10 de noviembre de 2018
10.11.2018
RC Deportivo 40Real Oviedo

El Oviedo cae con estrépito antes del derbi

El equipo azul, con un once sin asturianos y sin extremos, cae goleado ante un Deportivo superior y cosecha su cuarta derrota seguida fuera | La afición cantó "Anquela vete ya" a la finalización del encuentro

10.11.2018 | 19:55
El Oviedo cae con estrépito antes del derbi

El Real Oviedo cayó goleado en su visita a Riazor por un Deportivo lanzado y que acabó siendo muy superior a un conjunto de Anquela que se derrumbó tras encajar el segundo gol.

Nada hacía presagiar este desenlace final tras unos buenos primeros minutos de los azules que dominaban la posesión y que se habían acercado a la meta rival en una triple oportunidad que ni Joselu, ni Tejera ni Folch pudieron aprovechar.

Había decidido Anquela dar entrada en el equipo titular a Alanís, Christian Fernández y Javi Muñoz para colocar una línea de cinco atrás con Bárcenas en el carril derecho pero ni siquiera estos cambios pudieron acabar con la sangría del Oviedo a balón parado.

En un encuentro igualado y sin apenas oportunidades, los azules volvieron a encajar en un saque de esquina.

Domingos Duarte remató completamente solo con la cabeza en una jugada demasiadas veces repetida en esta temporada.

Este tanto no descompuso a los de Anquela que siguieron dominando la posesión pero sin apenas profundidad ante un Deportivo cada vez más cómodo esperando su oportunidad.

Con un once sin asturianos ni extremos, solo Bárcenas creaba peligro con sus internadas por banda y sus disparos lejanos.

El equipo ovetense se derrumbó como un castillo de naipes golpeado por el viento en la reanudación tras el segundo tanto local, en el que Quique González impuso su velocidad ante Forlín para superar posteriormente a Champagne.

Desde ese momento, los gallegos cogieron con facilidad la espalda a los azules en rápidos contragolpes que acabaron por sentenciar el encuentro.

Carlos Fernández y Quique González finiquitaron la goleada en jugadas casi consecutivas para subir el 4-0 definitivo al marcador que pudo ser más abultado de mediar mejor acierto de los delanteros locales.

Joselu con dos buenos remates de cabeza e Ibra con un disparo al palo pudieron reducir distancias pero el partido ya estaba completamente decidido y controlado por un equipo local que acabó por mostrarse superior y sobre todo con mucha más confianza que los visitantes.

Partido en el que el Oviedo repite los errores habituales de esta temporada. Buen inicio pero gol encajado en la primera ocasión del rival en una nueva acción a balón parado, que está penalizando la temporada de los de Anquela, y que deja a los azules sin gran capacidad de reacción por el resto del partido.

Dura derrota final ante más de 2.000 aficionados azules desplazados hasta Riazor y que abroncaron a jugadores y entrenador a la finalización del encuentro.

El Real Oviedo queda en una complicada situación ante el esperado derbi asturiano que se disputará el próximo sábado a las 20:45h. Duelo de necesidades que se disputará en el Carlos Tartiere.


Compartir en Twitter
Compartir en Facebook