30 de enero de 2019
30.01.2019

El HUCA identificará el ganglio centinela en tumores de cérvix y endometrio con fluorescencia

El sistema, que ya se aplica en el cáncer de mama, clave para atajar metástasis

30.01.2019 | 13:25
El HUCA identificará el ganglio centinela en tumores de cérvix y endometrio con fluorescencia

Identificar el ganglio centinela (el primero que recibe las células metastásicas cuando el tumor se sale de fuera de su sitio) se hará en el HUCA en los cánceres de cuello de útero y endometrio con una técnica que ya se utiliza desde hace años en los cánceres de mama, y que consiste en inyectar al paciente un colorante fluorescente que brilla cuando alcanza el ganglio centinela.

Los Servicios de Ginecología y Medicina Nuclear del HUCA han incorporado esta técnica que permite identificar los ganglios linfáticos afectados por el tumor y extraerlos por laparoscopia, una técnica poco invasiva.

Esta mañana se hizo la presentación oficial de esta nueva técnica en el HUCA que aún se encuentra en periodo de validación, ya que se necesita llevar a cabo varias intervenciones más para contar con el respaldo de la comunidad científica. En el HUCA se tratan una media 50 casos de cáncer de endometrio al año y entre quince y veinte de cuello de útero. Los tumores de endometrio han ido en aumento asociado a los casos de hipertensión y diabetes, cada vez más comunes.
La biopsia selectiva del ganglio centinela permite obtener información para saber si el cáncer ha llegado a la cadena linfática sin necesidad de extirpar todos los ganglios de las cadenas ganglionares, a través de las cuales se desarrollan las metástasis. Cuando se extraen todos los ganglios el sistema linfático deja de funcionar y esto acarrea graves consecuencias, como es el caso de la acumulación de líquido en el brazo cuando una mujer ha sido sometida a la extracción de ganglios tras sufrir un cáncer de mama.


Esta biopsia selectiva es una intervención reducida en la que solo se extraen entre uno y cuatro ganglios, y que ha permitido disminuir drásticamente los edemas, mejorando significativamente la calidad de vida de las pacientes.

Para poder llevar a cabo esta técnica, una vez inyectado el colorante fluorescente se explorará la zona con una radiosonda laparoscópica. El HUCA que ya ha trabajado en más de diez casos de tumores de cuello de útero y endometrio con este sistema lo ha hecho con una radiosonda de las empresas farmacéuticas, pero ahora el hospital comprará una propia. Elena Rodríguez Vega, ginecóloga del HUCA, explicó esta mañana que este nuevo procedimiento "se puede aplicar en estadios iniciales del tumor".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído