Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"No había un vecino mejor", lloran en Carreño tras la muerte de José Luis, el ganadero atrapado en su tractor en una zona inundada

Un concejal residente en Logrezana dio la voz de alarma al escuchar los gritos de auxilio del hombre, que ya había fallecido cuando llegaron los rescatadores

La vaguada de Carreño anegada con el tractor que conducía el fallecido prácticamente hundido del todo

La parroquia carreñense de Logrezana está consternada tras el fallecimiento de uno de sus vecinos, José Luis González Domínguez, un ganadero de 60 años que perdió la vida ayer cuando trataba de pasar con su tractor por una vaguada inundada, concretamente en el cruce de Los Molinos, lugar al que se había desplazado para acceder a unas fincas. Es la primera y única víctima mortal que ha dejado el temporal «Fien» en Asturias, en este caso por un embalsamiento de agua que había motivado que el Ayuntamiento cortase el acceso a la zona para mayor seguridad. González creyó que podía pasar, pero no lo logró.

Fue el concejal de Carreño Ángel Ruiz, vecino el también de Logrezana, quien dio la voz de alarma justo cuando González estaba ahogándose. Ángel Ruiz había ido al cruce inundado –situado en la carretera CE-2, de acceso al barrio de La Cabada– para controlar la evolución de la inundación y hacer unas fotos, que deberían servir para que Arcelor-Mittal realizase unas obras en el manantial desbordado.

Gritos de socorro

Fue en ese momento cuando el edil escuchó los gritos de socorro de su vecino José Luis. El concejal llamó de inmediato a los Bomberos del SEPA, que tardaron en llegar unos diez minutos. Para entonces, José Luis González había dejado de pedir ayuda. Los bomberos lo sacaron a tierra firme, pero no pudo ser reanimado por el personal de una UVI móvil y los agentes de la Guardia Civil del puesto de Candás desplazados a la zona. El concejal Ruiz ha quedado profundamente afectado por lo ocurrido, según aseguró la alcaldesa de Carreño, Amelia Fernández. «Ha fallecido un vecino suyo muy apreciado y tiene que prestar mañana declaración ante la Guardia Civil como testigo. No puede contar lo ocurrido», indicó la regidora.

José Luis González deja un gran recuerdo entre sus vecinos. «No había un vecino mejor, siempre ayudaba en todo lo que podía. A mi hija hubo que llevarla dos veces al hospital por unos cólicos y él fue el primero en presentarse para llevarla, porque mi marido estaba trabajando», aseguró una vecina de González.

El ganadero estaba casado y tenía dos hijos ya mayores de edad. Su vida giraba en torno a su ganadería, establecida en Casa Sidro, junto a la iglesia de Logrezana. Los vecinos no se explican qué pudo ocurrir. Conocía «mucho esa parte», el lugar donde perdió la vida, según indicaron quienes le conocían.

«Es horroroso lo que ha pasado», dijeron otros dos vecinos, José María Vega y su mujer, la peluquera María del Carmen Menéndez, peluquera jubilada. «Él tenía que conocer esa parte», aventuró la mujer, cubriéndose el rostro con las manos ante el trágico fin del ganadero. Su marido dijo que en el cruce había un compresor que achicaba el agua. La máquina podía verse ayer cerca del tractor semisumergido.

El cadáver fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, donde estaba previsto que se le practicase la autopsia. Posteriormente, será velado en el tanatorio de Candás. El funeral está previsto para este domingo, a las dos de la tarde, en la iglesia de Santa María la Real de Logrezana. A continuación, José Luis González será enterrado en el cementerio parroquial. Según indicaron fuentes cercanas a la familia, esta se encuentra hundida tras el fallecimiento del ganadero.

Este jueves, el Ayuntamiento de Carreño había decidido cerrar preventivamente y de forma temporal los accesos al barrio de La Cabada, desde la zona de Castiello por la CE-2 y desde la carretera autonómica AS-100, ante la inundación que afectaba al cruce del manantial de los Molinos. En las imágenes facilitadas por el Ayuntamiento podía observarse cómo el nivel de la inundación era mucho menor este jueves. José Luis González se encontró con un nivel de agua mucho más alto, de hasta dos metros. El caudal incluso arrastró el compresor que antes achicaba el agua en caso de necesidad.

El estado de las carreteras locales y regionales tras el intenso temporal aconseja que los usuarios extremen las precauciones, especialmente si conducen vehículos agrícolas, que no se caracterizan precisamente por su estabilidad. La Guardia Civil ha abierto una investigación para aclarar las causas de este fallecimiento.

Compartir el artículo

stats