DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias reorganiza la Primaria para que cada profesional atienda a diario a 43 pacientes, diez de ellos por teléfono

Salud considera que la tendencia de la atención no presencial "irá a más, sobre todo con la población joven"

Así será la vuelta a la atención presencial en los centros de salud Amor Domínguez

La Atención Sanitaria en los centros de salud asturianos ya no tiene argumentos para no recuperar su máxima actividad. Eso sí, sin descuidar la seguridad que aún debe primar por la situación de pandemia, evitando poner en riesgo a pacientes y sanitarios.

Pero “con el 100% del personal sanitario vacunado y el 87% de los mayores de 65 años con una dosis de vacuna al menos”, las autoridades sanitarias asturianas entienden que hay garantías más que suficientes como para que se incremente la atención y se favorezca la accesibilidad de la población, perdida en los meses de lucha contra el covid tanto por la precaución obligatoria como por la renuncia de algunos enfermos a exponerse en entornos sanitarios.

“Es una necesidad de los profesionales y de la ciudadanía iniciar cambios en las consultas, y aumentar la actividad en todo el ámbito sanitario: hospitales, quirófanos, centros de salud”, recalcó la gerente del Servicio de Salud del Principado, Concepción Saavedra, en la presentación del plan de actuación que a partir de ahora se implantará en la Primaria. Le acompañó en la presentación y desgranó el plan el coordinador de Gestión Asistencial del Sespa, Óscar Suárez.

Según ha insistido Saavedra la ordenación que se pone en marcha se entiende como “un cambio en la organización que permita tiempos mayores de dedicación a los usuarios y una agenda normalizada de todos: médicos, enfermería, administrativos y otros profesionales. Es una reorganización de tiempos y de agendas, pero no relajamos la seguridad: de tal forma que el doble circuito en los centros, el acceso con seguridad, las medidas de protección individual o el contro de aforos” van a seguir funcionando. Eso incluye que la llamada del paciente será obligatoria antes de ir a un centro y el filtro de la atención administrativa también.

La reorganización supone solo un mínimo descenso de la atención que se prestaba en los centros de salud antes de la pandemia: se pretende que los 44 actos que se prestaban por médico y día antes de marzo del 2020 se conviertan en 43 a partir de ahora

decoration

La reorganización supone solo un mínimo descenso de la atención que se prestaba en los centros de salud antes de la pandemia. De hecho, se pretende que los 44 actos que se prestaban por médico y día antes de marzo del 2020 se conviertan en 43 a partir de ahora: y eso se divide en 18 consultas presenciales como mínimo, 5 consultas reservadas a diario para casos urgentes presenciales, entre 7 y 9 atenciones a pacientes no presenciales (vía telefónica o videoconferencia), 45 minutos de atención en domicilios (entre 1 y 3 visitas) y 10 atenciones más que serán de cuestiones administrativas. O sea, 33 actuaciones a diario en las que se interactúa (presencialmente o no) con pacientes, y 10 atenciones administrativas más.

En todo caso, desde el Sespa se cree que el covid ha introducido un mayor volumen de asistencia no presencial que sospechan que se va a mantener como tendencia consolidada.  “Antes ya teníamos un 20% de atención no presencial en la jornada diaria de los profesionales de los centros de salud y ahora en las nuevas agendas creemos que la atención telemática va a ser mayor. Mucha gente joven prefiere la atención sin pasar por el centro y prevemos que va a crecer”, comentó Saavedra.

Consultas por las tardes, todo el verano

La reordenación de Primaria también incluye otro aspecto: el crecimiento de las consultas por la tarde. “Desde el 2 de febrero se han solicitado la apertura de 107 consultas de tarde en diversos centros de salud y esperamos que vaya a crecer. Hasta ahora se autorizaban los programas de tarde cada 15 días y ahora lo que vamos a hacer es que se va a programar de junio a septiembre para que haya una organización clara durante todo el verano”, añadió la gerente del Sespa. No serán todos los centros de salud de la región sino aquellos donde se vea la necesidad.

Al margen de cómo se organice de cara a los profesionales, la gerente del Servicio de Salud insistió en que una atención presencial no será una concesión automática a demanda del paciente, sino que deberá valorar que hay razón para ello en conversación con los responsables administrativo del centro o incluso el médico.

“La relación médico-paciente es bilateral. Lo que hacemos es orientar al paciente ante una necesidad que tiene, pero también le escuchamos. No hay cambio en esa relación, va a seguir siendo igual”, comentó.

Entre las peticiones más encarecidas que hace la gerente del Sespa está que la población tenga en cuenta que en los centros de salud no se pueden superar los aforos de asistencia, y “no todos los actos presenciales pueden ser al mismo tiempo. Pedimos puntualidad a los pacientes, para que no vayan antes ni después a la consulta que tengan. Que la gente llegue en su momento y que solo estén acompañados si es necesario, cuando la situación requiera acompañamiento”. Será, dijo, la forma más fácil de protegerse todos.

Compartir el artículo

stats