01 de junio de 2020
01.06.2020
La Nueva España

La cueva de Tito Bustillo reabre el día 10 con un aforo diario de 25 personas

Se realizarán cinco visitas cada hora y media con grupos de cinco personas

31.05.2020 | 23:44
La cueva de Tito Bustillo reabre el día 10 con un aforo diario de 25 personas

La cueva de Tito Bustillo, en Ribadesella, abrirá sus puertas de nuevo al público el miércoles 10 de junio y lo hará con un nuevo aforo y estrictas medidas de higiene y sanitarias para cumplir con las normas de seguridad frente a la pandemia del coronavirus. La cueva podrá recibir tan solo a 25 visitantes al día, frente a los 150 que estaban establecidos antes de la crisis sanitaria. Se harán cinco pases por jornada con un intervalo de tiempo entre ellos de una hora y media para evitar cruces en la cueva. En cada uno de ellos tan solo podrán asistir cinco personas y el uso de las mascarillas será obligatorio en el interior del equipamiento.

El gobierno del Principado ha elaborado un documento técnico en el que recoge las medidas de prevención y seguridad para aplicar en cuevas, yacimientos arqueológicos y monumentos durante las fases de desconfinamiento. En él se establece que podrán abrir al público estos espacios históricos si al reducir un tercio del aforo habitual se cumplen las medidas de distanciamiento social.

También recoge entre las medidas a aplicar que se "evite la excesiva duración de las visitas, fijándose un tiempo máximo para su desarrollo sin que se resienta la calidad". En este sentido, el encargado de las cuevas del Oriente, Alfonso Millara, explica que la visita se centrará en los lugares habituales, el panel principal y la explicación de la situación geológica de la cueva, con el objetivo de intentar reducir al máximo la presencia en la cueva "porque no sabemos cómo puede evolucionar un virus en su interior".

De hecho, en la cueva no se puede utilizar ningún tipo de producto químico para realizar desinfección, por lo que el Principado, a través de sus recomendaciones, incide en que "la mejor medida para no dañar el patrimonio es la prevención: no tocar", algo en lo que también insiste Millara, que apela a la responsabilidad de los visitantes.

Millara anima además a los vecinos de Ribadesella a que aprovechen para conocer su cueva. "Es el momento apropiado, al ser una visita reducida será muy interesante", subraya.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído