Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El rubio sonriente que manda en Dinamarca

“Contagiaba buen rollo”, cuentan sobre el exjugador del Oviedo Peter Moller, ahora director deportivo de la selección danesa

Morten Boesen, médico de la selección danesa; Kasper Hjulmand, seleccionador, y Peter Moller. | Efe

Morten Boesen, médico de la selección danesa; Kasper Hjulmand, seleccionador, y Peter Moller. | Efe

Su imagen más icónica fue un gol que, en realidad, no fue suyo. Con 1-1 ante el Barça y el partido agonizando, temporada 1998-99, Iván Ania disparó al centro, Hesp, portero culé, rechazó de mala manera y Peter Moller, el espigado delantero danés que es el protagonista de esta historia, empujó a la red e hizo estallar el Tartiere. El truco se destaparía en la repetición. El remate de Moller se iba desviado, pero Pellegrini se cruzó en la trayectoria convirtiéndose en colaborador necesario. Moller fue uno de esos futbolistas que de jugar en tiempos de las redes sociales se hubiera acostumbrado a ser tendencia.

22 años después, Moller sigue atado al fútbol. Ahora como director deportivo de Dinamarca, selección bajo la lupa tras el incidente de Christian Eriksen en su estreno en la Eurocopa. “Los jugadores querían jugar el partido por Christian”, justificó Moller la decisión de completar el partido inaugural ante Finlandia. “Era importante para ellos saber que estaba bien antes de decidir si volvíamos a jugar”. A Moller le ha tocado jugar el rol de armonizador del grupo danés en unos momentos complicados. En su labor, le ayudará el carácter amable que lució durante su etapa en Oviedo. “Nunca se le vio un mal gesto. Tenía una actitud más que positiva”, señala Eugenio Prieto, que le fichó tras el Mundial de Francia de 1998 en el que anotó un gol, procedente del PSV holandés. “Le seguíamos desde mucho antes del Mundial”, se justifica el expresidente del Oviedo. Aunque en el campo no destacó, su predisposición a ayudar era total. Jaime Jordán, que coincidió con él en el vestuario, recuerda el carácter del danés en una anécdota: “Tenía un amigo de ‘Erasmus’ en Copenhague que fumaba Ducados. De aquellas, no vendían Ducados en Dinamarca. Cuando se lo comenté a Peter, se ofreció a llevarle un paquete en la siguiente convocatoria de la selección”. Y así hizo. Cuando Dinamarca llamó a Moller para jugar en su país, el delantero acudió con un paquete de Ducados en el equipaje para en el mismo aeropuerto hacer la entrega. “Contagiaba buen rollo”, subraya Jaime.

La cosa es que Moller no tuvo suerte en el Oviedo. No por falta de actitud, según revelan sus excompañeros, pero su idilio con el gol no tuvo mucho recorrido. Jugó como azul las temporadas 1998-99, 1999-2000 y 2000.01. 45 encuentros en tres años con el conjunto azul: solo 6 goles (tres de ellos en la Copa del Rey). “Le faltó confianza de los entrenadores. Fernando Vázquez podría haberle dado más protagonismo. Y Antic estaba obsesionado con Collymore”, indica Prieto. Moller puso fin a su carrera en 2005, con cuatro Ligas danesas a sus espaldas y convirtiéndose en el máximo anotador histórico del campeonato local. Después ejerció de comentarista deportivo y ahora lleva las riendas de la selección de Dinamarca. Vayan bien las cosas o no, siempre con la mejor de las actitudes.

Italia golea. Italia venció ayer a Suiza por un contundente 3-0. Rusia ganó a Finlandia (0-1) y Turquía perdió ante Gales (0-2).

Compartir el artículo

stats