Es posible perder peso sin ir al gimnasio todos los días. De hecho, la fórmula infalible para adelgazar consiste en mejorar la alimentación y moverse más. Y para lograr el propósito sólo es necesario algo tan económico y sencillo como caminar, que a parte de ser un hábito saludablecontribuye a que nos sintamos bien.

La Organización Mundial de la Salud afirma que para estar saludable tienes que moverte 10.000 pasos al día. Sólo con ese movimiento (serán unos 8 kilómetros más o menos cada 24 horas) ya puedes prevenir enfermedades como la obesidad. Pero si haces un esfuerzo un poco mayor, sólo de 5.000 pasos más, puedes incluso perder peso o adelgazar. De media, una persona camina alrededor de unos 2.000 pasos en un kilómetro y medio y quema unas 100 calorías. Para perder un kilo por semana, necesitaríamos quemar unas 1.000 calorías al día, lo que equivaldría a andar 7,5 kilómetros aproximadamente.

Hablar de pasos se queda en un nivel algo abstracto; si queremos traducirlo en cuánto tiempo debemos invertir para adelgazar caminando los siguientes parámetros nos ayudarán: entre 22 y 30 minutos al día durante cinco días a la semana, para un nivel básico será suficiente para empezar con esta rutina.

Los beneficios de caminar rápido para el organismo

Caminar rápido mejora la respuesta muscular, aumenta el consumo de calorías y facilita el control del peso, activa la circulación cardiaca y genera, disminuye los niveles de colesterol y de glucosa, contribuye al control de la presión arterial y mejora las funciones respiratoria, intestinal y sexual.

Así lo ha asegurado el especialista en Cardiología y Rehabilitación Cardiaca de Policlínica Guipúzcoa, Eduardo Alegría, quien ha recordado que "no es lo mismo" caminar normal que caminar rápido y que la velocidad a la que se realice es importante para valorar los beneficios que aporta esta práctica a la salud.

De hecho, diversos estudios, entre ellos una investigación realizada por la Universidad de Sydney (Australia), publicada en el 'British Journal of Sports Medicine', ha demostrado que aumentar la velocidad a la que se caminó podría alargar la esperanza de vida.

Andar para perder peso: así puedes conseguirlo

Medir los pasos que haces en tu día a día es sencillo. Sólo tienes que hacerte con una pulsera inteligente o con una aplicación para el móvil (el iPhone por ejemplo tiene la aplicación Salud ya de serie). Gracias a estos dispositivos lograrás los mejores resultados.

Lograr los 15.000 pasos al día es sencillo si te organizas. Lo importante también es que lo hagas a lo largo del día. Divide tu jornada laboral. Busca excusas para ir a buscar un documento o para ir al baño y así lograrás sumar más pasos. Cuando acabes la jornada, antes de tirarte en el sofá da un paseo. Si lo necesitas busca excusas: vete a un supermercado más lejano que el que tienes debajo de casa, o a una farmacia y aprovechas para comprar compuestos de plantas medicinales que te ayudan a adelgazar; o sube a casa por las escaleras dejando de lado el ascensor.