La letalidad del covid en Asturias vista tres años después del primer muerto: más de 3.000 fallecidos y peores datos que Cantabria y Galicia

Acumula 3.460 fallecidos | La tasa de mortalidad de la región es de 344 fallecidos por cada 100.000 habitantes, sensiblemente superior a la media nacional

Personal de los servicios judiciales sacan ataúdes de un hospital

Personal de los servicios judiciales sacan ataúdes de un hospital / EFE

Pablo Álvarez

Pablo Álvarez

Hace ahora tres años, la mayor crisis sanitaria del último siglo empezaba a tomar cuerpo. El 24 de febrero de 2020 apareció la primera asturiana sospechosa de estar infectada por el virus SARS-CoV-2: una avilesina de 25 años que fue trasladada al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) al presentar un cuadro catarral. Había estado en Venecia. El sábado 29 de febrero surgía el primer caso diagnosticado: el escritor chileno, afincado en Gijón, Luis Sepúlveda. Había estado en un congreso literario en Portugal, y a su regreso había desarrollado síntomas de covid-19. Ingresó directamente en la unidad de cuidados intensivos (UCI) del HUCA. Y el primer fallecido por coronavirus en Asturias fue Avelino Uña Gutiérrez, religioso salesiano de 68 años, que murió el 11 de marzo.

Desde aquel inicio de la pandemia de covid-19, en Asturias se han registrado 3.460 fallecimientos debidos al coronavirus de origen chino, según los datos del Ministerio de Sanidad. Los muertos en toda España son 119.479.

La tasa de mortalidad de la región es de 344 fallecidos por cada 100.000 habitantes, sensiblemente superior a la media nacional, situada en 251 por 100.000. En el ranking de las 17 comunidades autónomas del país, el dato de Asturias es el quinto más alto, detrás de los de Aragón, Castilla y León, Castilla-La Mancha y País Vasco. En el extremo contrario, la mortalidad más baja corresponde a Canarias: 104 muertos por 100.000 habitantes. La tasa de la Comunidad de Madrid es también más baja que la del Principado.

Las estadísticas del Ministerio incluyen la letalidad del covid entre la población de 60 años en adelante, único segmento de la población que permanece bajo el control de las autoridades sanitarias. La letalidad es la tasa de infectados que han fallecido. La del coronavirus en Asturias es del 4,1 por ciento, más elevada que la nacional, cifrada en el 3,6 por ciento. El dato del Principado también es el quinto peor de España, empatado con el de Andalucía. Los mejores datos corresponden a Galicia y Canarias, con una letalidad del 1,9 por ciento.

Es curiosa la situación de Galicia. Pese a tratarse de la segunda comunidad autónoma más envejecida del país, por detrás de Asturias, y pese a limitar con el Principado, sus números en la pandemia son mucho menos dramáticos. Si el Principado es la quinta región española con mayor mortalidad y mayor letalidad, Galicia es la tercera comunidad con menor mortalidad (fallecidos en relación a la población) y la que tiene menor letalidad entre mayores de 60 años, empatada con Canarias.

También Cantabria, limítrofe con Asturias por el flanco oriental, registra datos mucho mejores que los de Asturias tanto en mortalidad como en letalidad. Entre cambio, Castilla y León está peor que Asturias en mortalidad por covid y mejor en letalidad entre la población de 60 años en adelante.

De vuelta a los datos de mortalidad, ya se ha comentado que Asturias suma 3.460, según el cómputo del Ministerio de Sanidad. Durante los dos primeros años de pandemia, la Consejería de Salud de Asturias llevó una contabilidad paralela, con unos criterios más amplios. A mediados de febrero de 2022, el Principado cifraba en 3.401 las defunciones en la región "relacionadas con infección por coronavirus". En aquel momento, el Ministerio reconocía 2.483 muertos en Asturias. Es decir, el Principado contaba casi un millar de muertos más (un 37 por ciento más). En aquel febrero de 2022, la Consejería dejó de dar datos, y tampoco ayer los facilitó, pese al requerimiento de este periódico. Si se establece una extrapolación con los datos de entonces, cabe pensar que la Consejería hablaría hoy de unos 4.700 muertos. Habrá que ver si el Principado vuelve a hacer públicos sus propios datos.