Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiables en los once metros

El Sporting iguala su mejor marca desde el punto de penalti desde el descenso, aunque mejorando los porcentajes de acierto

Uros Djurdjevic anota el penalti el domingo en El Molinón frente al Mirandés.

Uros Djurdjevic anota el penalti el domingo en El Molinón frente al Mirandés. Juan Plaza

El Sporting se está mostrando este año especialmente fiable desde el punto de penalti, consiguiendo así mejorar una de las facetas que más le han penalizado en las últimas temporadas, tras el descenso. Los rojiblancos suman cinco goles de pena máxima en lo que va de curso, con solo un fallo: el de Carmona, frente al Castellón, en la vigésima segunda jornada liguera. Djuka lleva cuatro goles desde el punto de penalti –frente al Leganés marcó su propio rechace– y Pedro completa la cuenta con el que marcó frente a la Ponferradina.

Así, el Sporting suma este año cinco goles de penalti –sumando el rechace anotado por Djuka frente a Cuéllar–: los cuatro del ariete montenegrino a Las Palmas, Mallorca, Mirandés (el pasado fin de semana) y Leganés, en una segunda intentona; y uno de Pedro frente a la Ponferradina. Así, los rojiblancos pueden presumir este año de un 83% de efectividad en las penas máximas, el mejor porcentaje desde su vuelta a la Segunda División.

El pasado año, el Sporting únicamente lanzó un penalti en Liga, y fue anotado por Carlos Carmona, frente al Racing de Santander, en un encuentro en el que los rojiblancos vencieron por 0-2.

Hasta ocho penas máximas lanzaron los gijoneses en la campaña 2018-19, con un porcentaje de acierto de un 62,5%. Carmona anotó cuatro de los cinco penaltis que lanzó (frente a Oviedo, Málaga, Reus y Extremadura) errando su lanzamiento contra Las Palmas. Djuka cerró aquella temporada con un 50% de acierto: marcó frente al Málaga y falló frente al Oviedo. Por su parte, el delantero inglés Nick Blackman erró la única pena máxima de la que dispuso, frente al Elche.

La primera temporada tras el descenso, la 2017-18, fue la que más lanzadores probaron suerte, aunque con escasa fortuna: el Sporting cerró el año con un pobre 37,5% de sus penaltis anotados. Carmona acertó en dos de sus tres lanzamientos: contra el Valladolid, en el play-off de ascenso, y el Lugo. Sin embargo, falló frente al Lorca. Michael Santos firmó un 50% de efectividad desde los once metros, marcando al Nástic y fallando frente al Zaragoza. Ellos dos fueron los únicos que supieron anotar las penas máximas. Tanto Jony, frente al Lorca, como Scepovic y Carlos Castro, frente al Sevilla Atlético, fallaron su único intento desde los once metros. Este año el Sporting parece haber encontrado por fin una fiabilidad en las penas máximas que hasta ahora se les escapaba.

Compartir el artículo

stats