17 de octubre de 2016
17.10.2016

Localizado un hidalgo que atacó un molino de viento en El Toboso en 1594

17.10.2016 | 03:44
Javier Escudero.

Un hidalgo caballero venido a menos atacó un molino de viento de El Toboso (Toledo) entre 1594 y 1595, a media mañana y con testigos, fue juzgado y encarcelado por la Inquisición, porque también cortó con su espada una cruz de madera, pero finalmente se libró pagando 3.000 maravedíes de costas.

Esta historia real la ha localizado en el Archivo Diocesano de Cuenca el investigador Javier Escudero, que lleva más de dos años buceando en documentos el rastro de personajes plasmados por Cervantes en el Quijote y ha hallado que una treintena de ellos, al menos, fueron reales y vivieron en un reducido entorno geográfico a finales del siglo XVI. Agustín Ortiz formaba parte de una importante familia de La Puebla de Almoradiel. Sin embargo, Agustín era "la oveja negra" de la familia y había tenido que desempeñar varios oficios, barbero entre ellos, cuando tuvo un incidente en el molino de viento de Pedro de Morales "el viejo", situado en el camino de Santa Ana de El Toboso. Entre las diez y las doce de la mañana, Agustín fue a moler grano al molino llevando, envainada, su espada nueva, pero se topó con Pablo López y Pedro de Morales, con quienes inició una conversación que no acabó bien. En un acto "de aviso o amenaza, de orgullo de un hidalgo frustrado", indica Escudero, Ortiz cogió su espada, se acercó a una cruz de madera que había junto al molino, del tamaño de un hombre, la cortó por su base, la arrimó a la pared del molino y empezó a dar espadazos hasta que la hizo astillas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine