Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El entrenador del Oviedo concede la primera entrevista de la temporada a LA NUEVA ESPAÑA

Ziganda responde a todo: “Nadie en el Oviedo me pide entrar en play-off, ni Arturo Elías”

“La entidad tiene que dar el primer paso para la renovación, luego decidiré” | “Salvar al equipo el año pasado fue como ganar un título”

9

Las imágenes del Cuco Ziganda para su primera entrevista de la temporada Real Oviedo

Llega al ecuador de la competición con el Oviedo asentado en la zona media. El optimista dirá que con brotes verdes, con síntomas de mejora. El pesimista, que con el play-off muy lejos. Él, que trata de huir de juicios basados en el simple resultado, habla siempre de proyecto, de que el Oviedo está en un “camino” hacia algo importante. Pero es consciente de que solo los resultados son el sustento.

José Ángel Ziganda (Larrainzar, Navarra, 1966) concede la primera entrevista de la temporada a LA NUEVA ESPAÑA para hablar del Oviedo, de su Oviedo, de lo que le falta a este equipo y de lo que se puede esperar de él. Y del futuro, claro.

–¿Qué valoración hace de la primera vuelta?

–Positiva. No de sobresaliente, ni mucho menos, pero la sensación es que tenemos un proyecto en crecimiento, que va de menos a más. Soy optimista, pero también ambicioso.

–¿Qué le gusta del equipo?

–Que tenemos una idea desde el principio y esa idea se reafirma. Me gustaría que mejoraran los resultados, pero sin perder esta identidad. Y me da que, además, este equipo propone cosas que van en el ADN del Oviedo.

–Al final de la temporada pasada dijo sobre el futuro Oviedo: “Quiero mantener un bloque compacto y darle un punto al ataque”. ¿Lo está consiguiendo?

–En ataque estamos logrando cosas muy interesantes. Tenemos ese punto de velocidad y energía que no es tan común en Segunda. Creo que sí estamos llegando a ese plus en ataque, pero hay que añadirle mayor eficacia. En cuanto a lo de que equipo compacto… Mostramos demasiada debilidad en la estrategia defensiva. Ahí tenemos un punto claro de mejora.

“La plantilla está compensada, no veo ninguna posición que necesite reforzarse, pero si surge una oportunidad…”

decoration

–También soñaba en julio con el objetivo de formar un “buen equipo”.

–Creo que lo somos, sí. En proceso de mejora, no sé si a la velocidad que todos queríamos, pero en una dirección. No es sencillo cuando tienes que empezar de cero. Mantuvimos entrenador y la defensa, pero contamos con muchas caras nuevas en la pretemporada. Hay un proceso, pero creo que sí somos un buen equipo.

Ziganda

–¿Alguien en el club le exige play-off?

–No, nadie. La experiencia del año pasado está muy reciente. Fue un susto tremendo. Y me da la sensación de que desde las altas instancias se prefiere ir poco a poco. Además, la ambición se muestra en el campo, no en las declaraciones.

–¿Ni Arturo Elías le ha pedido play-off?

–No, no. Hemos hablado dos o tres veces este año. Nos insufla ánimos y nosotros tenemos la aspiración de ganar siempre.

“En el Athletic o en Osasuna está naturalizado que las plantillas tengan la mitad de la gente de la casa; Aquí gusta que haya canteranos, es una buena señal, pero no está tan integrado”

decoration

–¿Y su ambición clasificatoria es…?

–Luchar cada partido. Y en abril veremos por qué objetivo hay que pelear.

–¿Es la Segunda de más nivel que recuerde?

–Sin ninguna duda. Y no lo digo porque sea parte de ella, sino porque hay cuatro o cinco equipos que tienen poca pinta de despistarse. Y luego, los “outsiders”, como el Rayo, el Girona… Fíjese como es el nivel que estamos poniendo a Rayo y Girona como sorpresas, no como favoritos…

–Viendo ese nivel y las circunstancias de la Liga (se ha permitido superar el tope salarial a algunos clubes), ¿es justo exigirle al Oviedo el play-off?

–(Se piensa la respuesta). Cada uno puede exigir lo que quiera, faltaría más, pero a veces veo en los clubes algunas urgencias desmedidas. Sabemos cómo son las cosas, las ventajas que han tenido algunos clubes, que supongo que algún día se regularizará. No es excusa, ¿eh?, es realismo. Y no quita que debamos ser ambiciosos.

–Vamos con nombres propios. Javi Mier. ¿Por qué esa fe?

