Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un camino entre pucheros

Nada reconforta más que un buen pote asturiano en el puerto de Leitariegos

Los platos de cuchara y las buenas carnes de la zona invitan a disfrutar de la cocina tradicional y creativa en el restaurante Leitariegos, en Cangas del Narcea

Héctor Cosmen, sentado a la mesa en su comedor del restaurante Leitariegos, en el puerto. Ana Paz Paredes

Hace apenas una semana que el hermoso puerto de Leitariegos, en Cangas del Narcea, todavía lucía el verde de sus pastos. Con el frío de estos días se ha hecho presente la nieve, otro atractivo más para quienes la disfrutan cuando el tiempo amaina. A esto hay que añadir, además, la cocina sabia, rica y reposada que sale de los fogones del restaurante Leitariegos y que regentan los hermanos Héctor y Pepe Cosmen, dos jóvenes emprendedores que apostaron por sus raíces y que, hace pocos días, han reabierto su restaurante en medio de un paisaje espectacular y a un paso, como quien dice, de la estación de esquí, visible desde las ventanas de su comedor acristalado y lleno de luz.

Pote asturiano con el que ganaron el segundo premio, en 2020, en el III Campeonato de España de Pote Asturiano, celebrado en Cangas del Narcea. Ana Paz Paredes

Ante los fogones está Héctor, quien no pudo tener mejor maestro que a su tío Antonio Cosmen, propietario del restaurante madrileño La Cruz Blanca, en Vallecas, y cuyo cocido se ha hecho merecedor del título de ser el mejor de España. La reapertura del restaurante Leitariegos no pudo ser mejor al contar con la celebración de la semana del Cocido Madrileño que, con presencia del propio Antonio, aún se celebra hasta este domingo 28. Y es que, si no se puede ir a Madrid, ¿por qué no disfrutar en Asturias y en este caso en un entorno paisajístico como es el puerto de Leitariegos, de tan afamado y atrayente cocido madrileño?. Pues hasta el domingo inclusive hay tiempo.

Héctor Cosmen, en la presentacón de las primeras jornadas del Cocido Madrileño que se sirven en su restaurante hasta el próximo domingo 28 inclusive. Ana Paz Paredes

De buena y merecida fama es también el pote asturiano que elabora Héctor Cosmen, un pote también de premio y que tiene que batallar, en la elección de los comensales, con otras elaboraciones tan tentadoras como la fabada, los callos o las verdinas con bacalao y gambas . Antes, y en los entrantes, apetecen por ejemplo las croquetas de la bisabuela, unas delicias de bacalao, una tabla de embutidos Leitariegos, oreja a la plancha, queso castrón con manzana o unos choricinos a la sidra.

Uno de sus platos estrella, el lomo Leitariegos, hecho a la brasa. Ana Paz Paredes

Las carnes son todas de ganadería de la zona y de asturiana de los valles teniendo especial protagonismo el lomo Leitariegos y la caldereta del pastor. No queda atrás el entrecot ni el codillo de gocho asado. De la mar, el que triunfa es el pulpo a la brasa, que también lo pueden preparar a la gallega si así lo demanda el cliente, o una lubina salvaje a la espalda.

Interior del acristalado comedor, "tomado por el inmenso paisaje del puerto", tras los cristales.

Entre los postres, citar el requesón, la mousse de limón o tartas como la de la abuela o la de queso. Y todo servido, además de con querencia y amor, en un paisaje que llena el comedor, se mire desde donde se mire, a través de sus cristaleras.

Otro de los platos estrellas son sus verdinas con bacalao y gambas. Ana Paz Paredes

Héctor Cosmen, además de cocinero, es guía de montaña, monitor de esquí y también tiene experiencia en rutas a caballo o en bicicleta, todo ello derivado, como su hermano Pepe, de haber elegido ambos emprender en el pueblo donde están sus raíces familiares, en el puerto de Leitariegos, una opción valiente de unos hermanos que conocen el terreno que pisan con tanto rigor como el amor que sienten por este lugar al que, sin duda, pertenecen.

Un detalle junto a una de las mesas, donde en cuyo exterior manda el paisaje. Ana Paz Paredes

Así explica Héctor que, además del restaurante, cuentan poner en marcha en el futuro actividades complementarias de turismo activo y " hacer rutas a caballo o de otro tipo por el entorno del puerto; esa fue nuestra idea inicial pero con el tema de la pandemia, quedó un poco detenido. Lo que es seguro es que pensamos abordarlo en el futuro", explica este joven y experto cocinero quien recuerda, además, lo mucho que pueden disfrutar del puerto de Leitariegos los amantes del senderismo, la Naturaleza y el esquí, los doce meses del año y, cada cual, en su temporada.

Tabla de embutidos de la zona.

"Desde el comedor del restaurante se ve la estación de esquí; la peña del Miro Negro, divisoria entre Asturias y Leòn y nuestro emblemático pico Cueto de Arbas, un 2.000 al que, desde el puerto, llegas en poco menos de una hora pues hay que recordar que nosotros estamos a 1.525 metros de altitud", recuerda.

Héctor Cosmen, en una imagen tomada hace unos días, antes de que empezar a nevar, con el Cueto de Arbas a su espalda. Ana Paz Paredes

Cierran los miércoles por descanso. Siempre es conveniente llamar y reservar pero, en fin de semana sobre todo resulta necesario hacerlo en el 985056201. Hacen comidas y cenas por encargo para un mínimo de 20 personas.

Compartir el artículo

stats