Los tractores dejan el centro de Oviedo tras lograr que Medio Rural agilice los pagos pendientes: "Ha sido un éxito histórico"

El Consejero de Medio Rural celebra el acuerdo: "Recoge medidas que favorecen al sector, en las que venimos trabajando desde el mes de agosto"

Los ganaderos desconvocan la protesta y despejan de tractores las calles de Oviedo: "Es un día histórico"

VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Luisma Murias

Mariola Riera

Mariola Riera

Todos contentos. Es el broche que se puede poner a dos intensos días en Asturias a cuenta de las movilizaciones del campo, convocadas por URA y USAGA –organizaciones minoritarias sin presencia en el Consejo Agrario regional– y que lograron paralizar el tráfico en el centro de Oviedo durante más de 24 horas a cuenta de una gran tractorada, en la línea de las que se vienen produciendo en las últimas semanas en el resto de España y Europa para denunciar la crisis del sector.

 Esta primera gran protesta asturiana –hay ya otra convocada para el 21 de febrero– se disolvió después de que los manifestantes lograsen un acuerdo con el Consejero de Medio Rural, Marcelino Marcos Líndez, tras más tres horas de reunión mientras decenas de ganaderos aguardaron en la calle a modo de presión ante la sede de la Consejería dispuestos a mantener los tractores plantados en la calle Uría y Marqués de Santa Cruz si el Principado no asumía sus peticiones.

Pero las asumió casi en totalidad. Así que el sector se quedó contento por lograr «un hecho histórico», lo mismo que el Consejero. «Habiendo buena voluntad se puede llegar a acuerdos, y el Gobierno progresista lo ha demostrado», presumió Marcos Líndez, satisfecho de concluir la jornada con un apretón de manos con los dirigentes Borja Fernández (URA) y Fernando Marrón (USAGA), una imagen que pocas horas antes era quizás inimaginable, mucho menos en un contexto nacional bastante agitado. «Este compromiso, fruto del diálogo, recoge ocho medidas que favorecen al sector, en las que venimos trabajando desde el mes de agosto», recalcó. Horas antes, Marcos había presentado una declaración institucional del Gobierno regional en apoyo del sector.

En líneas generales, lo que han arrancado URA y USAGA –que acudieron con diez peticiones, de las que dan por aceptadas ocho– al Principado es el compromiso de constituir una mesa de seguimiento, que se encargará de revisar y analizar la normativa que afecta al sector ganadero asturiano. Además, los controles de la PAC se harán con mayor agilidad y se realizará este mes un nuevo pago de las ayudas a los ganaderos que tengan todos los controles en regla. Se tramitará una instrucción técnica ambiental para las estabulaciones de bovino y el Principado convocará las elecciones agrarias, una petición insistente de URA y USAGA y a la que ya se había comprometido Líndez en agosto, al inicio de la legislatura, en la primera y única reunión con ambas organizaciones. Hay más compromisos: se facilitará una herramienta de cálculo del coste de las explotaciones y durante este primer semestre se pondrán al día los expedientes de daños de la fauna salvaje y establecerá el pago en un máximo de 90 días. El Principado reseñó que a esto «ya se había comprometido el consejero hace unos días». Del listado de peticiones de las organizaciones se cayó, al rechazarla Marcos, devolver los montes comunales de oficio a los vecinos, muchos ahora en litigios.

Bajo una intensa lluvia y en medio de la calle de Uría, Borja Fernández y Fernando Marrón dieron cuenta del acuerdo a los manifestantes, que aceptaron disolverse no sin antes advertir de que estarán vigilantes. Borja Fernández se mostró «orgulloso» de lo logrado durante los días de protesta y de un «éxito» que atribuyó a todos los participantes. «Nunca había pasado esto en Asturias», dijo. Tanto éste como Marrón criticaron la ausencia en las movilizaciones de las grandes organizaciones y con presencia en el Consejo Agrario, ASAJA y COAG. El líder de UCA, José Ramón García Alba, no convocó pero sí participó.

La disposición a mantener bloqueado el centro de Oviedo el fin de semana quedó clara mientras aguardaban delante de la Consejería el término de la reunión. Fue necesario que Abel González, de URA, saliese a mitad de la misma a dar cuenta de que avanzaba en la negociación, de que había predisposición de la Consejería a pactar y que era necesario «calmar los ánimos». Esto último por momentos amagó con no ser así.

De hecho, los ganaderos estuvieron vigilados por un amplio dispositivo policial que mantuvo acordonada la Consejería. Se pudo ver por allí al jefe del Cuerpo de la Policía Nacional en Asturias, Luis Carlos Espino, quien quiso seguir en persona y de cerca el trabajo de los agentes, del que se mostró satisfecho. El trabajo de la policía concluyó con la escolta de las decenas de tractores que dejaron el centro de Oviedo a eso de las cinco de la tarde de forma ordenada.