–Tiene mucha energía. Es agresivo en todo lo que hace, defensiva y ofensivamente. Tiene iniciativa, llegada, finaliza, encara, defiende… Y todo lo hace al máximo. Es atrevido, valiente, me gusta ese perfil. No habla mucho, pero se le oye todos los días. Hay proyecto de jugador importante.

“En mi época de jugador era todo más natural; Ahora se valora la imagen, la pose, lo superficial… Importa menos la persona”

decoration

–Nieto. ¿Le renovaría?

–Claro que le renovaría. Somos muy pesados con él, insistimos en detalles de su juego, en matices. Lo más importante es que quiere aprender. Tiene potencial ofensivo y otras condiciones a mejorar. Jugaba de delantero y en algunos momentos se nota. Pero ha dado un salto.

–¿Ha hablado con él de su renovación?

–De su situación contractual sí hablamos, pero no de si va a seguir en el Oviedo o no.

–Aburjania. ¿Qué le falta?

–En su descargo he de decir que le ha pasado de todo y que no ha tenido continuidad. Llegó tarde, estuvo malo, y también tuvo que guardar aislamiento por ser contacto estrecho de covid. Ha sido intermitente y tiene mucha competencia.

–Brazão. Extrañó que le pusiera en aquellos dos partidos...

–Basé mi decisión en dos factores: la primera, que estaba entrenando muy muy bien. Y me daba las mismas garantías que Joan (Femenías). Y la segunda, que hizo una apuesta fuerte por el Oviedo y que merecía tener la oportunidad de mostrarse y reivindicarse. Pensaba que era el momento adecuado y es verdad que no estuvo a la altura de lo que esperábamos.

“Este equipo propone cosas que va en el ADN del Real Oviedo”

decoration

–¿Se arrepiente de aquella decisión?

–No, porque hice lo que me dictaba mi conciencia. Lo siento porque no salió bien, pero tiene que seguir trabajando porque le puede llegar otra oportunidad.

–Riki ha ido de menos a más, ¿por qué?

–La sensación es que va creciendo. Su problema es la competencia: Nahuel, Borja, Javi Mier, los delanteros… pueden jugar en su puesto. Tiene cosas que no tienen otros futbolistas.

–¿Es tan bueno como parece Blanco Leschuk?

–Es, sobre todo, muy generoso. Hace un trabajo que no es invisible, porque se le valora, pero no tan vistoso como otros. No es solo remate: protege el balón, saca al equipo, domina las segundas jugadas… También creo que tiene cosas que mejorar.

–Borja Valle. ¿Qué espera de él?

–Que nos dé ese punto de calidad que tiene por trayectoria y talento. Espero que marque diferencias. Le exigiremos y veremos dónde nos encaja.

Ziganda y su asistente, en el Tartiere

–¿Qué influencia tiene en los fichajes?

–Arnau y yo hablamos a diario. Me comenta las posibilidades que hay y yo doy mi opinión, participo.

–¿Pero entra en detalles como, por ejemplo, el tope salarial?

–Conozco el límite salarial, aunque no al detalle. No lo sé euro por euro. Sé que hay que moverse dentro de los parámetros porque así son las normas. Respeto la gestión de Arnau y del club y participo como uno más.

–¿Qué pide para reforzar al equipo?

–Nada. El equipo está bien. Ahora, si hay gente que se va y hay posibilidad de fichar, sería interesante. Si viene alguien como Borja Valle, mejor. Pero creo que la plantilla está compensada, no veo ninguna posición que necesite urgentemente reforzarse.

–¿Ni el lateral izquierdo?

–No, considero que no lo necesitamos. Mossa y Lucas están compitiendo a muy buen nivel, es una competencia sana y el lateral izquierdo está cubierto.

José Ángel Ziganda y Francesc Arnau, en la sala de prensa del Tartiere.

–Si se queda con lo que tiene, Ziganda estaría…

–Satisfecho. Pero insisto, con una salvedad: si sale algo interesante, adelante.

–Una de fútbol-ficción: si se jugara un partido entre el Oviedo que tuvo la temporada pasada y el actual, ¿cuál ganaría?

–Uf… Difícil de contestar. Muy difícil. Son equipos diferentes. Luismi es diferente que Edgar, Yoel es diferente que Nahuel, Ortuño es diferente que Leschuk… El equipo del año pasado tuvo unos números magníficos y este tiene un punto más de juventud, de desparpajo, pero también de inexperiencia.

–¿Se identifica más con el de esta temporada?

–Mi sensación es que estamos en un camino que me llena. Que avanzamos en la línea que a mí me gusta.

–Y ese camino no se detendrá en junio, ¿no?

–Hay que recorrerlo poco a poco. Ver cómo va la segunda vuelta. Dependo de los resultados, en un mes todo puede cambiar para mal o para bien. Lo más importante para hablar de una renovación es ver por dónde se decanta la temporada.

–El presidente en funciones, Manuel Paredes, dijo en LA NUEVA ESPAÑA que él le renovaría.

–Ah, pues muy bien. Encantado de que haya dicho eso. Hay que respetar al club. Ellos son los que deciden, los que deben dar el primer paso y luego yo me pronunciaré.

–¿Le llega que es un entrenador querido?

–No lo sé. Lo único que me llega es lo que me dice la gente de la calle, y son siempre buenas palabras. Aunque este año es diferente, sin la afición en el campo no tienes esa referencia y luego no tengo redes sociales así que tampoco sé cuánto soy querido. Sí que noto que la gente me agradece lo que hicimos el año pasado. Para mí salvar al Oviedo fue como conseguir un título. Por la importancia, por las consecuencias de un descenso… Estoy seguro que el Deportivo cambiaría alguno de sus títulos por no haber descendido la temporada pasada.

Nombres propios:

Javi Mier. “No habla mucho pero se le oye todos los días; Hay proyecto de jugador importante”

Aburjania. “Le pasó de todo: Llegó tarde, estuvo malo, los parones con las selecciones… Ha sido intermitente y tiene mucha competencia”

Brazao. “Lo puso aquellos 2 partidos porque merecía reivindicarse. Lo siento porque no salió bien pero hice lo que dictaba mi conciencia” 

Riki. “Está creciendo; nos da cosas que no dan otros futbolistas, pero tiene mucha competencia”

Blanco Leschuk. “Es, sobre todo, muy generoso. No es solo remate: protege el balón, saca al equipo, domina las segundas jugadas…”

Borja Valle. “De él espero que marque diferencias. Le exigiremos y veremos en qué puesto nos encaja”.


–¿Qué le parece la cantera del Oviedo?

–Los proyectos hay que plasmarlos con hechos, no con palabras. No puede ser flor de un día, sino asentar una base, una metodología. Y apostar a largo plazo.

–¿Está al nivel de Lezama o Tajonar?

–No se puede comparar. En el Athletic o en Osasuna está integrado que las plantillas estén formadas al menos por la mitad de la gente de la casa. Es una ley no escrita. Aquí parece que gusta que haya canteranos en el Oviedo, y eso es buena señal, pero aún no está tan integrado.

–¿Y hay materia prima para hacerlo?

–En todos lados hay buenos futbolistas. Hay que creer en ellos y darles la oportunidad. Apostar por los de abajo te da muchas cosas buenas, como valor de marca o revalorización del futbolista, pero también tiene riesgos: hay que pagar el peaje al inicio.

–Aquí se habla mucho de la polémica por el covid en el Sporting. ¿Qué le ha parecido?

–En primer lugar, que el principal perjudicado es el Sporting. Y no sé cómo fue, por lo que prefiero no pronunciarme.

–¿Cómo trataría usted el caso de un futbolista que se ha contagiado por imprudencia?

–Todos somos conscientes de la situación. Por una parte, en cualquier espacio público tienes riesgo. Yo salgo poco, pero alguna vez voy a algún espacio público, porque tengo que tener vida. Les pasa también a mis hijas. No las puedo tener las 24 horas en casa. Y ahí puede haber un contagio. Ahora, lo de saltarse las normas, hacer fiestas en casas particulares, y no estoy hablando del Sporting, ¿eh?, que insisto en que desconozco cómo se ha producido, me parece una falta de respeto y una inconsciencia.

Ziganda y Arnau.

–¿El Ziganda futbolista jugaría con el Ziganda entrenador?

–(Se lo piensa unos segundos). Sí, creo que sí jugaría. Tiene bastante de lo que le pido a un futbolista. Aunque ahora las cosas son muy diferentes. El futbolista tiene más información, se entrena mucho mejor. Se controlan parámetros que antes ni se barajaban.

–¿Qué echa de menos de su etapa como futbolista?

–Que era todo más natural. Sucede en el fútbol y en la sociedad. Ahora se valora la imagen, la pose, lo superficial… Importa menos la persona. No sé si es que me supera, que soy mayor o que no lo entiendo. Pero el contacto personal es la gran ventaja que teníamos en mi época.

–¿Habla de esto con los jugadores?

–Sí, nosotros hablamos de todo.

–¿Ha entrado alguna vez en el perfil de Instagram de alguno de sus futbolistas?

–No, creo que no. Quizás alguna de mis hijas me ha enseñado alguna vez algo, pero no me llama la atención. Ocupo mi tiempo en otras cosas.

Compartir el artículo

stats