Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los casos diarios de coronavirus no dan tregua: Asturias supera de nuevo los 200 contagios en 24 horas

Los ingresos hospitalarios, de mucha menor duración, siguen subiendo

PCR en Asturias.

Una vez superada una barrera psicológica es ya difícil bajarla. Asturias volvió a registrar ayer sábado más de 200 casos de coronavirus en solo 24 horas. Un dato que, a pesar de todo es menor que el del viernes cuando Asturias sumó más de 250 contagios en una sola jornada. Hay que tener en cuenta además que ayer el Servicio de Salud del Principado de Asturias (SESPA) habilitó un nuevo servicio de PCR gratuita para todo aquel que tenga síntomas compatibles con la enfermedad. 

Los médicos asturianos destacan, eso sí, que los ingresos hospitalarios a los que se enfrentan son de menor duración. No hay que olvidar que la vacunación en Asturias cubre a gran parte de la población y eso hace que las consecuencias de la infección sean menores.

Crece el número de positivos y lo hace también la preocupación entre los sanitarios asturianos ya que, además, llega una nueva variante del virus, procedente de África del Sur, bautizada como “Ómicron”. Sobre la mesa, la posibilidad de imponer “nuevas restricciones”, según apuntó ayer el consejero de Salud del Principado, Pablo Fernández Muñiz, que ya ha solicitado más dosis al Ministerio de Sanidad para “maximizar el ritmo de vacunación”. Entre las posibles limitaciones, la obligatoriedad de contar con el denominado pasaporte covid para entrar en determinados espacios; entre ellos, los locales de hostelería. El sector cree que esta medida sería “una cortina de humo” que no resolvería el problema.

Los argumentos del Consejero son claros: “El sistema sanitario de Asturias no puede permitirse que, una vez más, toda la asistencia sanitaria vuelva a dedicarse a atender el covid”. Así lo manifestó ayer, durante las XIV Jornadas Nacionales sobre Cardiopatías Congénitas, que se desarrollaron ayer en el HUCA.

Pablo Fernández reconoció su “preocupación” por la subida de la sexta ola de covid, aunque destacó que la cobertura de vacunación de Asturias, “una de las más altas del mundo, ayuda a realizar una gestión más eficaz de la pandemia. Pero no vamos a poder evitar que la incidencia del virus siga aumentando”. Actualmente, en el HUCA hay 13 enfermos de coronavirus ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Por ahora, el HUCA atiende a todos los enfermos de coronavirus que requieren cuidados críticos. Los que están en planta se distribuyen entre cinco hospitales.

Acerca de las restricciones que su departamento se planteará si Asturias llegue a 150 o 160 ingresados, entre ellas el pasaporte covid, aseveró: “Implicaría limitaciones de acceso a determinados espacios. Tiene que haber un riesgo bastante importante. La medida está pendiente de evaluar por los técnicos, y en ese caso se solicitaría la autorización del Tribunal Superior de Justicia de Asturias” (TSJA).

El Consejero no ha querido aventurar cuándo se podrían empezar a aplicar estas medidas, pero sí indicó que aunque “la evolución es muy cambiante, es posible y probable que alcancemos esa cifra” que las justificaría. Sobre la nueva variante “Ómicron”, indicó que es, “cuando menos, preocupante”.

El sector de la hostelería, mientras tanto, tiene serias dudas de que exigir el pasaporte covid en sus locales frene la sexta ola. “No nos oponemos a hacerlo. Como dijo el presidente de Hostelería de España, si tenemos que bailar o silbar, con tal de que no nos cierren, lo haremos. Pediremos el pasaporte covid, pero es un parche, una cortina de humo para no centrarnos en el problema: la vacunación. Es matar moscas a cañonazos”, señaló el presidente de Otea, José Luis Álvarez Almeida.

“Va a haber contagios cerremos o no, con o sin restricciones. Lo que hay que hacer es volver a tomar la medida que mejor funcionó, la vacunación, y controlar los contagios y la hospitalización”, señaló el máximo dirigente de la patronal turística. “Y si la vacunación está fallando, que no lo sabemos, habrá que apurar la tercera dosis y la vacunación de los niños”, añadió Álvarez Almeida.

Aseguró que el sector está inmerso en un mar de dudas. Lanzó una retahíla de preguntas: “¿Tendrán los camareros que hacer cursos de formación para saber cómo tienen que actuar? ¿Hay que pedir el pasaporte a la entrada o en la barra cuando te piden el vino? Si hay que poner a alguien a pedirlo en la entrada, ¿quién lo paga, el Gobierno o el empresario? ¿Con qué autoridad se pide a un cliente que enseñe el pasaporte? ¿Qué se hace si se niega? Y puesto que no lleva foto, ¿van a a facultarnos para pedir el DNI y comprobar que corresponde a la persona?”, subrayó.

“El discurso y la foto son fáciles, otra cosa es llevarlo a la práctica. Lo ideal sería que la sociedad se comprometiera a llevar el pasaporte covid, y que fuera la Policía la que se encargara de solicitarlo aleatoriamente”, concluyó Álvarez Almeida.

Compartir el artículo

stats