Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Masip

Con vistas al Naranco

Antonio Masip

José Luis Iglesias Riopedre

La política está siendo pocilga de corrupciones. Quedan impunes casos de cohecho en que la Fiscalía no actuó. Tampoco olvido el crimen común del “peluquero de Avilés”.

He sentido apoyo íntimo cuando en Burgos, Rabat, Cottbus… pedí libertades como aterido observador pero no tanto, y en efecto el plano es distinto, en gestos incomprendidos. El primero, sumarme a la libertad para dos nacionalistas catalanes, cuyo democrático corazón me consta. La segunda, visitar en prisión a Riopedre.

Arthur Conan Doyle escribió: “Haz lo que puedas, y al diablo con los demás”. ¡Bravo por Rodríguez-Vigil, que acaba de hacerlo! Chirriaría en mí obrar de otra forma.

José Luis, enfermo grave, que no asesinó ni cometió cohecho, lo pasa muy mal. Cuando era referente de Junta Democrática, o luego en nuestra adscripción societaria, nunca compartimos matices, pero reconozco bonhomía y talento.

O mucho me equivoco o deben suavizarse radicalmente rigores.

Compartir el artículo

stats