Si alguien tiene que remontarse a los inicios de la carrera de Pablo Alborán tendría que acudir a buscar sus vídeos en ‘My Space’. En esta red social fue donde el cantautor malagueño comenzó a publicar sus canciones, en compañía en ocasiones de su guitarra. Sin embargo, su carrera comenzó a desarrollarla desde los 12 años, donde ya escribió alguna canción -que posteriormente incluyó en su primer disco-. En su ciudad natal actuaba junto a un grupo flamenco, pero no sería hasta el salto a Youtube cuando de verdad se daría a conocer gracias a canciones como ‘Solamente Tú’.

Entonces llegó su éxito y se lanzó a publicar su primer álbum, ‘Pablo Alborán’, al que siguieron ‘Tanto’, ‘Terral’, ‘Prometo’, ‘Vértigo’ y, desde hace unos días, ‘La Cuarta Hoja’. El artista a lo largo de su trayectoria ha conseguido varios hitos, tales como proclamarse como el cantante más vendedor durante siete años, sus tres nominaciones a los Grammy, las 20 a los Latin Grammy, o un premio Goya.

Previo a este último lanzamiento, Alborán adelantó algunos de los sencillos, tales como su canción ‘Amigos’, junto a María Becerra, que ya acumula 10 millones de reproducciones en Spotify y 11 millones de visualizaciones en el videoclip oficial de Youtube. Ahora, el artista se encuentra concediendo varias entrevistas a los medios de comunicación. Uno de estos últimos encuentros lo tuvo con Aimar Bretos en su programa de Cadena Ser, Hora 25. Allí, el artista, además de hablar y explicar detalles sobre ‘La Cuarta Hoja’, habló de otra serie de asuntos, como algunos de sus secretos detrás del escenario, la pandemia, etc.

El periodista se dirigió a Pablo Alborán para preguntarle por alguno de sus mejores recuerdos, tras haber afirmado ambos que “los buenos recuerdos son la mejor medicina”. Ante la pregunta de Bretos sobre alguno de esos recuerdos al que el artista acude “cuando las cosas se ponen feas”, el malagueño contestó: “Joder, cabrón, no me quiero emocionar. A mí mi abuelo me pone en un lugar especial antes de cantar, dar una entrevista, cuando estoy nervioso…”. Alborán confesó que “cuando tiene un día malo, llama a su familia”. “Les digo, si tengo una entrevista a las diez en punto, que piensen en mí a esa ahora, pero lo hacemos todos juntos, no solo yo. Más que recuerdos, son pensamientos positivos”, reveló Alborán.