Hacer que los niños coman pescado es una tarea difícil. Y sino que se lo digan a los padres que cada día batallan por una alimentación sana y saludable en un mundo en el que los niños parece que solo quieren chocolates y golosinas. Mercadona ha apostado en los últimos meses sobre todo por su sección del “listo para comer”. No en vano desde este supermercado saben que las familias tienen poco tiempo para cocinar y valoran que les presten una ayuda.

Por eso la llegada a esta sección de filetes de merluza rebozados ha sido todo un descubrimiento para muchos. Los padres aseguran que son un buen plato que en muchos casos enmascaran para sus hijos con un poco de kétchup o de mayonesa para quitarles un poco del sabor del pescado.

La merluza es, además, uno de los pescados que mejor se comen los niños porque tiene un sabor muy característico que les suele gustar así que es un gran descubrimiento para quienes no tienen demasiado tiempo para hacer una cena sana, saludable y que guste a todos los miembros de la familia.

Esta sección de platos preparados está siendo muy valorada por los clientes que saben que van a encontrar platos que van a poder poner en su mesa sin demasiado esfuerzo. Esta área se establece además como captador de clientes para que los que acuden en busca de algo específico luego ya se queden en el comercio y compren el resto de productos que necesitan para su día a día.

Mercadona fue noticia también esta semana por la subida de sueldo de 6,5 por ciento que ha ejecutado en todos sus empleados. No es más que igualar los salarios a la subida del Índice de Precios al Consumo pero eso es algo que se ha convertido en poco habitual en épocas de inflación tan importante como la que vivimos y que no se veía desde los años 90. Y esto ha vuelto otra vez a llevar el debate acerca de los salarios que Mercadona paga a sus trabajadores. No en vano la empresa valenciana es una de las más valoradas. En eso basa parte de su éxito y de su expansión por España, en lo bien que hablan los trabajadores y lo cómodos que parecen sentirse en su puesto.