Si hasta hace poco se hablaba de octubre, las bajas temperaturas de las últimas semanas dictan claramente que sólo hay que llevar jerséis. Sí, definitivamente el frío se ha apoderado de nosotros y hay que cubrirse bien para evitar gripes y enfermedades de diversa índole.

No olvidemos, pues, cuidar nuestras manos para evitar que se agrieten, así como, de forma más general, el rostro, potencialmente afectado por la sequedad y las rojeces.

Presta atención también a mantener el cabello correctamente nutrido e hidratado, sobre todo si es rizado, porque el frío y el mal tiempo tienen un gran impacto en este frente. En otras palabras, debes protegerte tanto física como estéticamente. Pero volviendo a hablar de la ropa, y en concreto de los jerséis, vamos a ver qué hacer ante un problema muy común que se repite cada año.

Cálidos y súper suaves, los jerséis son la prenda principal del invierno, pero cada vez que tenemos que lavarlos, empieza la paranoia. Sin embargo, basta con conocer unos sencillos remedios de la abuela para saber cómo recuperar los jerseys de lana que han encogido o se han afieltrado debido a un lavado incorrecto.

Errores y remedios

Un detergente con un valor de pH demasiado agresivo hará que las fibras se encojan, algo así como lo que ocurriría si por casualidad decidiéramos meter la prenda en la secadora.

Además, lee siempre las etiquetas porque algunos modelos sólo deben lavarse a mano y, en cualquier caso, la temperatura del agua no debe superar los 30º.

Sin olvidar que, una vez finalizado el lavado, los jerséis no deben escurrirse, sino simplemente pasar una toalla para eliminar el exceso de agua. Sin embargo, para evitar el problema del fieltro, basta con añadir el zumo de medio limón al detergente y al suavizante, tanto en la lavadora como a mano. Pero si, a pesar de todo, el jersey se estropea, basta con ponerlo en remojo con 3-4 cucharaditas de acondicionador en agua fría durante la noche.

También puede ser útil dejarla en una solución de agua tibia y leche, especialmente si la prenda en cuestión es muy delicada.

Cómo recuperar los jerséis de lana encogidos o afieltrados y un consejo para lucirlos con estilo

Una vez que entendemos cómo remediar cualquier error, veamos un consejo para lucir nuestros jerséis en su mejor momento, dándole al look un aire instantáneamente más elegante. De hecho, la moda de esta temporada propone adornar el jersey con un collar, siempre que se respeten ciertas combinaciones estudiadas. Por ejemplo, el modelo con cuello en V va perfectamente con colgantes, posiblemente con detalles como corazones, monedas o letras.

En cambio, en el caso de los jerséis de cuello alto, lo ideal sería un collar de cadena dorada o plateada, metales que hacen resaltar hasta el punto neutro más clásico. Si elegimos un collar más bien grueso, por cierto, evitamos ser redundantes llevando otras joyas muy evidentes.

En cuanto al cárdigan, en cambio, hay pocas dudas: su elegancia se adapta bien al refinamiento de un collar de perlas. Por supuesto, con una combinación así, el riesgo es el de parecer un poco agé, pero basta con jugar a los contrastes, quizás llevando pantalones de cuero.

Por último, si adornamos el jersey de jacquard oversize con un sencillo collar de color, el vestido de punto gana puntos gracias a las modernas gargantillas.