Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oseja de Sajambre advierte que no renunciará a la IGP del queso de los Beyos

El Consistorio leonés reivindica su papel a la hora de lograr el distintivo y subraya que el actual cese de la fabricación podría ser sólo temporal

Oseja de Sajambre advierte que no renunciará a la IGP del queso de los Beyos RAMÓN DÍAZ

El alcalde de Oseja de Sajambre, el popular Antonio Jaime Mendoza, cerró ayer la puerta a la posibilidad de que su concejo renuncie a la Identificación Geográfica Protegida (IGP) del queso de los Beyos, al considerar que la apuesta realizada por la Corporación para obtener el distintivo europeo a comienzos del pasado año junto a Amieva y Ponga tiene objetivos a largo plazo a los que no pueden renunciar.

Mendoza recordó que su municipio fue uno de los que apostaron más decisivamente por una IGP que valora positivamente y, por lo tanto, no plantea abandonar. "No sé ni siquiera si existe esa posibilidad, pero lo que es seguro es que la conservaremos, pues nuestra apuesta fue con vistas al futuro", declaró el edil.

En lo que respecta a la ausencia de producción del queso de los Beyos en las queserías locales, admitió que esto es una realidad, pero también advirtió que esta situación no quiere decir que la fabricación del emblemático producto no se vaya a retomar. "Nosotros apostamos por que la gente vuelva a producir los próximos años y es posible que haya gente que lo haga", declara el regidor leonés, a la vez que recuerda que la IGP no se limita únicamente al producto gastronómico. "Se trata de una marca comercial por la que apostamos en su día, seguimos apostando hoy y apostaremos en el futuro", apuntó.

Estas manifestaciones llegan tan sólo un día después de que la Asociación para la Promoción del Queso de los Beyos achacara el retraso en la etiquetación del producto a las dificultades burocráticas que implica depender de la normativa nacional a la que el producto debe acogerse al abarcar a concejos de las comunidades de Asturias y Castilla y León. Una situación que llevó a plantear al colectivo en el que están representadas las tres queserías del concejo de Amieva, que continúa produciendo el queso con fines comerciales, que Castilla y León renunciase a la IGP para facilitar el camino hacia la etiquetación del producto, eso sí, dejando la puerta abierta a su reincorporación en el caso de que la actividad productiva fuese retomada en el municipio de la región vecina.

Sin embargo, la postura del gobierno local de Oseja parece cerrar esta puerta y, por tanto, el camino a seguir a partir de ahora por parte de los productores asturianos será, probablemente, exigir al Ministerio de Agricultura ayuda para afrontar una certificación a nivel estatal inaccesible para los medios del modesto sector asturiano.

Esta batalla localista no es la primera generada por este queso, pues en su día Ponga registró la marca en solitario y se negó a apostar por la IGP que anteriormente había pedido junto a Amieva y Oseja de Sajambre. Tras varios años de litigios, en 2013 los tribunales determinaron que el distintivo debía ser compartido por los tres concejos.

Compartir el artículo

stats