El Partido Popular asturiano se dirigió ayer al Gobierno central para exigir una “solución inmediata” a los problemas de contratación que está generando en la ciencia la reforma laboral, y evitar así la “fuga de investigadores”. A día de hoy, en la Universidad de Oviedo hay decenas de jóvenes científicos que están en una situación de “limbo jurídico” e “incertidumbre”, según denunció la diputada popular Beatriz Polledo, tras la supresión de los contratos de obra y servicio, los que se utilizaban para fichar a personal con cargo a proyectos de investigación durante uno o dos años. La reforma solo contempla, por ahora, como solución firmar convenios por seis meses y cuya fecha límite era ayer. La institución académica asturiana ha tramitado un total de 102 contratos de medio año, según los datos facilitados por el Rectorado de Ignacio Villaverde.

Sobre esto, Polledo aseguró en rueda de prensa, junto a la diputada Cristina Vega, que existe “una gran preocupación” en la Universidad porque “Sánchez una vez más se ha olvidado de este sector”. En teoría, la futura ley de Ciencia resolverá el problema, sin embargo, las populares lo dudan y piden al consejero de Ciencia y al Rector “medidas urgentes”. Beatriz Polledo adelantó que su grupo en el Congreso de los Diputados ya ha registrado una propuesta para solucionar el problema de contratación en los laboratorios en un plazo de dos semanas “mediante la creación de una figura contractual que contemple las especiales circunstancias de los investigadores, que a menudo trabajan con proyectos de dos o tres años”. La idea es diseñar una figura como la que ya se ha desarrollado para el sector cultural y de artes escénicas.

Te puede interesar:

Por otro lado, el PP criticó la “dejadez” del Gobierno de Adrián Barbón para acabar con la tasa negativa que tiene Asturias en inversión en I+D, “de menos 1%, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística correspondientes a 2020”, y que contrasta con el crecimiento del 1,3% de la media nacional. El Principado “constituye además –destacó Cristina Vega– la comunidad autónoma que más decrece en personal dedicado a la I+D, con una tasa del 9,1%”.

“Estos datos reflejan que Asturias está en el vagón de cola de España y de la UE en Investigación y Desarrollo y la situación ha empeorado”, lamentó. En este sentido, la diputada reveló que el Gobierno autonómico “no ejecutó nada de los 600.000 euros presupuestados en 2021 dentro de la única partida de inversión directa en I+D que hay en la consejería de Ciencia, Innovación y Universidad”.