Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alejandro Irarragorri se reúne con Gerardo García en Madrid

El dirigente del Grupo Orlegi analiza con el gijonés las líneas del proyecto deportivo del Sporting

Por la izquierda, Gerardo García, Martin Hollaender, Alejandro Irarragorri y Alfonso Villalva, ayer en Madrid. @Topinfo62693015

Alejandro Irarragorri y Gerardo García se reunieron ayer en Madrid. El presidente del consejo de administración del Grupo Orlegi analizó con el gijonés los planes que se preparan para el Sporting, en los que Gerardo asumirá la máxima responsabilidad del área deportiva. El encuentro se produjo paralelamente al cierre de las negociaciones para la compra del conjunto rojiblanco, que ascenderá a algo más de 40 millones de euros, con la firma del acuerdo prevista para la próxima semana.

La fecha en la que se lleva trabajando desde hace días para el trasvase de poderes en materia deportiva es el próximo domingo, día 26, tal y como viene informando LA NUEVA ESPAÑA. A partir de ahí, el pacto entre Javier Fernández y el Grupo Orlegi es que la nueva propiedad pueda ir dando pasos en materia deportiva desde dentro. Para ello, el gijonés Gerardo García es el que tendrá voz sobre quien venía asumiendo esa responsabilidad, el director deportivo Javi Rico. Lo que está por decidir es cómo se estructurará un área en la que el término “director deportivo” no será, probablemente, el que acompañe a Gerardo García. Su figura, apuntan diferentes fuentes, será más próxima a la de un director ejecutivo del área deportiva. Está por definir el rol de Javi Rico y de Fran Rico, director deportivo y secretario técnico, respectivamente.

El nombre del grupo mexicano que puede convertirse en los próximos días en nuevo dueño del Sporting tiene una singular pronunciación. Fundado en México y a un paso de vivir su primera experiencia en España, lo habitual sería, a la hora de verbalizarlo, llevarlo al castellano. Esto daría toda la fuerza a la última sílaba (pronunciando ji), pero lo correcto y lo que realiza todo aquel que lo conoce es pronunciarlo como si llevara una “u” intercalada (gui). La razón es que se trata de una palabra sacada del euskera por la fuerte vinculación familiar de Alejandro Irarragorri, presidente del consejo de administración, con el País Vasco.

Decir orlegi en vasco es decir verde. En los años en los que el grupo mexicano hizo fama con su firma incluso hubo quien acuñó su éxito como “la realidad verde”. Los inicios, además, acompañaron para ello. Su entrada en el Santos Laguna, club de la máxima categoría del fútbol azteca, hizo que el verde cobrara más protagonismo, ya que es uno de los colores de la camiseta. El título de Liga conseguido de la mano de Irarragorri hizo disparar la euforia en torno a esa “realidad verde” que suponía el giro deportivo que había supuesto la aparición del Grupo Orlegi.

Los orígenes de Irarragorri están en el norte de España, pero no precisamente en Asturias. Es descendiente de emigrantes nacidos en el País Vasco, un vínculo que desde el otro lado del océano se ha querido mantener. El presidente del consejo de administración del Grupo Orlegi es hijo de un emigrante casado en Cuba con una hondureña. El inicio de la revolución castristra les llevó a hacer las maletas, siendo México el destino final en el que terminó afincada la familia. La distancia no ha hecho olvidar a Alejando Irarragorri donde están sus raíces. La muestra de la denominación de su grupo es un guiño a esa historia de superación personal a la que, dicen quienes le conocen, está muy identificado. El posible regreso a España de los Irarragorri tiene al Sporting como su protagonista.

El Grupo Covadonga y el Sporting presentaron ayer un acuerdo de colaboración para “unificar sinergias” en el futuro entre las que son las dos entidades deportivas más importantes de la ciudad. Entre los primeros beneficios, la oportunidad de que los niños del Campus de Mareo tengan acceso a las piscinas de la entidad grupista dentro de una actividad puntual que se pretende desarrollar durante este verano. Sobre estas líneas, Antonio Corripio y Javier Martínez, tras sellar el acuerdo.

