Al son de la oficialidá

La música y un gran ambiente festivo y familiar culminaron una tarde-noche entusiasta en el concierto celebrado en Oviedo en defensa de la llingua

24.04.2016 | 05:01
Nacho Vegas, al inicio de su concierto, en la plaza de la Catedral de Oviedo.

Cuando salió Nacho Vegas al escenario de la carpa instalada en la plaza de la Catedral de Oviedo el ambiente era rotundo. La carpa estaba a rebosar y Vegas aparecía al lado del presentador reclamando los derechos de la llingua. Como decía el presentador, han sido muchos años de conciertos y es hora de que alguien escuche de una vez por todas. Lo hacía señalando el edificio de la Junta.

Eso ocurría a las diez y media de la noche (largas), que fue cuando Nacho Vegas arrancó su sesión a golpe de guitarra y voz.

Pero la fiesta del Conciertu pola Oficialidá, un macroconcierto bien organizado y manejando los tiempos, había comenzado por la tarde, a plena luz del día, con "Pop Piquiñín", que ya creó un ambiente absolutamente familiar de padres, niños correteando y los carros de los más pequeños. Una suerte de sesión maratoniana en familia en la que se combinaban muchas generaciones según a qué hora. Los grupos hacían sonar su repertorio desde el escenario (buenos grupos) y la cosa se iba animando en cada momento. Era como una reunión sociocultural que, junto a la banda sonora, expresaba un sentimiento entre banderas, carteles y otros elementos que daban luz a la razón de ser de la sesión: dar un paso más en pos de la oficialidá de la llingua. Como alguien decía: "Se creó un concierto muy a la europea" donde todo cabía: niños, jóvenes, padres, mayores, y donde las músicas salpicaban las distintas fases para que cada cual lo disfrutara a su manera.

Abrió "Pop Piquiñín", le siguió "Tuenda" y a ellos el folk fusión de "Vrienden". Un cartel amplio que daba la posibilidad de ajustar el oído a distintos modos musicales: fueran más folkis, instrumentales o alternativos. Al cierre de esta edición, Nacho Vegas había arrancado su concierto en un momento superpoblado de la carpa, pero la noche era larga y le quedaba un amplio recorrido hasta la conclusión. Y, de no haber imprevistos de última hora imposibles de captar aquí, el fiestón concertino proseguía con el gas que siempre dan a sus actuaciones "Dixebra" y "Skontra". Pero hasta donde se pudo catar, además de escuchar música, se vivió una gran fiesta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine