09 de agosto de 2018
09.08.2018
Cursos de verano de La Granda: las nuevas tecnologías, a examen

"En 2030, el 65% de los niños tendrán trabajos que no conocemos ", vaticina Amparo Alonso

Los ingenieros presentan en La Granda un mundo en el que la inteligencia artificial será universal: "Olvidémonos de nuestra identidad física", dicen

09.08.2018 | 03:13

El futuro ya no es lo que era. Lo vio hace un siglo el poeta francés Paul Valéry y lo volvieron a ver ayer, dentro de los cursos de La Granda, la catedrática de la Universidad de La Coruña, Amparo Alonso, y los ingenieros Montserrat Guardia Güell y Miguel Luengo-Oroz. Los tres pintaron un porvenir que comenzará a la vuelta de la esquina: en 2030. "La nueva era está cerca, a tan solo doce años", recalcó Guardia Güell, que fue la encargada de explicar a un aula completamente llena los impactos de la revolución digital. "En 2030, el 65 por ciento de los niños de Primaria tendrán trabajos que no conocemos", vaticinó Alonso Betanzos, que también es presidenta de la Asociación Española de Inteligencia Artificial. "Olvidémonos de nuestra identidad física. Tenemos ya una vida digital, aunque nos sigamos negando a abrir un perfil en Facebook", recalcó Guardia Güell. "Estamos viviendo el principio del futuro", añadió.

Amparo Alonso Betanzos pronunció la charla que tituló: "Oportunidades y retos de la inteligencia artificial". Explicó que esto "no es una nueva tecnología" porque ya Alan Turing, el padre de la computación, se preguntó si podría ser posible que las máquinas "se comportasen como humanos". La catedrática dio un salto de Turing al presente. "La intelegencia artificial resurgió en 2009". Y es, a partir de ahí, cuando estalla la cuarta revolución industrial: la digital, la de los datos. "Esta revolución la lidera China y, muy por debajo, Estados Unidos. La Unión Europea está también muy lejos", advirtió.

¿La intelegencia artificial es algo ajeno a presente? Alonso, Guardia y Luengo-Oroz explicaron que no. "Todos nosotros estamos inmersos en ella", señaló Alonso. Luengo-Oroz, de las Naciones Unidos, puso un ejemplo : "Tras el último terremoto de Japón, los ciudadanos se conectaron a los repetidores de móviles y se pudieron analizar los movimientos de las personas, hacia dónde iban. Así es cómo sabemos dónde colocar la ayuda", destacó el científico asturiano.

Amparo Alonso fue en su intervención al grano del dinero. Dijo que el impacto de la intelegencia artificial en 2030 -el momento en el que los expertos aseguran que todo habrá cambiado- está cuantificado "16 trillones de dólares". A esta circunstancia es a la que se ha amarrado China, "que duplica a Estados Unidos, que, a su vez, invierte 1,5 veces más que toda la Unión Europea". Alonso subrayó la inversión residual "de los países del sur de la Unión Europea". Por eso animó a "inflar la velas de la inteligencia artificial", no vaya a ser que se pierda el futuro.

Montserrat Guardia, la directora de Servicios Digitales del Banco Sabadell, explicó que el momento presente es de "transición de un mundo físico a uno digital", pero recalcó, "ya estamos en una época distinta". Así que hay que hacer por que la brecha de conocimiento no se convierta en sima. Alonso Betanzos pintó un presente que ha de pasar a la historia: "Necesitamos más talento en informática. En el sistema educativo español no se contempla esto en Primaria y en Secundaria es una asignatura optativa". Luego reclamó que se replantee los estudios de Ingeniería Informática, con un enfoque más claro hacia la inteligencia artificial. Y destacó la necesidad de la incorporación de las mujeres a esta parte del conocimiento (actualmente, su presencia es corta: de un 16 por ciento).

Los tres ingenieros destacaron la universalización de la intelegencia artificial: "La tecnología es más moderna cuanto más imperceptible es. Hace sólo tres años no imaginamos que podíamos seguir una serie en Netflix con tan solo conectarnos", destacó Guardia. Y es que el porvenir viene cargado de sorpresas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook