Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Muere Gabino Díaz Merchán, el gran obispo de Asturias, a los 96 años

El prelado llevaba varios semanas en estado delicado tras sufrir una complicación a causa de un proceso infeccioso

Gabino Díaz Merchán, en una imagen de archivo N. O.

Luto en la iglesia asturiana. Esta tarde ha fallecido a los 96 años Gabino Díaz Merchán, Arzobispo emérito de la Diócesis de Oviedo. El prelado deja una huella indeleble en la Iglesia de Asturias. Fue, pese a su origen manchego, el gran pastor de los asturianos, un hombre que llevaba la reconciliación como máxima, que entró en la región siendo el obispo más joven de Europa y lo hizo con mentalidad de apertura, con gran preocupación por las causas sociales y guiado por el Concilio Vaticano II. Hombre de paz y de diálogo, "un santo de Dios" le decían algunos, hombre espiritual y más bien tímido, llevaba semanas en un estado de salud delicado tras sufrir una complicación a causa de un proceso infeccioso que le llevó a estar ingresado unas semanas en el Centro Médico, de donde recibió el alta médica el pasado 2 de junio.

Nacido en Mora (Toledo) en 1926, Díaz Merchán estudió en el seminario de Toledo. Posteriormente se licenció en Filosofía obteniendo el doctorado en Teología en la Universidad Pontificia de Comillas. En 1952 fue ordenado sacerdote en Comillas y en 1956 fue nombrado capellán mozárabe.

76

La vida de Díaz Merchán, en imágenes

La designación como obispo no le llegó hasta 1965. Cuatro años más tarde, en 1969, recibió una bula papal para dirigir la archiciócesis de Oviedo, de la que tomó posesión el 20 de septiembre de ese mismo año con una misa en Covadonga. Se convirtió en el arzobispo más joven de Europa, cargo en el que se mantuvo en el cargo hasta 2002, cuando renunció al cargo. Entre medias, de 1981 a 1987 fue el presidente de la Conferencia Episcopal Española entre 1981 y 1987.

Díaz Merchán en una imagen reciente

Díaz Merchán en una imagen reciente

Díaz Merchán y su relación con el Papa Francisco

Precisamente en aquella época al frente de la Conferencia Episcopal trabó relación con el actual Papa Francisco, tal y como revelaba hace unos meses el Arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes. Fue en el encuentro de varios obispos españoles con motivo de la "visita ad limina" que los prelados desarrollaron el pasado diciembre en Roma. “Fue hermoso cuando le di los saludos del arzobispo emérito, don Gabino”, explicó posteriormente Sanz Montes en una carta pastoral en la que relató la anécdota del Papa Francisco al referirse a Díaz Merchán, a quien el Santo Padre reconoció de inmediato. “Al preguntarme por sus apellidos, rápidamente lo identificó y me dijo que se acordaba de cuando había sido Presidente de la Conferencia Episcopal Española”, señaló. “¿Cómo está? ¿Cuántos años tiene? ¿Sigue fumando tanto?”, preguntó directamente el Papa Francisco.

La cruz del Arzobispo emérito y la ayuda para Ucrania

Con el inicio de la guerra en Ucrania, el pasado mes de febrero, el padre Ángel García organizó una campaña de ayuda humanitaria para ayudar a los refugiados en Polonia. Para recaudar fondos subastó, como ya había hecho en más ocasiones, el pectoral y el anillo que Díaz Merchán le había regalado en 1970. "Siempre vuelven", afirmaba el párroco en marzo.

"El anillo y el pectoral siempre vuelven. Además, don Gabino ha sido un hombre al que yo he tenido que tener casi en silencio mucho tiempo, cuando me ayudaba muchísimo. Conservo todavía algo que puede ser una foto que no ha salido nunca. En una ocasión lo estábamos pasando muy mal y fui a ver a don Gabino, hacia 1970. Tarancón ya nos había ayudado mucho, con el dinero de sus libros, por ejemplo, y don Gabino cogió el anillo y la cruz pectoral y me los dio, para que los vendiera y sacara dinero. Pero con una condición: que no dijera que eran suyos. Los guardé durante tiempo y un día los saqué a subasta en un programa de televisión, por Navidades. Estaban pujando unas cuantas personas y yo las pasé canutas y me asusté cuando se me ocurrió pensar. 'A ver si ahora puja Rappel, el adivino, lo compra y se pone ese pectoral, y me mata don Gabino'. Entonces hablé con los miembros de una asociación de matrimonios. 'Por favor, pujad vosotros, no vaya a suceder esto'. Intervinieron en la subasta y los adquirieron, y después vinieron y me devolvieron el pectoral y el anillo. Y como me salió bien esa jugada, los subasté o los rifé tres o cuatro veces. Pero siempre vuelven, aquí están", afirmaba el padre Ángel a este periódico en 2009.

"Se va un hombre fundamental en la historia de Asturias"

El presidente del Principado, Adrián Barbón, ha sido uno de los primeros en lamentar el fallecimiento de Díaz Merchán. "Se va un hombre fundamental en la historia de Asturias. El Arzobispo de la concordia, el que supo acercar la Iglesia a la nueva etapa democrática. El hombre que abrió los brazos al que pensaba diferente, que respetaba a todos", ha escrito a través de su cuenta oficial de Twitter.

Emiliano Garciá-Page, presidente de Castilla-La Mancha, comunidad de la que era originario Díaz Merchán, también se sumó a las condolencias por el fallecimiento. "Mi más sentido pésame para la familia y allegados de Gabino Díaz Merchán (Mora, Toledo), con una larga trayectoria como presidente de la Conferencia Episcopal Española y Arzobispo emérito de Oviedo. Descanse en paz".

La noticia del fallecimiento también llegó al mundo sindical. "Comprendió la lucha del movimiento obrero. Entendió la reivindicación de una Asturias para vivir y trabajar. En el recuerdo el encierro en la Catedral en la movilización de Duro Felguera", han ensalzado desde CC OO de Asturias.

Compartir el artículo

stats