Alejandro Irarragorri y Gerardo García se reunieron ayer en Madrid. El presidente del consejo de administración del Grupo Orlegi analizó con el gijonés los planes que se preparan para el Sporting, en los que Gerardo asumirá la máxima responsabilidad del área deportiva. El encuentro se produjo paralelamente al cierre de las negociaciones para la compra del conjunto rojiblanco, que ascenderá a algo más de 40 millones de euros, con la firma del acuerdo prevista para la próxima semana.

La fecha en la que se lleva trabajando desde hace días para el trasvase de poderes en materia deportiva es el próximo domingo, día 26, tal y como viene informando LA NUEVA ESPAÑA. A partir de ahí, el pacto entre Javier Fernández y el Grupo Orlegi es que la nueva propiedad pueda ir dando pasos en materia deportiva desde dentro. Para ello, el gijonés Gerardo García es el que tendrá voz sobre quien venía asumiendo esa responsabilidad, el director deportivo Javi Rico. Lo que está por decidir es cómo se estructurará un área en la que el término “director deportivo” no será, probablemente, el que acompañe a Gerardo García. Su figura, apuntan diferentes fuentes, será más próxima a la de un director ejecutivo del área deportiva. Está por definir el rol de Javi Rico y de Fran Rico, director deportivo y secretario técnico, respectivamente.

El nombre del grupo mexicano que puede convertirse en los próximos días en nuevo dueño del Sporting tiene una singular pronunciación. Fundado en México y a un paso de vivir su primera experiencia en España, lo habitual sería, a la hora de verbalizarlo, llevarlo al castellano. Esto daría toda la fuerza a la última sílaba (pronunciando ji), pero lo correcto y lo que realiza todo aquel que lo conoce es pronunciarlo como si llevara una “u” intercalada (gui). La razón es que se trata de una palabra sacada del euskera por la fuerte vinculación familiar de Alejandro Irarragorri, presidente del consejo de administración, con el País Vasco.

Decir orlegi en vasco es decir verde. En los años en los que el grupo mexicano hizo fama con su firma incluso hubo quien acuñó su éxito como “la realidad verde”. Los inicios, además, acompañaron para ello. Su entrada en el Santos Laguna, club de la máxima categoría del fútbol azteca, hizo que el verde cobrara más protagonismo, ya que es uno de los colores de la camiseta. El título de Liga conseguido de la mano de Irarragorri hizo disparar la euforia en torno a esa “realidad verde” que suponía el giro deportivo que había supuesto la aparición del Grupo Orlegi.

Los orígenes de Irarragorri están en el norte de España, pero no precisamente en Asturias. Es descendiente de emigrantes nacidos en el País Vasco, un vínculo que desde el otro lado del océano se ha querido mantener. El presidente del consejo de administración del Grupo Orlegi es hijo de un emigrante casado en Cuba con una hondureña. El inicio de la revolución castristra les llevó a hacer las maletas, siendo México el destino final en el que terminó afincada la familia. La distancia no ha hecho olvidar a Alejando Irarragorri donde están sus raíces. La muestra de la denominación de su grupo es un guiño a esa historia de superación personal a la que, dicen quienes le conocen, está muy identificado. El posible regreso a España de los Irarragorri tiene al Sporting como su protagonista.

Acuerdo entre el Sporting y el Grupo Covadonga a la espera de cerrar la venta

El Grupo Covadonga y el Sporting presentaron ayer un acuerdo de colaboración para “unificar sinergias” en el futuro entre las que son las dos entidades deportivas más importantes de la ciudad. Entre los primeros beneficios, la oportunidad de que los niños del Campus de Mareo tengan acceso a las piscinas de la entidad grupista dentro de una actividad puntual que se pretende desarrollar durante este verano. Sobre estas líneas, Antonio Corripio y Javier Martínez, tras sellar el acuerdo.

Compartir el artículo

stats