21 de abril de 2017
21.04.2017

Los trabajadores de Mieres Tubos pactan el pago de las nóminas en dos plazos

La empresa adeudaba a la plantilla los salarios de diciembre, Navidad, enero y febrero, hasta 6.000 euros por empleado en algunos casos

21.04.2017 | 18:43

La plantilla de Mieres Tubos consiguió esta mañana una primera victoria en los tribunales por el impago de las nóminas adeudadas. Tras la celebración de una vista en los juzgados, la empresa se comprometió a abonarles los salarios de diciembre, Navidad, enero y febrero, que en algunos casos alcanzaban los 6.000 euros por empleado, en dos plazos. Mientras se desarrollaban los juicios, el resto de los trabajadores se concentró a las puertas de los juzgados para exigir una solución que ponga fin a su incertidumbre laboral, ya que llevan sin actividad desde hace tres años y, de momento, sin visos de que la situación mejore.

Las vistas estaban programadas para las doce y media de la mañana, pero los trabajadores llegaron un poco antes. Habían solicitado permiso a la delegación del Gobierno central en Asturias para concentrarse ante los juzgados durante una hora y así lo hicieron con el respaldo de los sindicatos CC OO, UGT y USO. De forma pacífica, como suelen plantear las protestas estos trabajadores, portaron una pancarta en la que se podía leer: "Mieres Tubos, solución ya". Y esperaron pacientes a que terminara el juicio.

Los trabajadores de Mieres Tubos, concentrados a las puertas de los juzgados. | FERNANDO GEIJO

Un poco antes de las dos de la tarde salieron los compañeros del comité de empresa. José Ángel Álvarez, en representación de la plantilla, confirmó que habían alcanzado un acuerdo para el pago de las nóminas adeudadas en dos plazos. También señaló que había otro juicio pendiente por los complementos que se aplazaría al mes de mayo. "Al menos hemos conseguido que se comprometan a pagarnos las nóminas, pero es que parece que no se dan cuenta de que tenemos compañeros que lo están pasando mal y necesitan trabajar", destacó Álvarez. Los trabajadores, ante la falta de actividad, están desempeñando labores de mantenimiento y vigilancia en la factoría de la antigua Perfrisa. "La planta está lista para empezar a trabajar en cualquier momento, y estamos demostrando que somos los que tenemos más interés en que se retome la actividad, porque estamos realizando labores que no nos corresponden", apuntó el representante del comité de empresa.

La falta de actividad se traduce también en un Expediente de Regulación de Empleo Temporal (ERTE) para toda la plantilla, medio centenar de trabajadores, que finalizó el pasado 31 de marzo. Una vez terminado, los trabajadores negociaron un nuevo ERTE que estará vigente hasta el 30 de septiembre. Mientras tanto, la plantilla se encuentra a la espera de que sus propietarios, la familia Uribarren, encuentre una solución para que la factoría siga abierta y con producción. De momento, los últimos intentos han sido infructuosos. Primero fue el empresario moscón Juan Antonio Fernández Coalla, quien tras estar a punto de hacerse con la factoría, finalmente desistió tras realizar una auditoría que revelaba una deuda que los propietarios habían ocultado durante las negociaciones. A finales del año pasado fue el grupo granadino IPL Corporación el que mostró su disposición a adquirir parte del accionariado de la empresa. Sin embargo, la operación volvió a truncarse.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve

 
Enlaces recomendados: Premios Cine