Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inversión en Jarrio no resuelve la falta de profesionales, dicen los colectivos de la comarca

Los grupos en defensa de la sanidad ven poco realista el plan del Principado para el Noroccidente

Zona de acceso al hospital de Jarrio, en Coaña

Zona de acceso al hospital de Jarrio, en Coaña

Ni a la asociación vecinal “Todos Somos Jarrio” ni a la plataforma “Salvemos Nuestro Hospital” les convence el plan de la consejería de Salud para mejorar el Área Sanitaria I, la de referencia para el Noroccidente. El documento recoge una inversión a tres años de 21,4 millones de euros, pero, a juicio de ambos colectivos, aporta poca luz para resolver el principal problema del Hospital de Jarrio: la carencia de especialistas.

“Veo mucho capital, pero pocas acciones para resolver el gran problema del hospital que es la falta de sanitarios”, señala la presidenta de “Todos Somos Jarrio”, Mar Villanueva. Confiesa que el presupuesto y el cronograma del plan de mejora del área le supieron “a poco” y espera aclarar sus dudas al respecto de las acciones previstas para incentivar la llegada de profesionales en una próxima reunión con la gerente del Servicio de Salud del Principado (Sespa), Concepción Saavedra. Además, Villanueva ve ajustado el presupuesto que se maneja para este año, pero demasiado elevado el que se fija para 2022 y 2023 cuando aún se desconoce la situación económica.

El portavoz de la plataforma “Salvemos Nuestro Hospital”, entidad ligada al PP, realiza una lectura muy similar. “Seguimos sin saber cuándo se contratará a los cardiólogos, internistas, oftalmólogos, geriatra, urólogo, etcétera, que faltan en Jarrio”, señala Carlos López, muy crítico con que no figure “ni un solo euro para dotar de especialistas al hospital y reducir las listas de espera”. La línea de actuaciones en recursos humanos cuenta con una asignación de 731.010,89 euros para contratar a ocho profesionales: un especialista de medicina interna, un trabajador social, un graduado en óptica y optometría, un informático, un psicólogo clínico y tres personas para conformar un equipo de atención a pacientes frágiles.

“Salvemos Nuestro Hospital” cuestiona también que se compren aparatos para fomentar la telecardiología o la teledermatología que, a su juicio, es apostar por un diagnóstico telefónico en lugar de una consulta presencial con un especialista. Por último, denuncian que Jarrio lleve ocho meses sin publicar las listas de espera.

Por otra parte, los centros de Atención Primaria y de Salud Mental del Área I contarán próximamente con un sistema digital de control de las llamadas a las consultas, el conocido como “sistema pase-espere”, que ya opera en el hospital de Jarrio desde el pasado septiembre. En concreto, el Marco Integral de Actuaciones del Área I, recoge para este año una partida de 75.635 euros pasa su puesta en marcha. En la línea de actuaciones en participación y transparencia (dotada con 631.657 euros) también figura un montante de 159.772 euros para facilitar las videoconsultas y 300.000 hasta 2023 para poner en marcha el portal del paciente. En cuanto a la inversión en equipamientos, con una partida global de 1.350.500 euros, la mayor cuantía (1.065.500) irá para renovar el mobiliario y aparataje del hospital de Jarrio, así como de la atención primaria. Además hay otra partida de 180.000 euros para la compra de ecógrafos y 90.000 euros para la compra de electrocardiógrafos con volcado en la historia clínica electrónica. Estos aparatos se destinarán a “potenciar la capacidad resolutiva de la Atención Primaria”.

Compartir el artículo

stats