30 de octubre de 2016
30.10.2016

Amy

Hoy se cumplen diez años de la publicación del álbum "Back to Black", con el que la fallecida Winehouse marcó un hito en la música pop

30.10.2016 | 02:56

El álbum "Back to Black", segundo y último de la fallecida Amy Winehouse, cumple hoy diez años, en los que ha contribuido a resucitar y popularizar el soul y el sonido motown de los años 50 y 60. Este disco de la malograda cantante británica marcó un antes y un después para una nueva generación de vocalistas de pop, desde Adele hasta Lana del Rey o la superestrella Lady Gaga, quienes han revestido en ocasiones su rhythm and blues (R&B) con un toque "vintage" desde entonces.

El 23 de julio de 2011 fue encontrado sin vida el cuerpo de Winehouse en su domicilio londinense de Camden Town, una noticia que causó una gran conmoción en el mundo musical, que lloró la pérdida de una artista que apenas tenía 27 años de edad.

No obstante, había dejado en herencia uno de los trabajos más influyentes de la última década, con temas como "You know I'm no good", "Back to Black" o "Rehab", el primer sencillo de este ya legendario álbum.

Prácticamente desconocida para el gran público hasta entonces, "Back to Black" elevó a esta diva del soul al estrellato mundial, pero la fama también contribuyó a su descenso a los infiernos, con episodios, a veces públicos, de abuso de alcohol y drogas y relaciones sentimentales tormentosas.

La autopsia realizada a la solista reveló que su menudo cuerpo contenía 416 miligramos de alcohol por decilitro de sangre, así como otras sustancias a las que rendía tributo en canciones como "Addicted", incluida en "Back to Black".

Varias publicaciones especializadas lo destacaron como uno de los mejores álbumes de 2006 y 2007, entre ellas "Rolling Stone", que lo situó en el número veinte de la lista de los cien mejores discos de la primera década del siglo XXI.

Sólo en el Reino Unido, Winehouse vendió 3,58 millones de copias de "Back to Black", lo que lo convierte en el segundo disco más vendido de este siglo, mientras que en 2013 había superado la cifra de 12 millones en todo el mundo.

Al éxito comercial le acompañó también el de la crítica, pues la industria de la música lo encumbró con numerosos y merecidos premios.

Amy Winehouse se alzó con el galardón a la mejor solista británica en los "Brit Awards" de 2007 y "Back to Black" fue finalista ese mismo año del prestigioso premio "Mercury", al que ya había optado con su primer trabajo, "Frank" (2004). En la gala de 2008 se convirtió en la primera cantante británica que lograba cinco premios "Grammy".

La gran triunfadora de la 50.ª edición de los "Grammy" se llevó, entre otros, el premio a la grabación del año, canción del año, con "Rehab", artista revelación y álbum de pop vocal.

A pesar de que no digirió bien la fama y el reconocimiento que tuvo a nivel mundial, Winehouse quería hacer llegar su música al gran público, como ella misma reconoció al explicar su evolución desde el jazz al más popular soul.

"Estas canciones son más accesibles que los temas de 'Frank', ya que el jazz es bastante elitista. La gente no lo pilla. He estado escuchando a bandas y grupos femeninos de los años sesenta y ha quedado reflejado al escribir 'Back to Black'", declaró en el año 2006.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine