Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El perfil de Rodri, el goleador del Oviedo amante del ciclismo que comparte confidencias con Samuel Sánchez

Los goles del andaluz valen su peso en oro para el Oviedo, que nunca pierde si marca el andaluz y suma seis puntos por sus tantos este curso | “Es un ganador”, lo describe el ciclista ovetense, su “padrino” en Asturias

Rodri, tras rematar a gol el domingo ante Jair y Cristian Álvarez. | Irma Collín

Rodri, tras rematar a gol el domingo ante Jair y Cristian Álvarez. | Irma Collín

Hace hoy un año y un día, la afición del Oviedo pudo cantar ante el Tenerife y sobre la bocina su último gol hasta la fecha en el Tartiere, una caldera por aquel entonces para salir del descenso. Luego llegó la pandemia y el sufrimiento de sofá, el fútbol sin público y los goles sin abrazos. Hace solo 48 horas, el oviedismo festejó otro gol a distancia.

El más lejano de esos tantos supuso un chut de confianza azul para seguir en la lucha por evitar el abismo y el otro, el del domingo, la tranquilidad por verse en la zona templada. Ambos llevaron la firma de Rodri Ríos, claro protagonista del partido y de la semana oviedista tras quitarle el puesto a Blanco Leschuk. En el Tartiere se volvió a ver una voltereta: señal de que Rodri perforó la red rival. Una radiografía deportiva del nuevo delantero titular azul de Ziganda lleva a una conclusión clara. Rodri mete pocos goles, pero los rentabiliza al máximo. De hecho, sus dos tantos esta temporada han dado ya seis puntos al Oviedo: ante el Tenerife (4-2) y frente al Zaragoza (1-0). No es casualidad: es una regla heredada del año pasado. El delantero azul metió tres goles en tres partidos trascendentales que acabaron en buen resultado para el Oviedo.

Uno supuso el empate ante el Rayo (1-1), otro la anteriormente citada victoria ante el Tenerife (1-0) y el último el primer gol del partido ante el Extremadura en el Francisco de la Hera (1-2). En total, trece puntos de oro. Si Rodri marca, el Oviedo sonríe. En el vestuario dan por hecho que repetirá de titular el viernes ante el Espanyol. Como un delantero suele vivir del gol, Rodri atraviesa su mejor momento tras el del domingo. “Se lo merece, es un profesional como la copa de un pino y un trabajador incansable”. Lo dice el exciclista ovetense Samuel Sánchez, uno de los mejores amigos de Rodri en Asturias. A los dos les unen dos pasiones: la bici y el Oviedo.

“Nos conocimos a raíz del confinamiento, cuando organizamos un encuentro telemático con el equipo. Tuvimos ‘feeling’ desde el principio y tenemos una muy buena relación. Me alegro mucho por el equipo y por su gol del domingo, porque sé que lo pasa muy mal cuando no ganan. Rodri es un ganador”, resume Samuel sobre el delantero azul, al que no se le da nada mal la bici. “Le gusta mucho la bici de montaña y de doble suspensión y además se le da bien. Tengo pendiente todavía salir con él a darle a la bici”. Samuel destaca el lado profesional de Rodri con los cuidados físicos. A sus treinta años, cuida al máximo la alimentación y las horas de sueño. “Está muy comprometido con ser futbolista. Eso hace que sea competitivo al máximo. Me di cuenta de ese detalle nada más conocerlo porque entre deportistas lo notas. Por eso me hace mucha ilusión su gol, esperemos que vengan muchos más y que el equipo vaya bien”, asegura Samuel.

Rodri es un oportunista del área, no como el ciclista. Por eso, porque no es oportunista, dice que prefirió no mandarle un mensaje para felicitarle por su tanto decisivo ante el Zaragoza. “Cuando lo pasa peor y le puede hacer falta apoyo es cuando tiene mi mensaje. Sabe que lo aprecio mucho. Siempre me manda una fotografía cuando pasa por delante de mi estatua en Oviedo”, bromea Samuel, oro en Pekín 2008. Profundamente oviedista, Samuel ve al equipo mejor que hace unas semanas. “Es verdad que estamos sufriendo más de la cuenta y tan pronto estamos arriba como abajo. Pero la categoría es muy igualada y todo cambia en un resultado. ¡Con los goles de Rodri nos irá mejor!”, finaliza Samuel.

Rodri tiene toda la semana por delante para volver a convencer a Ziganda de que está listo para seguir siendo titular. Lo esperado es que así sea. El ariete jugó ante el Zaragoza su 12.º partido esta temporada con el Oviedo. Rodri, como adelantó LA NUEVA ESPAÑA y confirmó después del propio jugador, tiene una cláusula de renovación automática con el Oviedo en caso de jugar la mitad de los partidos esta temporada. No obstante, para renovar también debería llegar a una cantidad estipulada de minutos por partido que el club no ha hecho pública. La entidad ve difícil que Rodri alcance la citada renovación por partidos.

Compartir el artículo

stats