Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Manuel Campa: un hombre cabal, leal y sabio

El presidente de la Autoridad Bancaria Europea, un activo de Asturias del que sentirse poderosamente orgullosos

José Manuel Campa ha sido propuesto por la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Europarlamento como presidente de la Autoridad Bancaria Europea (EBA).

En sus manos va a estar la EBA, la autoridad encargada de definir la regulación prudencial, los mecanismos y prácticas de supervisión, con el objetivo de salvaguardar la eficiencia, la estabilidad y el correcto funcionamiento del sector bancario en Europa.

Glosar la trayectoria profesional de José Manuel Campa, profesor de gran prestigio y de Oviedo, es para mí una gran satisfacción. Según pasan los años, lo que uno desea es que le concedan la oportunidad de hablar bien de los demás, de aquellos que ha conocido en su etapa de formación, y de cuya trayectoria profesional, pero también personal, no puede sino sentirse orgulloso.

José Manuel Campa Fernández nació en Oviedo el 20 de julio de 1964 y, tras estudiar en el instituto Alfonso II, se licenció en Económicas y en Derecho por la Universidad de Oviedo. Una vez concluidos estos estudios, se trasladó a Estados Unidos: es doctor y máster en Economía por la Universidad de Harvard.

Tras su etapa formativa, su carrera académica se ha desarrollado en la Stern School of Business de la Universidad de Nueva York, la Universidad de Columbia y el IESE. Su trayectoria investigadora en el campo de la Economía es brillante, e incluye el estudio de las implicaciones de las fluctuaciones de los tipos de cambio nominales en las decisiones empresariales, aspectos más propios de la economía financiera como la volatilidad de los tipos de cambio y el análisis de los procesos de reestructuración empresarial.

Se dice que el mensaje es el medio; pues bien, el profesor Campa ha publicado sus trabajos en las mejores revistas científicas de nuestras áreas, como "Journal of Finance", "Review of Economics and Statistics", "American Economic Review", "European Economía Review" y "Journal of International Economics", entre otras.

Además de sus contribuciones científicas, el profesor Campa ha realizado labores de consultoría para organismos internacionales: el Banco Interamericano de Desarrollo, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Banco de la Reserva Federal de Nueva York, el Banco Internacional de Pagos de Basilea y la Comisión Europea, entre otros. Fue "Research Fellow" de prestigiosas instituciones de investigación como el National Bureau of Economic Research y el Centre for Economic Policy Research.

En la vida no se debe escurrir el bulto ante las responsabilidades. El profesor Campa no lo ha hecho nunca. Así, entre 2009 y 2011 fue secretario de Estado de Economía del Gobierno español y formó parte del Comité Económico Financiero Europeo y representante de España en el G-20. Es la cultura de su casa, la asturiana y la de Wendy, su mujer: servir a tu país es obligado.

Por último, también ha demostrado que es un buen gestor. Así, en 2014 se incorporó al Grupo Santander como Director de Relaciones con Inversores y en la actualidad es Director del Área de Relaciones con Supervisores y Reguladores.

Campa se enfrentó al reto de dejar Asturias, este maravilloso lugar de hojas y hierbas para pasar catorce años en Estados Unidos trabajando en sus universidades; y, a pesar de ello, no es un hombre de tribu, no es excluyente, no habla de "nosotros y ellos", escucha, duda. Es, en suma, un hombre de matices, que cultiva ese rasgo tan asturiano de reírse de uno mismo. Como diría mi abuelo, "ye un paisano", con mayúsculas, o sea, honrado, buena persona y leal (aparte de sabio); un hombre cabal en definitiva. Por eso muchos le siguen llamando Manolo, y Wendy, Lolo.

El profesor Campa es un ejemplo de la nueva emigración asturiana, basada en el capital humano, un activo de Asturias del que debemos sentirnos poderosamente orgullosos. Necesitamos que en la sociedad española haya muchos como él, quienes su trabajo y responsabilidades en las grandes instituciones europeas y mundiales actúen en beneficio de la sociedad. Él, que estudió el riesgo y su cobertura, puede ayudarnos a desarrollar una cultura de riesgo, innovación y ruptura, del emprendimiento, en suma, tanto en España como aquí, en Asturias. José Manuel Campa es un convencido de que el incremento en el dinamismo económico que ha causado la globalización es un generador de oportunidades, que debemos aprovechar, no una amenaza. Desde la presidencia de la EBA en París, espero que nos ayude a disipar las brumas que difuminan los perfiles en nuestra tierra, a abrir los valles al cambio y la novedad.

En una de las visitas que su padre le hizo cuando era profesor de la universidad de Nueva York, al ver su oficina, le comentó "con el potencial que tú tenías como empresario, que hayas quedado en esto?". Pues bien, ese potencial evidentemente no se ha perdido. La labor del empresario es crear riqueza, como él vivió en su familia, y eso es lo que José Manuel Campa hace. Esto es, ser un excelente profesor, un maestro, algo básico para aumentar la riqueza presente y futura de nuestra sociedad. No obstante, creo que su padre ahora sí pensaría que lo que hacía José, como le llamaba, en su pequeño despacho de la Stern era algo realmente valioso, como el tiempo se ha encargado de demostrar con su brillante trayectoria.

La EBA estará en buenas manos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats