Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La presidenta local de Otea: “La hostelería necesita un plan general de rescate, no parches”

“No tenemos colchón, no tenemos oxígeno y nos ahogamos porque tenemos que seguir asumiendo gastos”, indica María José Díaz Modino

María José Díaz Modino

María José Díaz Modino

María José Díaz Modino es la nueva presidenta de la patronal de hostelería y turismo en Avilés, Otea. Tiene claro que “la hostelería necesita un plan general de rescate, no parches”. Afirma eso mientras habla sobre las ayudas a su sector tanto municipales como regionales. “Nos confundimos cuando hablamos de ayudas porque no se trata de un problema concreto, deberían ser indemnizaciones o compensaciones porque estamos cerrados y perdemos nuestras fuentes de ingresos. Si alguien, por ejemplo, se le expropia o se le priva de su medio de vida, se le compensa y eso lo dice la Constitución española”, afirma con rotundidad la presidenta de una patronal que llega a Avilés tras varias intentonas y lleva años instalada en las principales núcleos de población de Asturias. Actualmente, la patronal hostelera cuenta en Avilés con 33 socios y la intención es ampliar esa cifra. Por lo pronto, el próximo miércoles habrá una videoconferencia informativa con el fin de crecer. “La pandemia nos ha llevado a pensar un poco más en el todo que en el yo, sentimos la necesidad de estar representados”, apuntó la nueva presidenta de Otea Avilés, que está ilusionada con poder sumar a más miembros “porque ello implicará buscar los puntos de unión y no buscar las diferencias”.

Es más, María José Díaz Modino no descarta llegar a entablar contactos con la UCAYC y los nuevos colectivos de hosteleros para “unificar criterios” de cara a encontrar las medidas que beneficien al sector.

La nueva presidenta de Otea lamenta que las restricciones sanitario desde marzo de 2020 han terminado con que “la hostelería pierda el 70 o el 80 por ciento de la facturación y que los fondos de ahorros que se pudieran tener se acabaron”. “Hay personas que deben de pensar que tenemos un colchón tan grande que podemos asumir lo que nos echen y eso no es cierto”, puntualizó para después resaltar: “No tenemos colchón, no tenemos oxígeno y nos ahogamos porque tenemos que seguir con los gastos de los locales y además, los hosteleros también comemos, vivimos y tenemos familia, como le ocurre a todo el mundo”, indicó.

Por eso, María José Díaz insiste en que las “ayudas son insuficientes” y que lo necesario para el sector es “un plan general de rescate”. Y es que, continúa, la situación “horrorosa” de la hostelería, “arrastra al panadero, a la persona que arregla los electrodomésticos, a los proveedores...”.

La nueva presidenta de Otea sufre desde la primavera del pasado año las consecuencias económicas de la pandemia ya que el virus “no permite que las personas socialicen y eso afecta directamente al ocio”. “Necesitamos abrir con todas las medidas higiénico-sanitarias y desde que pudimos volver a abrir nuestros negocios en mayo así lo acatamos en el 98 por ciento de los locales, pero medidas tan restrictivas que no las entiendo”, apuntó la hostelera, que tiene claro que tal y como está la situación sanitaria “el virus está ahí para convivir con él”, “Por eso, lo que no podemos hacer es estrangular a sectores productivos para conseguir eliminarlo. La esperanza está en la vacuna”, apuntó la nueva presidenta de Otea Avilés que insiste en la necesidad de compensaciones que ayuden a cubrir los cierres totales y “encubiertos” porque disminuyeron la facturación y la capacidad productiva.

Compartir el artículo

stats