Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“No podemos más”: sanitarios interinos de las UCI explotan al recibir trabas para sus vacaciones tras meses de lucha contra el covid

“No merecemos este trato, con lo que hemos dado y tendremos que dar: estamos a nada de abrir la UCI del Gimnasio”, aseguran varias enfermeras

La UCI 9, habilitada en el Gimnasio del HUCA.

La UCI 9, habilitada en el Gimnasio del HUCA.

En los últimos 15 meses ha tenido cinco días de vacaciones y ahora le ponen trabas para disfrutar de un descanso ganado a pulso, aunque ya no haya aplausos a las ocho de cada tarde. Lleva todo ese tiempo peleando contra el coronavirus en la UCI del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), como los aproximadamente 80 interinos destinados en Críticos del complejo ovetense. “Soportamos todo, doblar turnos, quedarnos sin vacaciones y descansos en los momentos más duros de esta pandemia. Somos conscientes de que vivimos una situación excepcional y que hay que arrimar el hombro. Aguantamos en este año y pico contratos que caducan cada semana y a veces cada día, aguantamos que no nos avisen hasta una hora antes de que ese día, por fin, podemos descansar. Pero ya no podemos más. Estamos quemados”.

Tres sanitarios de la UCI Covid del HUCA desgranaron ayer a LA NUEVA ESPAÑA los motivos y las razones por la que ya están, literalmente, hartos del atropello a los más básicos derechos laborales que ya sufrían antes de la pandemia y ahora han visto agravarse con una frase que forma parte de su día a día laboral: “Las necesidades de servicio lo justifican todo”.

La gota que colmó el vaso de la paciencia de los interinos que trabajan en la UCI se produjo ayer mismo. Aunque los interinos llevan días preguntando a sus supervisores por la fórmula para las vacaciones, porque había unas instrucciones que fijaban el día 15 de marzo como fecha tope para conocer el periodo asignado a cada uno, no recibían respuestas concretas. “A lo mejor se amplía el plazo”, les llegaron a decir días atrás. Como quiera que el cabreo del personal iba en aumento y llegó a trascender incluso en las redes sociales, ayer mismo se realizó un sorteo, sin previo aviso oficial. “Nos enteramos por un grupo de whatsapp, no es de recibo”, cuestiona una de las enfermeras, que no vacila en dar rienda suelta a una indignación creciente en buena parte del colectivo del que forma parte.

“Si quieren, tienen muchas formas de amargarte la vida”, denuncian los afectados

decoration

El retraso del sorteo de las vacaciones, apurando casi el plazo fijado por la gerencia del Servicio de Salud del Principado (SESPA), no es una cuestión menor. Al contrario, tiene una trascendencia que explican los propios afectados. “Si la fecha que te dan, por ese sorteo, no te viene bien por no coincidir con las vacaciones de tu familia, tienes solo hasta el viernes, un solo día de margen, para buscar un compañero al que le convenga también ese cambio y poder comunicarlo. Es decir, después de más de un año sin vacaciones nos ponen todos los obstáculos para poder disfrutarlas. Sinceramente, no creemos merecer ese trato después de todo lo que hemos dado, estamos dando, y lo que muy probablemente vamos a tener que dar. Estamos a nada de abrir la UCI del Gimnasio”, plantean los afectados, que piden que se respete su anonimato por temor a posibles represalias. “Si quieren, tienen muchas formas de amargarte la vida”, denuncian. Los interinos son el eslabón más débil de la cadena. No tienen más margen de presión que el de que se conozca su situación para tratar de revertirla porque, aseguran, no han recibido el más mínimo guiño por parte de los responsables de la sanidad asturiana ni siquiera en “los momentos valle” de esta pandemia.

“Los problemas para cubrir vacaciones y descansos ya eran anteriores al coronavirus. Además, cada vez se jubila más gente y la única solución es apretar a los de abajo”, aseguran. Una situación en la que tiene mucho que ver también la falta de personal, que prefiere irse a otros destinos más gratificantes en la sanidad pública asturiana. “No pedimos más dinero. Si todavía me deben horas extra de hace varios meses. Nos gusta nuestro trabajo, nos gusta atender a los pacientes en la UCI. Solo pedimos lo que nos corresponde y nos gusta que se reconozca nuestro trabajo permitiéndonos derechos básicos para cualquier trabajador. Lo que pedimos es de primero de derechos laborales”, coinciden los tres profesionales de críticos del HUCA.

“Lo peor de todo es el clima que se está creando"

decoration

No son los únicos que ponen en tela de juicio la gestión de los recursos humanos en la sanidad. El colectivo “Enfermería de Asturias Unida”, un movimiento independiente de Enfermería que lucha por la mejora de sus condiciones laborales y un respeto hacia la profesión, también ha denunciado las últimas horas “la pésima gestión del Sespa, que se está encubriendo bajo el tupido velo de la pandemia”. “Lo peor de todo es el clima que se está creando. No se puede hablar con los responsables. Diálogo hay cero y empatía, también cero. Lo que van a conseguir es que un día nos plantemos todos en el Atrio del HUCA”, comenta una de las enfermeras indignadas, mientras otro compañero asiente y confirma esa impresión, ese estado de ánimo: “Con mano izquierda y buena voluntad esta situación mejoraría porque el personal de las UCI se ha volcado. Eso no lo pueden negar. Pero prefieren tratarnos de caprichosos. Todo esto nos genera un gran estrés, pero te encuentras con contestaciones fuera de lugar. Somos los machacas”, sentencian.

Compartir el artículo

stats