Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo vive un Día de América en Asturias de restallu tras dos años de parón

El desfile nacido en homenaje a los indianos es hoy una celebración compartida con los inmigrantes de la otra orilla y el de ayer, multitudinario, fue también una gran fiesta en honor de la sidra y del Real Oviedo

201

En Imágenes: El Desfile del Día de América llena las calles de Oviedo en una tarde veraniega MIKI LÓPEZ

El primer desfile de América en Asturias salió en 1950, era un homenaje a la emigración asturiana hacia allí y permitía a los retornados presumir de lo que tan duramente habían logrado. De ahí los "haigas", esos coches clásicos y ostentosos, que siguen abriendo el desfile 70 años después. Ahora, la representación regional cede protagonismo a los inmigrantes llegados de la otra orilla, unos vecinos más de Oviedo y del resto de Asturias, que en esta jornada comparten orgullosos su folclore. En el multitudinario desfile de ayer, recuperado tras los dos años de suspensión por la pandemia, compartieron protagonismo con las imponentes carrozas dedicadas al Real Oviedo y a la sidra. La primera fue la más aplaudida y la segunda la más requerida por el gentío, porque tras ella, casi cerrando la marcha, iba un camión repartiendo culetes. Los americanos pusieron el color y la alegría y los asturianos la garra y la chispa.

También reinó en la tarde de ayer, en la que el sol y la temperatura animaban a salir a la calle, la Banda de Música "Ciudad de Oviedo", con su titular, David Colado, al frente. La agrupación estaba de aniversario e iba abriendo el desfile, detrás de los primeros "haigas", que salieron con antelación para crear expectación. La banda municipal celebraba 30 años de su primera aparición pública, precisamente un Día de América en Asturias, en 1992.

El desfile partió de la Losa a su hora, a las 17.30, retrasando el inicio 30 minutos respecto a otros años para facilitar a la gente que llegará holgadamente a ver el espectáculo a la salida del trabajo.

Como ya es casi costumbre, la carroza de la peña Cotiellos de Valdesoto, en Siero, dejó boquiabierta a la gente por su realismo. Esta vez estaba dedicada a la galerna que en 1961 asoló la costa asturiana. La música que se escuchó fue la de los mariachis, con un grupo femenino a pie de calle y otro masculino en la carroza del Real Oviedo.

El desfile del Día de América en Asturias llena las calles de Oviedo

El desfile del Día de América en Asturias llena las calles de Oviedo VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Miki López

Había que dedicarle al menos hora y media al desfile del Día de América en Asturias de ayer para poder apreciarlo y disfrutarlo bien, de principio a fin. A las 17.30 salió de la Losa, donde las carrozas ya estaban esperando desde el domingo, y a las 20.30, según aseguró la concejalía de Seguridad Ciudadana, no quedaba más rastro de él en la ciudad que las trazas de confeti y serpentinas. La Policía Local había contabilizado en torno a 20.000 asistentes y no se registró ningún incidente reseñable,

Tras dos años de suspensión por el covid, con el desfile de ayer la celebración del Día de América en Asturias recobraba la normalidad. En esta 70.º edición y para conmemorar también ellos su aniversario, los músicos de la banda municipal repitieron el repertorio de su presentación en 1992, tocando el "Barras y estrellas", el himno militar "Bailén", el pasodoble "Oviedo" y la marcha "Elegantia". Las bandas de música de Laviana, de La Lira de Valdés y la de Avilés tocaron durante el desfile y también la Banda de Gaitas "Ciudad de Oviedo".

Sentados en las sillas que flanqueaban los dos márgenes de la calle Uría, bien apretados, los ciudadanos que habían reservado silla para ver el espectáculo vieron pasar el primer cuadro costumbrista, dedicado a la fiesta de los Ramos, de los vecinos de Llames de Parres, en Arriondas, con una carroza coronada por un faro y un barco.

Las agrupaciones regionales se iban alternando con las de los países latinoamericanos que participaron en el desfile, así que tras aquella pasaron los tunanteros peruanos, con trajes, bordados y coloridos, y sus máscaras extrañas. La formación que intervino en el desfile ovetense fue "La Purita Primera", que se presenta como la primera tunantería de peruanos en España.

La popular Ángela Show formaba parte de una comitiva de indianos, caracterizados a la moda de principios del XX, a la que puso el toque picante.

El desfile de América en Asturias, que organiza la Sociedad Ovetense de Festejos, dedicó un par de carrozas a los niños, una de ellas llevaba implícito un homenaje a los abuelos, representados en dos figuras a gran tamaño.

Lo coches "al más puro estilo americano" desfilan por Oviedo

Lo coches "al más puro estilo americano" desfilan por Oviedo

Con la llegada del grupo de Colombia y al son de la cumbia empezó a animarse el ambiente. Poco después, tras los bailes del grupo "Nocéu" de Trubia y los gigantes y cabezudos de la Asociación Puente San Xuan d’Amandi, de Villaviciosa –que debutaba en América en Asturias–, los representantes de Ecuador, el grupo de danza "Achalai", volvieron a acelerar el ritmo del público, con un grupo de músicos tocando en directo. Cuba llevó un grupo de baile, música en vivo y una carroza que parecía evocar el malecón de La Habana, y Brasil, sus populares bailarines y bailarinas cubiertas de pedrería y plumas.

México estuvo presente por partida doble, con un grupo de mariachis femeninas, "Femenil", que entusiasmo a la gente con su talento musical, y algo más atrás, con otro conjunto de mariachis masculinos, arropando la gran carroza dedicada al Real Oviedo, con dos tramos, cubierta de referencias muy familiares para los hinchas, como una réplica de la torre-marcador del campo de Buenavista con el resultado de 5-0 que el equipo endosó al Atlético de Madrid en el año 1953, el popular "Jorobu"; una puerta del primer estadio del equipo, en Teatinos; escudos de los equipos que dieron lugar al Oviedo, y de los que llevan el nombre de Asturias por Hispanoamérica y el lema del oviedismo: "Orgullo, valor, garra", bien a la vista.

Mateín se paseó en "haiga", en un espectacular Ford Fairlane pintado en verde y beige, y la reina de San Mateo, Nadaya Villarino, y sus damas, Mar Benito y Blanca Zarceño, en la carroza del Ayuntamiento de Oviedo, dedicada al Camino de Santiago y llena de detalles, dominada por la Cruz de los Ángeles y con los propios ángeles delante, uno en cada esquina.

Por la calle Uría, ante el común de la gente y luego ante la tribuna donde se acomodaban las personalidades políticas y las autoridades, ya en el paseo de los Álamos, pasaron también la carroza del Museo "Las Ayalgas" de Belmonte de Miranda, recreando una escena de 1930 con los hombres pescando en el río Pigüeña y las mujeres lavando; los Exconxuraos de Noreña; la Cofradía de los Siceratores, de Nava; los grupos folclóricos del Centro Asturiano de Oviedo, Fitoria, Xuno, La Xordia, Nocéu y Trasgu evocando unas bodas a la antigua usanza; el grupo de baile Xeitu; un cuadro dedicado a la Danza del Portal de Villaviciosa; vehículos antiguos y, al final, los policías nacionales a caballo que patrullan durante estas fiestas por la ciudad.

Compartir el artículo

stats