La indignación del sector primario

Nueva movilización del campo asturiano: las organizaciones mayoritarias preparan su gran protesta

ASAJA, COAG y UCA saldrán a la calle el próximo 20 de febrero en el Principado, al igual que en el resto de la Cornisa Cantábrica

Tractorada, este jueves, en Oviedo.

Tractorada, este jueves, en Oviedo. / M. Riera

Mariola Riera

Mariola Riera

El campo está en lucha y no está dispuesto a que ésta sea en balde. En Asturias, sin haberse disuelto la movilización convocada por URA y USAGA –colectivos agrarios minoritarios– hay otra nueva en marcha, la que promueven las organizaciones agrarias mayoritarias, ASAJA, COAG y UCA (UPA a nivel nacional). Las tres han fijado el 20 de febrero como la fecha en la que saldrán a la calle, tal y como lo acordaron este mismo viernes las delegaciones en Galicia, Asturias y Cantabria. Las movilizaciones coordinadas se extenderán desde la frontera con Portugal hasta la de Francia en dicha jornada. La delegación vasca no pudo participar en la reunión, pero se espera que también participen de las acciones conjuntas en defensa del sector agroganadero. 

«Ante la existencia de problemáticas comunes a toda la Cornisa Cantábrica, es necesario y factible que agricultores y ganaderos de toda esta franja vayan de la mano en la defensa de sus intereses», explican las organizaciones.

Con ese objetivo el próximo martes 13 de febrero celebrarán una nueva reunión para cerrar la tabla de reivindicaciones conjunta. ASAJA, COAG y UCA entienden que existen motivos más que de sobra para que el sector productor salga a la calle: actuar para reducir la excesiva burocracia y el aumento de costes generado por la entrada en vigor de nuevas normativas europeas, así como garantizar que los acuerdos comerciales con países extracomunitarios no pongan en riesgo la soberanía alimentaria ni supongan una competencia desleal para los productores locales.

«A pesar de que la Ley de Cadena Alimentaria es clara al respecto, el pago por debajo de costes de producción sigue siendo una práctica habitual. Estas cuestiones necesitan soluciones contundentes mediante un incremento del celo de las administraciones y un refuerzo de los medios y actuaciones de control», advierten. No olvidan un tema crucial y que en Asturias preocupa mucho a los ganaderos: los ataques del lobo al ganado. Las tres organizaciones reclaman que la especie pierda su condición de protegida para poder hacer batidas.