DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los problemas de primaria aumentan las operaciones urgentes, argumenta Salud

Los usuarios piden “entre 4 y 6 consultas presenciales por hora” y el Sindicato Médico advierte a la Consejería: “Vamos a acabar muy mal”

26

Protesta vecinal en el centro de salud de Severo Ochoa Ángel González/Ulises Arce

La cifra de intervenciones quirúrgicas urgentes ha aumentado en Asturias desde la llegada de la pandemia de covid-19. Este dato es uno de los principales argumentos que la Consejería de Salud del Principado ha puesto sobre la mesa en su negociación con los profesionales de atención primaria para instarles a potenciar la atención presencial a los pacientes y a limitar el recurso a las videollamadas.

A juicio de las autoridades sanitarias, el citado incremento de las operaciones urgentes se deriva, entre otras causas, de las deficiencias en la atención –o la no atención– dispensada en los centros de salud a raíz de la llegada de la pandemia. Situaciones atribuibles a las dificultades para establecer citas en persona, a los colapsos de las comunicaciones telefónicas y a las reticencias de los usuarios para solicitar atención.

El proyecto del Servicio de Salud del Principado (Sespa) establece que los médicos atiendan 18 consultas presenciales diarias –con una duración media de ocho minutos–, 9 consultas telefónicas y 5 consultas para urgencias o pacientes de otros cupos de enfermos cuyos médicos no trabajan ese día. En total, un máximo de 43 pacientes diarios “incluida la actividad domiciliaria”.

El Sindicato Médico de Asturias (SIMPA) advirtió ayer de que “el malestar de los facultativos ante esta propuesta es tremendo”, de forma que “o el Consejero cambia de postura y negocia una reorganización racional de la atención primaria o vamos a acabar muy mal”. “La accesibilidad ilimitada es una tomadura de pelo y un gran error porque hace que el sistema sanitario sea inoperante. Hay sobrecarga de trabajo y escasez de médicos. Y en poco tiempo la escasez va a ser mayor”, precisó Javier Alberdi, presidente del SIMPA.

Por parte de los usuarios, José Miguel Bernardo, líder vecinal de Nuevo Roces y miembro de la Federación de Asociaciones Vecinales de Gijón, señaló que lo que plantea la Consejería “es insuficiente”. Y añadió: “No sirve delegar en el vecino, dándole a él la responsabilidad de si debe o no ser atendido. Tendría que haber un triaje entre enfermería y medicina para dictaminar si el asunto es grave o no. Lo que pedimos son entre cuatro a seis consultas presenciales cada hora e imponer los diez minutos por cada una. Ahora son cinco y quieren proponer ocho, pero sigue siendo escaso. La crisis del covid no puede usarse como excusa para imponer recortes”.

Ayer mismo, la federación vecinal congregó a cerca de 300 vecinos frente al centro de salud gijonés de Severo Ochoa en protesta por la falta de presencialidad en atención primaria.

Desde la Asociación de Usuarios de la Sanidad (Asencro), su presidenta, Susana Pérez-Alonso destacó que el nuevo plan “ni mejora ni empeora la situación, porque es absurdo”. Y añadió: “Antes de la pandemia ya era malo, durante la pandemia fue malo y lo que proponen ahora no tiene ni pies ni cabeza”. “No es de recibo –subrayó Pérez-Alonso– trasladar al paciente la responsabilidad de conocer sus síntomas y decidir si el médico tiene que verle o no. Habrá pacientes que quieran ir todos los días. Hay que liberalizar la organización de los centros de salud, de manera que quien necesite una consulta pueda ser visto por un médico, por supuesto más de ocho minutos”.

“Decisión del médico”

Según anunció la semana pasada el consejero de Salud del Principado, Pablo Fernández Muñiz, “la atención en los centros de salud volverá a parecerse a como estaba antes” de la pandemia de coronavirus. Con la irrupción de la crisis sanitaria, y ante el miedo a los contagios –tanto de los profesionales como de los usuarios–, los recintos se blindaron y se abrió paso la consulta telefónica. Este modelo ha generado muchas protestas ciudadanas. Lo que ahora pretende el Principado es que, aunque la petición de asistencia comience con una llamada telefónica, “siempre que el paciente lo demande, lo necesite, como era antes, se le dará una cita presencial”, precisó el Consejero.

Javier Alberdi, presidente del Sindicato Médico de Asturias (SIMPA), advirtió de que “los profesionales están muy calientes con la falta de respuesta a lo que estamos pidiendo”. Y desgranó: “Desde el año 2002 llevamos demandando diez minutos por consulta. Nunca se ha hecho. Y ahora se nos habla de ocho minutos por paciente”. Según Alberdi, “hace quince días, el SIMPA y las sociedades de médicos solicitamos una reunión con el Consejero para analizar la situación de primaria y seguimos esperando la respuesta”.

¿Qué sostiene el Sindicato Médico? “Que la opinión del paciente tiene que contar, pero la decisión última debe ser del médico. No puede ser que nos llegue un paciente a las 14.50 horas de la tarde a pedir una receta de ibuprofeno”.

Alberdi indicó que la atención presencial “nunca se ha ido” y que “los centros de salud nunca han estado tan abiertos como ahora”. En otras comunidades autónomas en las que se han realizado estudios, “la demanda ha aumentado en el último año entre un 20 y un 25 por ciento”. Si trasladamos esto a Asturias, “donde hasta ahora había cada año unos cinco millones de consultas, significa que nos pondríamos en seis millones de consultas al año”. “Hay que implicar a todas las categorías profesionales en la contención de la demanda, porque de lo contrario se vuelve ilimitada”, apostilló el presidente del SIMPA.

La propuesta del Servicio de Salud (Sespa)


  • Estructura. En todos los equipos de atención primaria se crearán agendas de 43 huecos. 
  • Espacio para actos clínicos directos. Se crearán 32 huecos para acto telefónico o presencial, cumpliendo las siguientes condiciones: A) Ocuparán entre 250 y 270 minutos de agenda. B) 18 huecos para consultas presenciales: 3 de ellas se reservarán para la citación por parte del profesional sanitario (medicina/enfermería) y solo podrán ser utilizados por parte de la unidad administrativa o el call center si se encuentran disponibles el mismo día de petición de la consulta. Los 15 huecos restantes podrán ser citados previo filtro por parte de la unidad administrativa o el call center. C) 9 huecos para consultas telefónicas. D) 5 huecos para consultas no demorables, para la realización de urgencias o repartos de pacientes cuyo medico asignado no se encuentra trabajando.
  • Global. El total máximo de huecos citables no podrán superar los 43 incluida la actividad domiciliaria.

Compartir el artículo

stats