Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud tumba de nuevo abrir la hostelería para dar cenas y desata la ira del sector

Las patronales FADE y Otea acusan al Principado de aplicar “normas ultraconservadoras que no responden a criterios técnicos ni científicos”

Comensales en la terraza de una sidrería en Gijón. | Ángel González.

Comensales en la terraza de una sidrería en Gijón. | Ángel González.

No y no. Salud ha vuelto a tumbar, por segunda vez consecutiva, la propuesta de la hostelería asturiana de ampliar el horario en el interior de los bares desde las 9 hasta las 11 para servir cena, y eso pese a que el sector se comprometía a atender exclusivamente cenas con reserva previa. La indignación entre el empresariado es mayúscula, hasta el punto de que el Principado ha logrado incluso que, tras más de un año de desencuentros, las patronales FADE y Otea emitieran un comunicado conjunto cargando contra el Ejecutivo regional, al que acusan de aplicar “normas ultraconservadoras que no responden a criterios técnicos ni científicos”.

La propuesta de la patronal de la hostelería y el turismo, Otea, avalada y defendida por FADE, se planteó con la “predisposición máxima para adoptar todas las medidas necesarias que garanticen la salud de las personas y evitar los contagios, de la misma forma que se hace en el horario diurno para ofrecer comidas”. Añaden las patronales que el riesgo incluso es menor porque el horario nocturno es reducido al estar limitado por el toque de queda.

Salud advirtió reiteradamente de que la decisión dependería de la evolución epidemiológica, influida por el incremento de ingresos en las UCI y de los contagios entre los jóvenes de 15 a 25 años. El Consejero del área, Pablo Fernández, aseguró ayer, tras el Consejo Interterritorial de Sanidad, que Asturias está en una “meseta”, pero que se espera un aumento de contagios para los próximos días, y que no están seguros de poder contener la llegada de una cuarta ola.

Así que la respuesta a la petición de los hosteleros ha sido, de nuevo, un no rotundo.

“Consideramos que el Gobierno del Principado de Asturias no ha tenido en cuenta la voluntad manifestada por este sector para llevar a cabo una apertura de mínimos en el interior, utilizando factores de seguridad como la reserva previa o el servicio exclusivo de restauración. Es una postura anclada en normas ultraconservadores de vigilancia, que, a nuestro juicio, y en este caso, no responden a criterios técnicos ni científicos”, aseguran las patronales en su comunicado. “Desde FADE, Otea y la Mesa de Turismo instan al Gobierno regional a que reconsidere su postura a la mayor celeridad” para con un sector “muy castigado por la pandemia”, para que pueda recuperar su actividad “ofreciendo, desde la seguridad sanitaria, un servicio casi pleno de restauración tras más de cuatro meses cerrados y más de un año de limitación de actividad”.

Compartir el artículo

stats