Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Eliminar ya las mascarillas de los colegios? Epidemiólogos y pediatras lo tienen claro en Asturias

“Los niños que tenían 4 años cuando comenzó la pandemia han sufrido un daño muy grande en su nivel educativo”, subraya Adonina Tardón

Niños con mascarilla por la calle

“Es hora de librar a los niños de la mascarilla en las aulas”. Es el resumen del mensaje que lanzan epidemiólogos y pediatras. El elevado nivel inmunitario de la población, gracias a las vacunas y a los numerosos contagios registrados, y la remisión de la sexta ola del coronavirus aconsejan adoptar una medida que favorecerá a los escolares, ya que el uso del cubrebocas ha afectado negativamente el proceso educativo, sobre todo, de los pequeños que tenían 4 años cuando comenzó la pandemia, dado que estaban en pleno proceso de aprender a leer, escribir y vocalizar.

La eliminación de la obligatoriedad de las mascarillas en interiores, principalmente en los centros escolares, será debatida el próximo día 10 en el Consejo Interterritorial de Sanidad, que se desarrollará en Zaragoza, con la presencia de representantes del Gobierno central y de las comunidades autónomas, y que abordará la nueva “Estrategia de vigilancia de salud global”.

“Estamos al final de la sexta ola, cuya incidencia está disminuyendo igual que antes ascendió; la situación actual es mucho mejor que de donde venimos; prácticamente el noventa por ciento de la población diana está vacunada, y la gran cantidad de personas que se han contagiado hacen que el nivel inmunitario de la población sea elevado”, explica Adonina Tardón García, epidemióloga y primera catedrática de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Oviedo. Todos esos datos le llevan a señalar que es el momento de empezar a plantearse la retirada progresiva de las mascarillas, teniendo en cuenta los diferentes grupos de edad y las situaciones de cada colectivo.

Adonina Tardón aboga por retirar en primer lugar la obligatoriedad de los cubrebocas a los menores de 12 años. “Muchos niños se han contagiado y a casi todos se les ha administrado ya una dosis o dos, así que el nivel inmunitario de este grupo de edad es alto. Hay que darse cuenta de que ellos se han visto muy afectados en su proceso educativo”, añade la epidemióloga, a la vez que muestra su “total acuerdo” con las sugerencias en ese sentido de la Asociación Española de Pediatría.

Adonina Tardón García, epidemióloga: “Muchos escolares solo conocen a sus compañeros con mascarilla”

decoration

“Es hora de atender el nivel educativo de los niños, sobre todo de los que tenían 4 años cuando comenzó la pandemia, que han sufrido un daño muy grande. Emocionalmente, los niños empiezan a ser conscientes a los 4 años, y ese grupo de edad solo conoce a los compañeros con la mascarilla puesta. Esa situación debemos corregirla ya. A muchos adultos la pandemia no nos ha impedido trabajar, y dos años en cincuenta no significa mucho, pero para un niño de 6 años es la tercera parte de su vida”. Por ello, Tardón considera “absolutamente necesario” eliminar la obligatoriedad de la mascarilla en los centros escolares, comenzando por el grupo de edad de entre 4 y 6 años.

Un segundo grupo a analizar son los mayores residentes en instituciones cerradas, como residencias, donde se concentran muchas personas, y los afectados por enfermedades crónicas. “Son un grupo muy vulnerable y en su caso el protocolo quizá debe ser diferente, y mantener un mes o dos más la mascarilla, hasta que se vea claramente que a nivel comunitario no hay contagio”, opina Tardón. Por lo que respecta al uso de cubrebocas en los centros sanitarios, la epidemióloga sostiene que probablemente debería mantenerse el uso de mascarillas “un poco más de tiempo”. Y lo mismo reclama para los lugares masificados.

Covadonga Tomé, pediatra: “Las mascarillas ya van sobrando, salvo en lugares muy concretos”

decoration

En cuanto a la población activa en general, Tardón considera que la obligatoriedad del uso de los cubrebocas en interiores debería ir eliminándose “poco a poco”. La epidemióloga subraya que eliminar la obligatoriedad de la mascarilla no significa que la pueda seguir utilizando quien lo desee, por su situación emocional o porque se sienta más seguro.

Lo que Adonina Tardón no entiende es que se permita fumar en las terrazas. “Había sido un gran avance de salud pública prohibirlo, y no estoy de acuerdo con que se vuelva a permitir. A dos metros el humo puede llegar. ¿Y quién va a medir la distancia?”, se pregunta la epidemióloga, que, no obstante, destaca que las personas fumadoras suelen ser “muy respetuosas”.

Covadonga Tomé Nestal, pediatra en el Hospital del Oriente de Asturias, cree que las mascarillas “ya van sobrando”, excepto en lugares muy concretos: “Medios de transporte, lugares de trabajo y, por supuesto, dispositivos sanitarios”. Está “completamente de acuerdo” con la recomendación de la Asociación Española de Pediatría “y de gente tan potente como Quique Bassat” (pediatra y epidemiólogo), que defienden un calendario para la retirada progresiva de las mascarillas en interiores, con un refuerzo de los protocolos de ventilación, comenzando por los centros escolares y siguiendo un orden cronológico por grupos de edad: empezando por primero y segundo de Primaria y acabando por Bachillerato.

Compartir el artículo

stats