Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Rey erige Somiedo en símbolo de la Asturias “emprendedora y esperanzada”

Santa María del Puerto recibe el título de “Pueblo ejemplar” en un acto de homenaje a las vacas y a unos vecinos que madrugan y conviven con la nieve la mitad del año

Azucena Lorences muestra el título de “Pueblo ejemplar” en presencia de los Reyes, la Princesa de Asturias y la Infanta. | Irma Collín

El mundo rural, vaciado y alejado de los grandes núcleos de población encontró ayer un nuevo símbolo de su potencial en el occidente del Principado. Al menos, así lo subrayó el rey de España a casi 1.500 metros de altitud, al proclamar –en una mañana fría pero de sol radiante– que “la Asturias emprendedora, esforzada, esperanzada tiene aquí, en Somiedo, el mejor de los ejemplos”.

Hablaba de Santa María del Puerto, localidad fronteriza con León, territorio de estirpe vaqueira y trashumante. Hablaba de “un lugar que tiene nuevas energías con las familias más jóvenes que os habéis quedado aquí para salir adelante con la ganadería”, según remachó la princesa Leonor en referencia a sus esforzados habitantes, que han convertido a las vacas en su modo de vida.

Don Felipe, doña Letizia y sus hijas, Leonor y la infanta Sofía, viajaron ayer a uno de los confines de Asturias para entregar a Santa María del Puerto el título de Pueblo Ejemplar de Asturias 2021. Dos horas y pico dedicaron a conocer su idiosincrasia y a hablar con un vecindario que está sufriendo el alza incesante del precio del gasóleo y que ve cómo no recibe el deseado retorno por los productos “de calidad” y con denominación de origen que pone en el mercado merced a sus casi 900 cabezas de ganado. De esta manera, la Familia Real conoció uno de esos parajes asturianos de verdor rutilante que, de manera inevitable, semeja a una moneda con su cara y su cruz:

La Princesa de Asturias descubre la placa conmemorativa del premio en presencia del resto de la Familia Real y del presidente Barbón. | Casa del Rey

–Aquí el invierno se hace muy largo. Es duro que empiece a nevar en octubre o noviembre y que la nieve esté aquí hasta mayo –subrayaron Laura Riesgo y Marta Lorences, mujeres jóvenes y madres de familia que han osado fijar su residencia permanente en una localidad cuya hostilidad meteorológica se traduce en números: unas setenta familias con casa pero solo nueve que se atreven a afrontar en ella un invierno tras otro.

–En invierno tenemos que salir de casa paleando y con raquetas –relataron las dos mujeres.

Así fue la visita de la Familia Real a Santa María del Puerto Amor Domínguez

Nueve familias que suman cinco niños y jóvenes cuyas edades son 6, 7, 10, 13 y 17 años. La chica de 17 años, Desiré Fernández Riesgo, fue la que dio respuesta a los discursos del Rey y la Princesa con un texto leído con voz firme y que elaboró a cuatro manos con la enfermera Azucena Lorences Fernández, principal promotora de la candidatura ejemplar.

En un pueblo vaqueiro, las vacas habían de tener un protagonismo estelar en la visita real. Y así sucedió. Sus mugidos aportaron la banda sonora a algunos de los escenarios visitados por los monarcas y sus hijas. En particular, al mirador inaugurado ayer mismo y dedicado a la infanta Sofía, que experimentó un cierto “subidón” al comprobar que no todos los elogios y la atención se centran en su hermana mayor, a la que aventaja en estatura, pero a cuya sombra jerárquica tendrá que acostumbrarse a vivir, salvo tragedia indeseable.

Este protagonismo vacuno fue remachado por el alcalde de Somiedo, Belarmino Fernández Fervienza, primer regidor que repite galardón (en 2004 fue Pueblo Ejemplar Villar de Vildas):

–Santa María del Puerto ha sabido aliarse con las vacas. Con ellas, y gracias a ellas, ha sabido sacarle el sustento a estas tierras donde la naturaleza deja pocos resquicios a la abundancia y lo han hecho no solo sin dañarla, sino mejorándola.

187

Pueblo Ejemplar 2021: Todas las fotos de la Familia Real en su recorrido por Santa María del Puerto, en Somiedo Irma Collín / Casa Real / Efe

Por eso uno de los actos incluidos en el recorrido real fue el descubrimiento de la clásica placa conmemorativa del galardón que, en esta ocasión, está integrada en un monolito que representa la silueta de una vaca.

Lorences, Riesgo, Riesco y Berdasco son cuatro apellidos que identifican a buena parte de los vecinos de Santa María del Puerto. Una comunidad humana que en dos horas y unos minutos fue recorrida por una comitiva de la que formaron parte, entre otras personalidades, el ministro de Agricultura, Luis Planas; el presidente del Principado, Adrián Barbón; su consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo; y la delegada del Gobierno en Asturias, Delia Losa.

El centro de reunión vecinal, el área infantil, un taller de artesanía donde María Teresa Lorences Riesgo regaló a la princesa y a la infanta sendos colgantes de madera de ciprés, la fuente del pueblo... Letizia, Felipe, Leonor y Sofía derrocharon toda la cercanía que el coronavirus autoriza. Las niñas, como casi todas las de su edad, con playeros blancos y los tobillos desnudos pese al frío. La reina, con una frescura que parece haber dejado atrás la tensión estresada de años pasados. El rey, con ese carácter cercano y expresivo que magnetiza a sus interlocutores. Hubo varios recuerdos para la víctimas del covid. Sonaron muy oportunos.

El emotivo discurso de Desiré Fernández, la joven que recorre 67 kilómetros cada día para estudiar Bachillerato Amor Domínguez

A Santa María del Puerto se llega en aproximadamente una hora y media desde Oviedo. El viaje puede acometerse a través de Belmonte de Miranda y Pola de Somiedo, pero también desde las comarcas leonesas de Luna y Babia. El nuevo pueblo ejemplar ya se ha visto compensado con una mejora de sus sinuosas carreteras. Otros avances llegaron ayer y ayer mismo se despidieron: fue lo que ocurrió con el repetidor de una compañía de telefonía móvil instalado para los actos y retirado a continuación. Lo que viene a indicar que la banda ancha, imprescindible para tantos aspirantes a volver a los pueblos, obliga a soportar un casi continuo y desesperante “buscando red”.

Buscar es el verbo que define el estado más habitual del mundo rural. Un espacio que ofrece muchas cosas apetecibles, pero que busca otras muy necesarias. Busca un futuro vivible y no reservado para héroes, más allá de las bellas estampas de paisajes y paisanajes que deja una mañana de otoño inolvidable, esplendorosa y de resonancia nacional.

–Santa María del Puerto tendrá futuro con los niños y niñas a los que como yo se nos inculca el respeto y el cariño por esta tierra que es única, además del orgullo por el medio de vida que nuestras padres decidieron seguir –subrayó Desiré Fernández en su discurso de respuesta a la Familia Real.

Desiré sí. A sus 17 años, Desiré sí sabe de qué habla cuando habla de su ejemplar pueblo de montaña lleno de vacas y colindante con León.

Compartir el artículo

stats