tapiega Inés Díaz: “No vengo muy convencida porque hay mucha incertidumbre, pero, de momento, estoy bien”.

La enfermera naviega Eva González explica que la gente, en líneas generales, acude “muy contenta a la cita” y a la mayoría no le importan los efectos secundarios, sin embargo, hay un porcentaje que sí se muestra preocupada por los casos de trombosis. A éstos, toca tranquilizarlos: “Les explicamos un poco que el porcentaje de trombosis es minúsculo y que vale más el riesgo que puedas asumir con la vacuna, que padecer la enfermedad”.

Compartir el artículo

stats