Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan de Asturias para operar a más de 8.000 personas en lista de espera: intervenciones por la tarde y en centros privados

La estrategia para solventar esta situación "de difícil abordaje" costará más de ocho millones de euros

El plan de Asturias para reducir las listas de espera quirúrgicas: intervenciones por la tarde y en centros privados

El plan de Asturias para reducir las listas de espera quirúrgicas: intervenciones por la tarde y en centros privados Amor Domínguez

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El plan de Asturias para reducir las listas de espera quirúrgicas: intervenciones por la tarde y en centros privados Elena M. Chorén

Asturias trabaja en reducir las listas de espera para operarse en la región con un plan de choque que pasa por hacer más intervenciones por la tarde y recurrir a centros privados y concertados para derivar pacientes. Sólo en los últimos cinco meses 2.700 personas han pasado a engordar estas listas, una situación "de difícil abordaje", tal como ha reconocido la gerente del Sespa, Concepción Saavedra, durante la presentación de las medidas puestas en marcha por el Principado. La idea es intervenir hasta finales de año a un total de 8.339 personas.

El objetivo final es operar más y tratar de paliar los efectos que ha causado el coronavirus en la actividad hospitalaria. La alta ocupación de pacientes covid en el área de críticos no ha permitido que las intervenciones quirúrgicas se llevasen a cabo con normalidad. La intención ahora, con un 90% de la población vacunada, es ir liberando espacios en los centros sanitarios para que los asturianos tengan un "acceso rápido y conveniente a sus problema de salud", tal como destacó el consejero de Salud, Pablo Fernández.

El plan del Principado sigue tres líneas de trabajo:

  • Incrementar la actividad quirúrgica en los hospitales de la red pública a medida que se vayan liberando del covid. Gracias a que se ha vuelto a centralizar a los pacientes covid en el HUCA, el resto de hospitales de la región "pronto empezarán a tener a capacidad para operar".  
  • Aumentar las operaciones por la tarde. Esta medida, que ya se venía llevando a cabo dentro de los programas especiales de demora quirúrgica, se refuerza ahora con 1304 profesionales que harán el turno vespertino para intervenir a una media de tres personas al día. En total, se pretenden llevar a cabo 3.260 operaciones quirúrgicas hasta diciembre de 2021.
  • Disponer de los quirófanos de hospitales privados y concertados como el hospital de la Cruz Roja, Jove (Gijón), la Fundación de Avilés o el Centro Médico de Oviedo. Estos nuevos espacios permitirán llevar a cabo 5.079 operaciones en los próximos meses.

Poner en marcha este paquete de medidas tiene un coste total para Asturias de 8.265.189 euros; 6.265.189 euros se destinarán a poner en marcha los 8339 procesos pendientes, desde ahora al 31 de diciembre. A este coste hay que añadir gastos extras de dos millones de euros para material como prótesis, catéteres, etc.

El impacto de la pandemia en las listas de espera no ha sido homogéneo. Ha afectado más a las operaciones quirúrgicas programadas y en menor medida a las consultas y pruebas diagnósticas, según los datos que maneja la Consejería.

Tensión en la atención primaria

“Si una persona necesita una cita presencial con el médico, tiene que tenerla”. Así de tajante se mostró ayer el presidente del Principado, Adrián Barbón, durante la inauguración del curso de ESO y Bachillerato en el IES Avelina Cerra (Ribadesella). La réplica llegó pocas horas más tarde, de la mano del Colegio de Médicos de Asturias, que tildó de “muy desafortunadas” las declaraciones de Barbón y añadió en un comunicado: “Insinuar que los médicos no entendemos la necesidad de atender presencialmente a nuestros pacientes es demostrar un profundo desconocimiento de nuestra profesión e inducir a la pérdida de confianza de los ciudadanos en los médicos”.

En plena controversia referida a las dificultades de algunos sectores de la población asturiana para acceder a los servicios de atención primaria, el jefe del Ejecutivo proclamó ante los medios de comunicación: “Los médicos de primaria, a los que debo reconocer un gran papel durante la pandemia, tienen que entender que la sociedad reclama volver a la normalidad, y eso supone que, si una persona necesita una cita presencial, tiene que tenerla”.

El diagnóstico que realiza el Colegio de Médicos es muy distinto y responsabiliza de lo que sucede al Gobierno regional: “Todos los médicos de atención primaria realizan una actividad presencial. Si un ciudadano que necesita una consulta no puede acceder a ella se debe a la deficiente organización, a la mala planificación y a la acuciante necesidad de incrementar los recursos de la atención primaria”.

El presidente autonómico anunció que “vamos a intentar resolver los problemas para contactar por teléfono con algunos centros de salud”. Asimismo, indicó que la Consejería de Salud y el Servicio de Salud del Principado (Sespa) “han hecho un plan para eliminar las quejas (de los médicos) por el exceso de trámites burocráticos”.

Compartir el artículo

stats