18 de mayo de 2018
18.05.2018

La "operación bikini" de Vegadeo empieza por el Alcalde

Catorce vecinos acompañan al regidor en un novedoso plan de mejora de la calidad de vida César Álvarez "Mourelle": "Ya notaba algunos problemas, como una tendinitis de rodilla, que desapareció sólo con bajar de peso"

18.05.2018 | 09:40
La "operación bikini" de Vegadeo empieza por el Alcalde

Una broma sobre las dimensiones que estaba alcanzando su barriga tras acceder al sillón de la Alcaldía dio la idea al regidor de Vegadeo, César Álvarez "Mourelle", para encabezar un programa de adelgazamiento único en la comarca occidental. "Ponte en forma con el Alcalde" arrancó a principios de abril con la participación de quince voluntarios -Alcalde incluido-, y los resultados no pueden ser más satisfactorios: "En el primer mes bajamos entre todos 59 kilos, una media de 4,2 kilos por persona". Los kilos pesan menos, pero los participantes destacan, sobre todo, la mejora de su calidad de vida y el bienestar que la iniciativa está proporcionándoles.

El Consistorio veigueño logró implicar en esta aventura al nutricionista gallego Noel López Pinín y al preparador físico (licenciado en Ciencias de la Actividad Física) veigueño Pablo López, quienes supervisan semanalmente los avances de los participantes. La meta es lograr una mejora de la salud "mediante una alimentación consciente y un ejercicio y actividad física saludables y coherentes con las posibilidades de los usuarios". El plan, de tres meses, es completamente gratuito para los vecinos y el Consistorio no descarta promover una segunda edición.

Para el regidor, la mejoría va más allá de la bajada de peso -ya ha perdido más de siete kilos, casi cinco dentro del programa- y lo que más destaca es la vitalidad recuperada: "La actitud con la que me enfrento a cada día es mejor y soy muy consciente porque no la tenía antes". Y es que Álvarez, profesor de Educación Física de profesión, abandonó la actividad física al ser elegido Alcalde. Cuando se presentó a los comicios como cabeza de lista del PSOE veigueño pesaba 113 kilos y, tras la investidura, llegó a registrar 122,8. Al comenzar con el programa ya había reducido su peso hasta 119,7, y ahora mismo ya va por 114,9 kilos. "Estoy muy satisfecho, ya notaba algunos problemas como una tendinitis en la rodilla derecha, que sólo con bajar de peso desapareció", precisa.

El nutricionista que supervisa su dieta considera que lo más llamativo en la evolución del regidor es la disminución de la barriga. "Ha reducido siete centímetros de diámetro con sólo cinco kilos que lleva perdidos, y eso es una locura. Además, hay gente que hace dieta y puede quedarle la cara chupada, pero él está logrando reducir la barriga", explica. No obstante, añade, a Mourelle -como le conocen en la zona- aún le queda tarea pendiente: "Debe bajar unos veinte kilos más".

López Pinín trata de inculcar a sus particulares pacientes veigueños la importancia de desterrar mitos, algo que achaca a la "errónea educación nutricional que tenemos los españoles". Para lograr que los integrantes del programa sean conscientes de los beneficios de una correcta alimentación, les pidió a todos una analítica antes de comenzar, y la repetirán finalizado el programa: "La idea es que vean cómo la alimentación influye y permite mejorar las analíticas".

Los voluntarios se sorprenden de la cantidad de comida que les permite ingerir el nutricionista. "Es otro de los errores: entender que una dieta es pasar hambre, cuando es todo lo contrario. Tanto comer mal, como comer bien pero en poca cantidad, no es sano", añade. Quizás por eso las numerosas dietas que probó Susana López, otra de las participantes, nunca dieron resultados. Confiesa que con quince años hizo su primer régimen, pero nunca se había sentido tan bien como en esta ocasión: "Estoy muy a gusto, y las comidas son fáciles de hacer. Como muchísimo mejor y a veces incluso no me da tiempo a comer todo lo que me pone".

Susana decidió sumarse a la iniciativa para poner fin al cansancio que sentía de manera habitual. La propuesta le pareció "muy interesante" y no lo dudó. En el mes y medio que lleva con estas pautas ya ha perdido 4,1 kilos. Aunque está lejos de Darío Rodil, que ya ha reducido su peso en casi 10 kilos. Otra de las características de este programa es que los perfiles de los participantes son diferentes: desde los que buscan perder peso por estética hasta los que lo necesitan por cuestiones de salud. En este último grupo se enmarca Rodil, al que una operación de riñones y varias hernias discales le obligaron a aparcar la actividad física. "Noto una mejora de la calidad de vida y hasta duermo mejor", precisa este veigueño de 40 años.

Cuenta el preparador físico veigueño Pablo López que esa mejoría atiende al "efecto terapéutico" del ejercicio físico. Y es que no se cansa de repetir que "el gran beneficio de la actividad física no es la estética, sino la salud". "Por mis años de experiencia, puedo decir que el ejercicio suele estar mal pautado porque se plantean rutinas iguales para personas diferentes, y eso no funciona. Yo siempre individualizo las rutinas en función de gustos, preferencias y los objetivos que tenga cada uno. El buen entrenador debe encontrar el estímulo adecuado", explica.

De ahí que empiece su trabajo con una entrevista personal y también con un acompañamiento al gimnasio ya que, precisa, es importante prestar atención a la técnica con la que se realizan los ejercicios. "Hay una línea muy delgada entre lo que te perjudica y lo que te beneficia", apunta. El profesional veigueño agrega que la mejor fórmula para adelgazar es combinar el ejercicio aeróbico con la fuerza: "Andar no llega, el ejercicio de fuerza es importante".

En su primera entrevista con el regidor veigueño, éste le trasladó su reto de volver a correr la tradicional Vuelta a Piantón, una carrera de 3,5 kilómetros entre Piantón y Vegadeo. Para ello, López le recomendó empezar caminando, e ir metiendo progresivamente intervalos de carrera, más ejercicios básicos de gimnasio. "Para empezar está bien dos días de trabajo aeróbico y dos de fuerza, e ir aumentando poco a poco", indica.

Tres meses no es tiempo suficiente para llegar a meta, pero sí para cambiar los hábitos y las rutinas. López insiste que lo importante es que cada uno sepa gestionar su actividad física y hacerla bien. Lo mismo, anota López Pinín, ocurre con la alimentación. "Cada persona es responsable de su cuerpo y, para tener una buena salud, hay que esforzarse", zanja el Alcalde Mourelle.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Magazine
Enlaces recomendados: Premios Cine