Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bromas y buen ambiente en El Requexón tras la derrota del Oviedo ante el Burgos

Federico González arropa a la plantilla y el Cuco reúne a los jugadores durante cuarenta minutos

22

Las imágenes del entrenamiento del Oviedo tras la derrota ante el Burgos Luisma Murias

El Oviedo volvió esta mañana al trabajo en El Requexón tras la dura derrota de ayer ante el Burgos en el Tartiere (1-3). El equipo azul atraviesa una crisis deportiva, con 5 puntos de los últimos 18 y seis jornadas sin ganar. Ziganda, técnico azul, reunió a sus jugadores durante más de 45 minutos en el vestuario para analizar el partido de ayer. La plantilla piensa ya en el duelo del domingo ante la Ponferradina para darle la vuelta a la situación. Pasadas las 11.00 horas los suplentes ante el Burgos saltaron al campo número 4 de entrenamiento.

Federico González, café en mano, estuvo a pie de campo hablando con los jugadores y también con el entrenador, trasladando una imagen de unidad. El asesor del grupo Carso se retiró al interior de las oficinas a los pocos minutos. César Martín, responsable de relaciones institucionales, estuvo en la ciudad deportiva. Ziganda dialogaba mientras con Segura, entrenador de porteros, y con Bingen Arostegi, su asistente.

El ambiente que se vivió en el entrenamiento fue de relajación total, con muchas bromas y vaciles entre los jugadores. Nada que ver con las caras largas y gestos serios tras empatar ante el Sporting. Christian Fernández fue el primero en pisar el césped, junto con Joselu, del Vetusta. "El otro día fue Mier, pero hoy te toca a ti", le dijo entre risas el cántabro, probablemente haciendo referencia a un golpe que se llevó Javi Mier el pasado miércoles. La atmosfera fue de normalidad también en los ejercicios con balón, con Arribas y Pombo bromeando sobre la indumentaria del mediapunta. Javi Mier fue la única baja de la sesión tras haber recibido un golpe el miércoles. Está pendiente de evolución.

Compartir el artículo

stats