15 de febrero de 2012
15.02.2012

Los gatos de la discordia

Las protectoras de animales recogen firmas contra la aprobación del decreto municipal que prohíbe alimentar felinos en las calles

15.02.2012 | 01:00

E. VÉLEZ
Los gatos de la ciudad han enfrentado a los ovetenses. La denuncia del Colegio Veneranda Manzano de focos insalubres en el entorno del centro, generados por la presencia de animales callejeros, provocó hace menos de un mes la aprobación de un decreto para regular la población de «felinos errantes». En respuesta, nació Proanimales Oviedo, una nueva plataforma ciudadana en defensa de los felinos.

El documento, firmado por el primer teniente de alcalde, Jaime Reinares, y pendiente de aprobación definitiva, constató la existencia de gatos en la calle Sabino Álvarez Gendín, el entorno de la escuela infantil María Balbín, la avenida de Galicia, la Tenderina, la calle Severo Ochoa y el propio Colegio Veneranda Manzano. El decreto establece que el Ayuntamiento recogerá los gatos de los cinco puntos problemáticos para trasladarlos al depósito de animales. Si durante ocho días nadie acredita ser su dueño, serán de propiedad municipal. A partir de entonces, los gatos podrán ocupar las plazas de acogida disponibles en ese momento, ser donados a algún colectivo en defensa de los animales, o bien, si los servicios veterinarios lo estiman, ser sacrificados.

Los miembros de las protectoras de animales temen por la vida de los grupos de gatos callejeros. «Esta normativa permite que ante cualquier denuncia opten por la eutanasia», argumenta Eva Rodríguez, secretaria de Adoptastur, una de las protectoras que, junto a Ocho Vidas, Carácter Felino, Adaga y Proanimales de Oviedo, lideran la protesta.

El decreto prohíbe también la alimentación de gatos callejeros en los focos insalubres detectados por el Ayuntamiento. A través de un comunicado, Adoptastur ha defendido la presencia de los gatos: «No estamos ante un problema real. Se trata sin duda de una situación magnificada, tergiversada y manipulada».

Las protectoras han iniciado una campaña de recogida de firmas contra el decreto, que deberán presentar en el Registro Municipal esta semana «para intentar paralizar la normativa». Una veintena de establecimientos se ha adherido a la iniciativa en defensa de los animales. «Hay restaurantes, cafeterías y clínicas veterinarias colaborando con nosotros directamente en la difusión de nuestra postura», explica la secretaria de Adoptastur. La plataforma realiza campañas de sensibilización a través de mesas informativas en diferentes puntos de la ciudad y en las redes sociales Facebook y Twitter.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas