18 de octubre de 2017
18.10.2017

Las veladas alusiones del presidente del Sporting: "Sólo nos preocupamos de nosotros"

"A veces se compara la avería de una luz de cortesía con un motor que gripa; todavía hay diferencias", dice el presidente rojiblanco

18.10.2017 | 01:38
Javier Fernández, entre Christian Costaganna y Rosa Martínez, ayer, en El Molinón.

Javier Fernández aprovechó la renovación del convenio del Sporting con Nissan para establecer una parábola entre el proyecto rojiblanco y la del proceso de fabricación y venta de un coche, salpimentada con veladas alusiones sin terminar de señalar a nadie. "Estamos como un coche nuevo, en tiempo de rodaje, pero eso sí, manteniendo a pesar de las dudas los puestos altos, con regularidad, sin vaivenes clasificatorios arriba y abajo", arrancó el dirigente rojiblanco que fue gustándose en la metáfora para lanzar algunas pistas sobre la planificación del club.

Así, Javier Fernández explicó cómo "tras el ajuste conseguido para mejorar el presupuesto inicial a disposición de nuestros ingenieros, a través de patrocinadores, seguidores, ventas de recursos propios y a pesar de algunas adversidades no esperadas ni deseadas, lo hemos conseguido para alcanzar una mayor solvencia del proyecto". El máximo accionista del Sporting deja abierta la puerta a posibles fichajes en el mercado invierno, donde el club tendrá capacidad para un jugador importante: "Ahora estamos ajustando piezas, esperando a la revisión de invierno por si hiciera falta alguna nueva y también pendientes de incorporar alguna de esas que están en nuestro proceso de desarrollo, el I+D del Sporting, que es la escuela de Mareo".

El dirigente del Sporting matiza que en su club están "preocupados únicamente de nosotros mismos, en cuanto a presupuesto, confianza y expectativas de seguidores, ventas generadas a través de patrocinios y afición, asistencia a estadios, no sólo a El Molinón, y sobre todo a establecer un alto nivel de exigencia una vez fijado el objetivo". Javier Fernández en sus alusiones apuntó que "quiero destacar esto, porque a veces se pone al mismo nivel de avería una bombilla fundida en el espejo de cortesía, que un motor que gripa. Creo que hay diferencias todavía".

La conclusión del presidente es que "queremos un coche que funcione, bien valorado y posicionado, utilizando la cercanía de sus ingenieros y de su casa matriz para mejorar", porque entiende que "un coche completo es el más valorado en su conjunto".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook