Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias pide “visión global” a Ribera, que se mantiene firme en su protección al lobo

La Ministra quiere aumentar el número de manadas y que amplíen su presencia un 20% para extenderse por el sur y el levante peninsular

El consejero Alejandro Calvo, durante la reunión.

El consejero Alejandro Calvo, durante la reunión.

La ministra Teresa Ribera no dio respuesta ayer a la solicitud de las cuatro comunidades autónomas del norte con más población de lobos de que no se prohíba su caza para un mejor control de la especie. Mientras tanto, Alejandro Calvo, consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial del Principado, se mantiene firme en su postura. Tras la reunión mantenida en la tarde de ayer con sus homólogos de Cantabria, Galicia y Castilla y León así como con la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Calvo explicó que las cuatro regiones del Noroeste han trasladado su voluntad de diálogo y han solicitado a la Ministra la suspensión del proceso de catalogación del lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre).

“Se ha precipitado una situación que no ha tenido esta visión global que debe tener la revisión de la estrategia”, afirmó Calvo. “De hecho, se incorpora ahora al grupo de trabajo al propio Ministerio de Agricultura y se van a incorporar las organizaciones de productores agrarios a ese debate. Esto es una evidencia de que el debate estaba muy poco maduro para proponer una catalogación”, añadió el consejero asturiano, que insistió en la necesidad de dar marcha atrás respecto a la decisión adoptada hace dos semanas: “Pido que nos retrotraigamos a ese punto, trabajemos con lealtad, defendamos en nuestro caso nuestras competencias si llega a ser necesario, pero hoy hemos dado un paso en la recuperación de ese diálogo, sin renunciar en ningún caso a defender hasta el final que no vamos a permitir la catalogación en el Lespre”, detalló Calvo.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez Quiñones, reconoció tras la reunión con Ribera que la ministra no se ha pronunciado sobre la suspensión demandada por las cuatro comunidades del Norte. Ribera, por su parte, pidió a los consejeros de Asturias, Castilla y León, Galicia y Cantabria “trabajar juntos en acciones de protección a los ganaderos y de coexistencia con el lobo ibérico”.

Los planes del Ministerio parecen ir por otros derroteros. En el año 2030, por cada cinco lobos que hay hoy en día en España debería haber seis. El Ministerio que encabeza Teresa Ribera plantea que, en un plazo de diez años, la población de lobo ibérico aumente en un 18 por ciento, pasando de 297 manadas a 350. Además, quiere que el área de distribución de la especie se expanda entre un 10 y un 20 por ciento sobre el territorio español, con presencia en zonas del sur y levante peninsular en las que hasta ahora no habitaba el cánido.

La "guerra" por el lobo a un paso de su protección

Según el polémico borrador para la Estrategia para la Conservación y Gestión del Lobo que el Ministerio elabora, con polémica en el Noroeste, la forma de compatibilizar el aumento de la población de lobos con la actividad ganadera pasa por implantar “sistemas de protección al ganado de forma generalizada” mediante “fondos públicos”.

Los consejeros de Medio Rural de las comunidades autónomas del Noroeste expresaron ayer por la mañana al ministro de Agricultura, Luis Planas, su preocupación por los planes de Ribera para la protección del lobo y le instaron a frenarlo. Los consejeros del ramo de las comunidades autónomas con más presencia del lobo (Castilla y León, Galicia, Cantabria y Asturias) aprovecharon la reunión telemática de la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural, celebrada entre el ministro y los gobiernos autonómicos, para poner este asunto sobre la mesa.

Han expresado sus reticencias sobre que se haya adelantado la decisión de modificar la catalogación de la especie a la elaboración de la nueva estrategia nacional y han considerado que la inclusión del lobo en este listado carece de fundamentos técnicos y científicos, además de vulnerar las competencias autonómicas en materia de caza. El Gobierno del Principado recalcó que, como ya adelantó LA NUEVA ESPAÑA, está dispuesto incluso a acudir a la vía judicial para defender sus planes de gestión del lobo. Calvo agradeció que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación se haya incorporado al debate para “trasladar la voz” de los ganaderos y de las organizaciones de productores y buscar una estrategia que permita la cohabitación entre el lobo y la ganadería extensiva.

El Gobierno nacional y las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA se reunirán este jueves para abordar la intención del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico de incluir al lobo ibérico en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre). En esa reunión estará el secretario de Estado de Medio Ambiente, el asturiano Hugo Morán.

Compartir el artículo

stats